Marvel HC. Spiderman: Toda una vida

7

No es ningún secreto que los superhéroes no envejecen como nosotros. El propio Frank Miller comenta en el texto introductorio de su Regreso del Caballero Oscuro que se le ocurrió la idea de esta historia distópica protagonizada por un Batman anciano cuando, horrorizado, se dio cuenta de que ya era más viejo que Bruce Wayne. No son pocos los futuros alternativos que tratan de imaginar cómo serían los hijos de nuestros justicieros favoritos del cómic o cómo evolucionarían sus vidas si no estuvieran sujetos a una política editorial que no favorece la evolución lógica de personajes sino su estancamiento.

Sin embargo, estas tramas suelen darse en un futuro más o menos lejano respecto a la época en la que vive el autor, y no durante los años fundacionales de los héroes. Una de las excepciones más sonadas fue el Generaciones de John Byrne, en el que el canadiense se imaginó cómo habría sido la vida de Batman y Superman, sus secundarios y villanos, si hubieran envejecido en tiempo real desde su primera aparición. Chip Zdarsky, uno de los guionistas más prometedores de los últimos tiempos, lleva a cabo el mismo experimento con un personaje que creció de manera bastante realista durante sus primeros años para acabar congelado en el tiempo como todos: el amistoso vecino del Universo Marvel. Spiderman: Toda una vida, publicado recientemente por Panini, relata una historia del trepamuros con un principio y un final, demostrando sus conocimientos del personaje y su respeto hacia toda su trayectoria.

Los alocados años sesenta

Nuestra historia da comienzo en el año 1966, casi un lustro después de que al joven estudiante Peter Parker le picara una araña radiactiva. Muchas cosas han pasado desde entonces: ha conocido a la dulce Gwen Stacy y a la alocada Mary Jane Watson, ha hecho buenos amigos en la universidad y también ha conocido a sus más terribles oponentes. Mientras despide a su excompañero de instituto Flash Thompson, que pronto partirá hacia Vietnam inspirado por el heroísmo de Spiderman, el Duende Verde prepara su venganza definitiva contra él.

Esta primera parte presenta una conclusión bastante similar a la de aquel clásico cómic en la que el villano desenmascara al superhéroe, pero un cambio significativo en la vida personal de Parker marcará el tono de esta miniserie de seis números. A través de las cinco décadas siguientes, observaremos cómo las responsabilidades personales de este héroe se vuelven cada vez más inasumibles y cómo los distintos acontecimientos del Universo Marvel acaban afectando a un amistoso vecino viejo y cansado.

Un remake hecho desde el corazón

Se nota que Chip Zdarsky, responsable hasta hace poco de la meritoria colección secundaria del trepamuros, es un fan incondicional del personaje, por el cariño que le muestra en estas páginas. A lo largo de los seis capítulos de Toda una vida, junto al veterano dibujante Mark Bagley, repasa los hitos más significativos del personaje más popular de Marvel, al mismo tiempo que nos muestra a un Peter Parker quemado por los años pero todavía dispuesto a luchar por aquello en lo que cree. Desde su trayectoria profesional hasta sus problemas personales, el protagonista de esta historia sigue una evolución lógica que al Spiderman del Universo 616 le fue arrebatada en tramas artificiales como la polémica One More Day. Es la primera vez, por ejemplo, que vemos a una tía May realmente anciana y vulnerable hasta sus últimas consecuencias.

Si esta historia contiene algún fallo es su poca accesibilidad hacia aquellos curiosos que conocen al personaje por sus películas o videojuegos: mientras que Miller introdujo suficientes elementos para resumir el origen de Batman, el de Dos Caras o la relación de Bruce Wayne con su némesis, Zdarsky tiene mucho contenido que plasmar en estas páginas, ya que trata de respetar al máximo la cronología de acontecimientos del Spiderman que todos conocemos. Esto hace que la aparición de personajes como Morlun o Kraven, más desconocidos para el gran público, pueda resultar confusa a los aficionados más casuales.

Sin embargo, el guionista compensa esto con creces al introducir un elemento de verosimilitud en la trayectoria de Spiderman: no solo muestra los grandes acontecimientos del siglo XX como Vietnam o la Guerra Fría con un realismo menos inocente que la visión que Lee, Ditko y compañía daban de ellos, sino que también ofrece su versión de eventos ficticios como Civil War puliendo todas las imperfecciones de los mismos y dando forma a un Universo Marvel más coherente y oscuro que nunca. Pero, a pesar de lo descorazonador que puede resultar ver a nuestros héroes envejecer y de lo difíciles de digerir que son algunos de los giros más impactantes de este tebeo, siempre queda lugar para ese heroísmo algo ingenuo que nos hizo enamorarnos del personaje.

Conclusión

Sin miedo a exagerar, puedo decir que Spiderman: Toda una vida es de las mejores historias del personaje publicadas en el siglo XXI, y una de las que más agradarán a los aficionados de toda la vida. Muestra que hay otra forma de hacer las cosas, respetando el legado de los personajes al mismo tiempo que se pasa página y se deja que evolucionen de manera lógica y natural. Quién sabe si, gracias a actores como Chris Evans envejeciendo en el cine y a los cambios permanentes que han sufrido superhéroes como Iron Man en el celuloide, algún día veremos cómo los justicieros de toda la vida alcanzan la madurez de forma definitiva en las viñetas. Parece que DC llevará a cabo estos cambios durante los próximos años, pero Marvel no ha anunciado todavía nada similar.

De momento, tendremos que conformarnos con historias alternativas como esta, en las que se ofrece una visión distinta del personaje pero se mantiene, en este caso, la máxima que siempre ha caracterizado a Spiderman: todo gran poder conlleva una gran responsabilidad.



el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado siete libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

7 comentarios

  1. Buena reseña; a mí esto me ha parecido una jod*** obra de arte. Sin embargo, no coincido en que no es para aquellos que solo conozcan al cabeza de red por juegos y pelis; obviamente se van a perder muchas cosas y no les va a llegar a la patata como a nosotros, pero sin eso, me sigue pareciendo una muy buena historia de superhéroes; además, pese a estar tan contenida, se tratan muchos tropos de este tipo de cómics, más allá de las típicas peleas de buenos contra malos.
    Un saludo

      • Saludos a ambos.
        Considero que, si bien un lector casual puede comprender la historia a grandes rasgos, hay momentos confusos como la aparición de Morlun (un rival mágico frente a la ciencia ficción del resto de la historia) o el uso que hace el Doctor Octopus de la tecnología para meterse en otro cuerpo (evidente guiño a Superior Spiderman) que, si no se tiene bagaje, suponen la aparición de elementos que la trama no ha introducido previamente, un pecado importante en la narrativa convencional. Esto, que Miller logra evitar introduciendo cuidadosamente estos elementos en los primeros números, podría repeler a algunos.
        Sin embargo, pese a estos detalles, como he dicho, es una de las historias más redondas del trepamuros en este siglo… y yo tampoco me había emocionado tanto con un cómic de Spiderman en mucho tiempo.

  2. Raúl Sánchez García el

    Fantástico post de un fantástico cómic, Máximo.

    Es un clásico moderno del cómic de superhéroes sin ninguna duda. La mejor historia alternativa del personaje. Y de las cinco o seis cosas que deberían aparecer en la lista a leer del personaje. Es una barbaridad lo que han hecho: dar un sentido alternativo y cohesionado a toda la historia del personaje asumiendo que puede envejecer, haciendo que Peter Parker y los demás realmente piensen y actúen conforme a cada edad. Y cómo se prescinde de todo lo accesorio: el mítico origen del personaje no nos lleva a páginas y páginas sino que se da, por una vez, por conocido.

    Mira que las ha pasado jodidas en lo personal, pero este cómic va más allá. No hay época sin decepciones, tristeza, pérdidas y enfrentamientos personales tremendos, pero por eso mismo el sacrificio del personaje brilla más. Porque no es fácil. Porque es complicadísimo ser héroe con toda la mochila que tiene encima Peter en cada época. Por eso es un héroe. Hay algo de aroma a Frank Miller en esa soledad, en los inacabables ataques en lo personal al protagonista, en ese «yo solo contra el mundo». El mérito de Miller no era la oscuridad o la suciedad o lo sentencioso de los diálogos, era lo anterior. Y aquí está refinado y desarrollado de maravilla.

    Ya por acabar, y lo he dicho donde he podido: es el mejor trabajo de Bagley de siempre. Qué bien dibuja cada época. Qué bien adapta sutilmente el dibujo a los cambios de los ambientes de las décadas y de los personajes. Qué trabajo de minuciosidad ha hecho. Y qué bonito es que el Peter Parker anciano sea físicamente igual que Jack Kirby.

    Saludos.

  3. Gracias por el comentario.
    Estoy de acuerdo en que Zdarsky ha sabido sintetizar cada época de Spiderman de un modo bastante inteligente, y que no hay dibujante vivo tan adecuado para este tebeo como Bagley, que lleva casi treinta años dibujando al personaje. No había notado el homenaje a Kirby, pero es un motivo más para apreciar la obra. Aunque físicamente siempre se pareció más a Ditko, seguramente este habría abominado del guiño.

  4. Carlos Cortina el

    Gracias por la reseña, Máximo.

    Yo necesitaba este cómic. Mi Peter murió con el Mefistazo. Todas mis lecturas de décadas murieron en aquellas páginas, y el personaje con el que crecí, que había encontrado una madurez maravillosa con Stracinsky, desapareció por una estúpida decisión editorial. Jamás volví a comprar un cómic de Spiderman, porque ya no era mi Spiderman… hasta este Toda una vida (y no ha sido una decisión fácil de tomar).

    Pero no me arrepiento en absoluto, porque me ha parecido un cómic maravilloso que me ha emocionado. A pesar de la sensación de What If constante, Zdarsky conoce y ama al personaje hasta el extremo y nos hace madurar y envejecer con él. Para mí, ha sido el epitafio que necesitaba para despedirme para siempre de Peter y superar el duelo.

    • Saludos, gracias por el comentario. Sí, parece que este cómic está teniendo una gran acogida en los aficionados de todos los lugares, y me alegra que todavía se pueda hacer una obra como esta, inspirada principalmente en los tebeos y no en las películas.
      Como apunte, la etapa de este guionista con el personaje es también bastante buena, y el tratamiento de secundarios como Jameson (que quizás debería haber salido más en este tomo) es sobresaliente.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Queridos y queridas, como cada domingo aquí tenéis una selección de algunas de las noticias más sonadas de la industria del entretenimiento. Sí, ya sé…