Iniciosci-fiLa tapa del obsesoOrcos & Goblins 3 (Tierras de Arrán): el macarrismo es un arranismo

Orcos & Goblins 3 (Tierras de Arrán): el macarrismo es un arranismo

Bienvenidos, auténticos creyentes, a la Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez.

Volvemos a éste, vuestro sacrosanto sitio, a haceros compañía, estéis donde estéis: en la cama, el váter de la oficina haciendo tiempo, a punto de tiraros de un puente mirando el móvil…aquí (casi) nada nos falta porque tenemos más cómics de las Tierras de Arrán. Ya, ya sé que todos sabemos qué son. Está claro que todo ser viviente y doliente ha visto las entrevistas que hemos hecho a algunos de sus responsables en esta página web. No podía ser de otro modo. Hoy hablaremos de la tercera de las series de Arrán. No es la aventurera y clásica del género fantástico Elfos, no es la política Enanos, no. Hoy hablamos de macarrismo, de gente sucia y ruín, como si hiciéramos audios de Florentino Pérez. Hoy toca Orcos & Goblins.

Orcos & Goblins 3

En ambas historias volvemos a tener protagonistas no precisamente nobles pero sí con algún toque de distinción sobre las hordas de pielesverde habituales. A saber: uno de los protagonistas tiene los ojos azules y el otro es mucho más inteligente de lo normal para un orco. El primero venía, de nuevo, de ser un secundario de historias anteriores (de la saga Elfos, en concreto). Ahora le tenemos envuelto en una ciudad llena de fantasmas y un enigma que debe resolver mientras transcurre la aventura rodeado de fantasmas asesinos, magos con planes malignos, antepasados con retranca y muchísimos giros del guión perfectamente hilvanados en apenas 60 páginas. Es un auténtica maravilla el sentido del ritmo de Orcos & Goblins, en contraste con la más pesada y sesuda Enanos o del ritmo intermitente de Elfos. En Orcos & Goblins no suele haber respiro desde el mismo comienzo, y sigue por el mismo camino.

Después de un escenario de huída de la ciudad fantasmal tenemos otro que podía ser un western a lo Grupo Salvaje. Un grupo de orcos y goblins que deben infiltrarse en territorio elfo para rescatar al niñato malcriado de alguien con poder. Las cosas no salen como creían y lo que parece un simple asedio más o menos previsible termina con un encuentro con algo que no deberían haber encontrado. Algo que parece que está más allá de lo que pueden masticar. Además de ir llevando el agobio en aumento a lo largo de la historia este segundo relato del tomo ahonda en varias de las pecualiaridades de la mentalidad orca: no tienen miedo a la muerte. No son estúpidos, pero si tienen que hacer algo lo hacen y ya. No filosofan mucho, les da un poco más o menos igual todo debate de moralidad, justicia o equilibrio. No son grandes genios, pero no son sólo montañas de músculos. De hecho los que suelen sobrevivir a los desastres no son precisamente idiotas.

Orcos

Orcos & Goblins 3: el dibujo y el color

En ninguna de las dos caracterizaciones de los personajes en Orcos & Goblins 3 podemos decir que se trata de manera irónica o cínica a los protagonistas, se nota que hay auténtico cariño por lo que se está haciendo y el mimo en cuanto al dibujo vuelve a ser estupendo. Mira que han publicado ya cosas de Las Tierras de Arrán, pero de momento nada de lo publicado por Yermo Ediciones en España baja del notable. Este es el caso: ninguno de dos está dibujado de manera ramplona como antihéroes o villanos reconvertidos ni nada así, simplemente se les acompaña en sus aventuras llenas de acción, fantasmadas y dejes macarras desde la comprensión a la raza y los protagonistas. No hay nada falso ni incoherente en ellos.

Podemos decir que el dibujo de la primera historia de Orcos & Goblins 3, a cargo de Stefano Martino, está perfectamente alineada a los tonos y estéticas generales que ya conocemos de tantos cómis de Elfos o Enanos, siendo el encargado de la segunda historia, Jesús Hervás Millán, algo más distinto. Las diferencias tienen que ver con trazos de lo que parece menos contraste y menos detalle, sin que podamos decir que el cómic es regular en cuanto a dibujo: no baja de lo notable. Insistimos que es increíble conseguir mantener con tantos dibujantes distintos un nivel tan alto y una estética tan clara y coherente durante tantísimo tiempo. La segunda historia tiene más azules, la primera más negros. La primera consigue tener algo de atmósfera de historia de terror, la segunda de una persecución en la que flota la tristeza y la desesperanza. En ambos casos los colores y sus intenciones creativas están muy bien alienados.

Orcos & Goblins: las conclusiones

En la segunda historia tenemos de guionista a Jarry, el guionista de Enanos, que ha metido sus habituales técnicas narrativas introspectivas para Orcos & Goblins. Es consciente que son otro tipo de personajes y, existiendo la narrativa interna y abundando los pensamientos de los personajes, no se llega a lo niveles de Enanos. Está más contenido y se ha centrado más en la aventura, quedándole una historia que va a caballo entre las dos. Hay otra apelación a sus temas muchas veces vistos en Enanos, como el que la familia es lo que uno ama, comparta sangre con ello o no. Jarry es un romántico, ama la vida y no podemos sino quererle mucho por insistir en hacer llegar la palabra a tantas ovejas descarriadas que aún están adormiladas por el cinismo.

En resumen, Orcos & Goblins 3 mantiene otra vez el nivel bueno de la serie, por más que no esté entre los cinco mejores albumes publicados hasta el momento. Parece más o menos claro que a Orcos & Goblins venimos a reírnos, a disfrutar de protagonistas no muy nobles y con nulas ganas de redimirse o de luchar contra el sistema. Es gente que hace cosas porque quiere ganar dinero o quiere sobrevivir. Por el camino a veces se encuentra la épica, pero no es para nada buscada. El tono respecto a Elfos o Enanos no puede ser más distinto, por más que compartan mundo. Tengo unas ganas tremendas de que salga la siguiente serie, Magos, para disfrutar con cosas igual de buenas y descubrir otro tono distinto. Estoy seguro que va a ser así.

Sed felices.

Raúl Sánchez
Arriba es abajo, y negro es blanco. Respiro regularmente. Mi supervivencia de momento parece relativamente segura, por lo que un sentimiento de considerable satisfacción invade mi cuerpo con sobrepeso. Espero que tal regularidad respiratoria se mantenga cuando duerma esta noche. Si esto no pasa tienen vds. mi permiso para vender mis órganos a carnicerías de Ulan Bator.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS