Reseña de Man of Steel#5 (2018): El principio del fin

0

La miniserie de seis números a cargo de Brian Michael Bendis y de la extraordinaria plantilla de artistas que han sido asignados a este proyecto está llegando a su fin. A estas alturas, no parece que vaya a revolucionar para siempre al Hombre de Acero, pero se trata de una lectura más que entretenida que, en este quinto número, nos ha dado momentos para el recuerdo. Sin más dilación, exploremos la penúltima entrega de la miniserie Man of Steel, con lo bueno… y, por supuesto, con lo malo.

Reseña de Man of Steel#6 (2018): Un emotivo final para la primera historia de Bendis en Superman

Reseña de Man of Steel#5 (2018): El principio del fin

Reseña de Man of Steel#4 (2018): Es la hora de las tortas

Reseña de Man of Steel#3 (2018): Una de cal y otra de arena

Reseña de Man of Steel#2 (2018): El síndrome de los segundos números

Reseña de Man Of Steel #1 (2018): Bendis llega a Superman

La batalla continúa

Aunque en mi anterior reseña me quejaba de lo deslucidas que quedaban las escenas de acción, es cierto que la lucha parece extenderse número tras número, con pequeños parones para respirar pero sin detenerse jamás. En este caso, hemos tenido algunos momentos memorables en los que el nuevo antagonista de Superman ha demostrado su valía. Rogol Zaar no es ese personaje tan fascinante que nos vendían desde DC, pero es una adición interesante a los mitos de Superman que no me importaría volver en un futuro. Aunque no sabemos qué nos depara el sexto número, el final de este cómic nos anticipa una lucha no ya por los supervivientes de Krypton, sino por el propio planeta Tierra. La última splash page es una de las más impactantes de este tebeo.

No es de extrañar, viniendo de la mano del artista Adam Hughes. Este dibujante, conocido no solo por sus cómics sino también por sus ilustraciones pin-up, demuestra con creces por qué es uno de los grandes del medio: sin llegar al nivel de Kevin Maguire, tanto las escenas de acción como aquellos momentos más dramáticos aparecen reflejados con una calidad impresionante. Este ilustrador nos recuerda que sabe narrar con el lenguaje del medio, y que incluso un Superman vulnerable y derrotado debe parecer Superman.

No puedo abandonar este apartado sin recordar un detalle bastante positivo por parte de Bendis: a pesar de lo apresurada que fue la destrucción de Kandor, se ha acordado de ella. En la splash page inicial, vemos la perspectiva de la ciudad embotellada mientras el alienígena provoca su destrucción. Se trata de una imagen muy eficaz, con el ojo vigilante de Rogol Zaar observando a los aterrados kandorianos que, por cierto, están vestidos con una ropa que recuerda al Krypton pre-crisis. Es un gesto que se agradece, pero que resulta insuficiente por lo que supone esta ciudad para la historia de Superman. Ojalá Bendis tenga algún plan para ella o dedique tiempo a tratar las consecuencias de su desaparición.

La marcha de Jon (SPOILERS)

No parece haberse completado el flashback, pero ya conocemos las razones por las que Superboy abandona a sus padres para marcharse con su abuelo Jor-El, más conocido en tiempos recientes como Mr. Oz, y resultan… bastante decepcionantes. Este kryptoniano ha decidido adiestrar a su nieto y pedirle que le acompañe en su viaje por el espacio, como ya se sugería en las etapa anterior de Dan Jurgens. El problema no es la decisión de Jon en sí, sino lo poco reflexiva que parece.

Sabemos que se trata de un niño, y que siente cierta simpatía ante la trágica figura de su abuelo, pero también hay que recordar que este villano intentó purgar a los humanos del planeta Tierra en la última saga donde apareció, y que Superboy no se ha criado en una sociedad kryptoniana sino terrícola. Por eso, quizás habría sido mejor dedicarle más tiempo a este extraño encuentro familiar. Teniendo en cuenta que todavía no sabemos por qué Lois Lane no está con Clark en el presente, es bastante probable que Bendis vuelva a revisitar este hecho del pasado reciente.

Por último, hay que tener en cuenta que, en una de las historias de la etapa anterior, un Batman del futuro aparecía para asesinar al hijo de Superman, por la amenaza que este suponía para la Tierra. Jor-El podría ser el desencadenante del lado oscuro de Jon, que quizás no sea definitivo pero seguramente podrá aprovecharse para hacer evolucionar al personaje.

Conclusión

Aunque las escenas familiares y el flashback resultan decepcionantes, se trata de un penúltimo número bastante sólido que sienta las bases para el final de una aventura bastante entretenida. Todavía tenemos que leer el final de la misma para opinar, pero el buen guión y el bello dibujo dejan un buen sabor de boca tras esta lectura.



el autor

Estudiante de Periodismo. Escritor y redactor aficionado. Autor de dos ebooks disponibles en Amazon y creador de un blog que se ha convertido en un cajón desastre con el paso del tiempo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Muchas veces tenemos la sensación de ya haberlo sentido todo en la ficción. Los comentarios de "esto ya lo he visto" y  "esta serie es…