Inicio series Análisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 8

Análisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 8

La segunda temporada de The Mandalorian llega a su fin con un sorprendente capítulo que cuenta con cuarenta y cinco minutos plagados de emociones fuertes y de giros que pocos han visto venir. No solo se trata de un clímax más que adecuado para esta tanda de episodios, sino que supone un crucial punto y aparte en la vida de nuestro protagonista. Sin más dilación, comentaremos El rescate, avisando de que nuestros lectores querrán evitar los spoilers más que nunca.

La batalla final

Como en la temporada anterior, el cazarrecompensas reúne a algunos de los aliados que ha ido acumulando a lo largo de estos ocho episodios. Bo-Katan y su compañera mandaloriana se unen a Cara Dune, Boba Fett y Fennec Shand en la búsqueda de Grogu, y prepararán una estrategia para asaltar la nave de Moff Gideon.

Tras un breve y tenso intercambio de impresiones entre Fett y los verdaderos mandalorianos, los compañeros de Mando darán comienzo a una matanza indiscriminada de soldados de asalto para recuperar al bebé Yoda y a la legendaria espada negra. Sin embargo, el oficial imperial cuenta con los peligrosos droides que secuestraron al infante y que darán más de un quebradero de cabeza a los héroes. No solo tendrán que enfrentarse a ellos usando su ingenio, sino que quizás tengan que rezar por una ayuda inesperada…

Roger Roger

Tras una escena de secuestro inicial en la que vemos a uno de los pocos supervivientes de la Estrella de la Muerte, dando más profundidad de nuevo a los soldados del Imperio, nos vemos inmersos en un emocionante intercambio de disparos láser y golpes que nos recuerda a las escaramuzas contra soldados imperiales que ya vimos en la trilogía original. Sin embargo, The Mandalorian mantiene su coherencia con el resto de la saga al mostrar al Imperio utilizando droides como hacía la Federación de Comercio.

The Mandalorian

Estos robots, sin embargo, son todo lo que los androides de los separatistas deberían haber sido: no intercambian bromas entre sí, no se tropiezan y es imposible que lleguen a ser derrotados por alguien como Jar Jar Binks. Nos quitamos el sombrero ante Peyton Reed, director de Ant-Man que ya se encargó de otro capítulo, por haber filmado unas escenas de acción increíblemente tensas que nos recuerdan más a la versión original de Westworld o incluso a Terminator que a los combates contra autómatas que han aparecido en La guerra de las galaxias. El guión y la dirección aciertan al presentarnos a esta ominosa amenaza como una fuerza a tener en cuenta, ya que hasta a Mando le cuesta derrotar a uno de ellos. Su casco nunca ha sido tan útil como ahora.

Un arma noble para tiempos más civilizados

El capítulo no ofrece todas las respuestas que querríamos sobre Grogu, pero sí nos regala una culminación casi perfecta de esta trama en la que el mandaloriano se encuentra de nuevo con Moff Gideon. El villano demuestra ser tan peligroso como auguraban sus subordinados e, incluso después de ser derrotado, consigue crear una división en su grupo de enemigos al apelar a la condición legendaria de esta espada oscura que ya aparecía en The Clone Wars y Rebels. Tras un intercambio de pullas con los mandalorianos, sus droides comienzan a golpear las puertas. Cual Robert Redford y Paul Newman en Dos hombres y un destino, los protagonistas se preparan para morir heroicamente, sin muchas posibilidades de éxito. Y, entonces…

La presentación del héroe que salva a estos personajes es inmejorable. No se muestra directamente, sino que vemos primero la reacción de unos implacables robots que detienen su ataque. A través de las cámaras, contemplamos una borrosa escena de acción en la que intuimos un sable láser de color verde. En cuanto se pronuncia la palabra “jedi”, hasta un malvado tan estoico como Moff Gideon palidece. El misterioso espadachín hace trizas en cuestión de segundos a esos robots que tantos problemas habían dado hasta el momento y, cuando se quita la capucha ante el mandaloriano… nos encontramos, con un grito ahogado de entusiasmo, ante Mark Hamill caracterizado como el mítico Luke Skywalker, rejuvenecido digitalmente como ya sucedió con Carrie Fisher en Rogue One.

Esta es la escena heroica que tantos fans esperaban en Los últimos Jedi y que les llevó a criticar (tal vez injustamente) algunos de los aspectos más valientes de esa cinta. Es un ejercicio de fanservice excelentemente ejecutado, sin ningún alivio cómico que nos distraiga y con un uso magistral de la música. El encuentro con el bebé Yoda después de que este entrara en contacto con él durante su trance está cargado de una solemnidad solo comparable a algunas de las escenas más oscuras de El imperio contraataca, y recordaremos para siempre el momento en que Din Djarin se quita el casco para despedirse de su pequeño. ¿Qué más se puede decir de un final que nos ha dejado con la boca abierta?

Bueno, intentaremos decir algo más: suponemos que el bueno de Grogu estudiará junto a Luke en su nuevo templo jedi, y esto no es necesariamente una buena noticia. Recordemos que Kylo Ren mató a los estudiantes de esta academia, por lo que este bebé podría encontrarse entre sus víctimas, lo que asentaría a este antagonista como uno de los más odiados por el fandom. Sin embargo, no creemos que Disney le dé este final tan trágico a la trama. Por tanto, quizás la tercera o cuarta temporada de The Mandalorian se centre en un nuevo rescate por parte de Mando que lo enfrente a Ben Solo, después de decidir sobre el destino de una espada oscura que ahora le pertenece. Quedan muchos cabos sueltos por atar en el futuro.

Conclusión

Decimos que se trata de un final de temporada casi perfecto, y ese “casi” nos duele: habría estado bien que el científico secuestrado por los protagonistas nos hubiera contado en más detalle qué pretendía hacer el Imperio con la sangre de Grogu, aunque seguramente veamos esta trama desarrollarse en el futuro. No podemos enfadarnos mucho por este pequeño defecto, ya que las virtudes de este magnífico capítulo superan con mucho a cualquier pega que podamos poner.

La escena poscréditos, en la que vemos a Boba Fett ocupar el lugar de Jabba el Hutt tras matar a su subordinado Bib Fortuna, puede ser un buen punto de partida para su propio spin-off o para una futura aparición como villano en esta misma serie. En cualquier caso, el futuro de Star Wars parece prometedor, y The Mandalorian sigue siendo el mascarón de proa de una muy necesaria renovación para la saga.

Hasta el año que viene, Mando. Que la Fuerza te acompañe.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

18 COMENTARIOS

  1. Excelente desempeño del episoio 16 (8vo de la 2da temporada). Impecable, digno de una película, mucho mas que la ultima trilogía. Favreau captó el mistixismo, el orden de las cosas, la personalidad de luke y mantuvo la de todos los personajes, desarrolló la historia a continuacion de la primera trilogía. Es EXCELENTE. Superó sin duda y con creces a toda la ultima trilogia. Que merecería ser olvidada.

    • Exacto, toda una demostración de buen hacer. Las secuelas son un objetivo demasiado fácil, así que no quise mencionarlas más de una vez… pero incluso la que menos me disgustó, el episodio VIII, tenía graves problemas que le impiden ser una buena película. Quizás por unas presiones creativas menos pronunciadas, quizás por ser simplemente mejores creadores, Favreau y Filoni (al igual que Kieron Gillen en sus cómics de Darth Vader) las han superado con creces.

  2. Sin lugar a dudas, el mejor episodio de la serie. Todo parecía indicarlo (el ala x, el sable laser verde, el atuendo negro que vestía en El Retorno del Jedi) pero pensé no, no pueden haberlo hecho, conseguir esa escena con Mark Hamill nada menos y encima mantenerla en secreto para darnos ese sorprendente final donde hemos visto a Luke Skywalker en estado de gracia demostrando porque es uno de los Jedis más poderosos que han existido. Y además todo el capítulo, por fin presentan al imperio como una amenaza con esos soldados negros que a Mando le costo derrotar a uno de ellos, la pelea entre Gideon y Mando fue muy buena, así como el asalto entre los aliados de Mando y las tropas imperiales, escenas espaciales, es que lo ha tenido absolutamente TODO este episodio. La despedida de Grogu y Mando con guiño al Retorno del Jedi incluido ha sido un momento emotivo y estamos deseando ver como sigue la serie, para mi ha sido una temporada superior a la primera, dado que hasta el episodio 2 que es el más flojo me gusto, con buenas introducciones de personajes y de manera nada forzada siendo casi todos los episodios clave para el desarrollo de la trama, gracias a Jon Favreau y a Peyton Reed por darnos este gran episodio que ya querrían la trilogia de Disney, The Mandalorian es, sin lugar a dudas, el futuro de Star Wars.

    • Efectivamente, un gran episodio durante el que la mayoría de las subtramas llegan a buen puerto. No sabría decir si es el mejor (quizás habría estado bien unos cinco o diez minutos de epílogo), pero la escena en cuestión es sin duda la más emocionante.
      Sin embargo, existe el peligro de que los personajes de la trilogía original eclipsen a estos nuevos protagonistas. Estos cameos están muy bien, pero esperemos que Mando y compañía encuentren su propio camino y la serie no se llene de jedis.
      Un saludo.

  3. No deja de resultar gracioso que las merecidas alabanzas a “The Mandalorian” y a Jon Favreau no vayan acompañadas de alabanzas a Disney, compañía (mal) llamada también “la casa del ratón” cuando se quiere resaltar lo malos que son y como han destrozado la infancia de la gente. Sergio da “gracias a Jon Favreau y a Peyton Reed por darnos este gran episodio que ya querrían la trilogia de Disney”, como si Disney no pintase un pepino en “The Mandalorian”. Y resulta que los mismos responsables de “Los Últimos Jedi” o “El ascenso de Skywalker” son los que han dado luz verde a esta fantástica serie. También es gracioso que este episodio sea dirigido por Peyton Reed, ninguneado por muchos cuando cogió el testigo de Edward Wright en “Ant-Man”, como si el pobre hombre no supiera ni dirigir videos de bautizos. Por lo demás, “The Mandalorian” ha resultado ser una serie magnífica. Yo me lo he pasado bomba. Sin embargo hay que reconocer que también es puro fanservice, una concesión sin paliativos a un sector del fandom que no acepta nuevas ideas, que ha blasfemado cuando le han dado nuevos personajes, cuando han intentado llevar la franquicia a otro terreno, como pasó con Rian Johnson. El mayor acierto de la serie (y de Disney) es haber dejado toda la serie en manos de un único responsable, de Jon Favreau. Por lo menos han aprendido. Un saludo.

    • Sí, sin duda se trata de un esfuerzo más coherente que la nueva trilogía, donde los distintos creadores trataban de sabotearse los unos a los otros. Disney sabe lo que hace y ha aprendido del feedback que, para bien o para mal, han tenido sus últimas películas.
      Existe el peligro, como comento en la respuesta anterior, de que el fanservice se coma a los personajes principales, pero no creo que la serie sea más inmovilista que las películas: al contrario, nos ha mostrado una faceta del universo que apenas habíamos visto en acción real y que esperamos que sigan explorando con Boba Fett como nuevo señor del crimen.
      Un saludo y gracias por el comentario.

    • Hola, yo sé que Disney es quien ha hecho The Mandalorian, pero coincidiremos que lo que ha hecho de Star Wars en el cine sólo destaca Rogue One, porque Han solo sin ser mala pudo ser mejor y su trilogía es la peor de las tres trilogías. No compararas el Luke que vimos en Los Ultimos Jedis con el de The Mandalorian, nada que ver, mientras que en televisión, salvo Star Wars Resistance que no merece la pena, todo lo que ha hecho Disney con Star Wars ha merecido la pena, no sólo The Mandalorian, también Star Wars Rebels y la última temporada de The Clone Wars, especialmente los últimos 4 episodios, saludos.

  4. Brillante temporada. Con el final de este capítulo me dan esperanzas para que Disney recapacite y haga un reboot de la última trilogía y quede a cargo de Jon Favreau y a Dave Filoni

    • La trilogía sucedió y las películas tuvieron millones de espectadores, convirtiéndose en algunos de los estrenos que más han recaudado de todos los tiempos. Hay toda una nueva generación de fans cuyos héroes son Rey y Finn. No van a ignorarlas.
      Lo que sí espero es que dejen descansar la saga principal durante un tiempo y se centren en spin-offs como estos en vez de hacer otro remake encubierto de “Una nueva esperanza”. Quién sabe, quizás estos personajes que hoy nos han parecido tan insulsos acaben redimiéndose en el futuro en una de estas series, como ha sucedido con Boba Fett.

  5. Muy buen capítulo final, totalmente disfrutable. Hasta aparecieron los clásicos temas musicales de la saga de John Williams, bien por parte de la producción de no usarlos hasta este momento climático.

    Esta segunda temporada me gustó mas que la primera, que ya de por sí me había gustado bastante. Aquí sí se nota claramente que hay un plan trazado de hacia donde quiere ir la historia y no como en la reciente trilogía, que se nota bastante que fueron inventando la trama en cada episodio que iban estrenando.

    Así como con justa razón se le crítica a Disney por sus proyectos de Star Wars fallidos, también hay que reconocerles que aquí en The Mandalorian sí están haciendo muy bien las cosas. Esperemos que todas las series que anunciaron recientemente mantengan este mismo buen nivel.

    Y hablando de series, esos de Disney son unos maestros en manejar la mercadotecnia: en el pasado Investor Day no anunciaron por ningún lado la nueva serie de Boba Fett, y se esperaron hasta presentarla en la escena post-créditos de este episodio. Muy buena forma de manejar el hype.

    Por lo demás “La fuerza esta con The Mandalorian”

    Ah, por cierto, felicidades a Máximo Simancas por su gran labor de ir reseñando de manera muy amena todos los capítulos de esta temporada.

    • ¡Muchas gracias por el comentario!
      Sí, desde luego el cliffhanger de Boba Fett y lo que implica da para mucho, y es normal que despierte expectación entre los fans. Hasta han sacado al mayordomo de Jabba para que este cazarrecompensas tenga alguien a quien matar.
      Y, respecto a la música de John Williams y a los personajes que ya conocemos, hasta el momento los han dosificado muy bien, al contrario que las precuelas de George Lucas en las que todo el mundo (desde Boba Fett hasta C3PO) parecía haber interactuado con Anakin y Obi-Wan. Muy buena serie, y ojalá siga mejorando.

  6. Sinceramente: como seguidor de Star Wars desde sus inicios, diría que el impacto de Rey y Finn en la saga es ínfimo comparado con el de los protagonistas originales y su futuro incierto en el universo SW. Esa nueva generación de fans no se han criado con el poso de décadas que deja la franquicia después de ver cancelarse “Bantha Tracks”, renacer con las novelas de Timothy Zahn, relanzarse con las precuelas y explotar con el Universo Expandido. Francamente, aportan poquísimo, mucho menos que Din Djarin y esa nueva generación de fans los puede sustituir sin pestañear por nuevos personajes. ¿Que tuvieron millones de espectadores y recaudación mareante? Sí. ¿Que tienen poco recorrido más aparte de eso desde el punto de vista creativo? Pues también.

    • Bueno, lo mismo pensábamos de Mayfeld en la temporada pasada, y se ha convertido en una de las sorpresas de la segunda. Yo soy de la opinión de que casi nunca conviene eliminar elementos de la continuidad (solo hay que ver la confusión que esto ha supuesto a la larga para DC Cómics), sino aprovechar las malas historias para crear otras mejores. Por ejemplo, un personaje póstumo del Episodio IX sin apenas relevancia tiene ahora un papel interesante en la serie de cómics de Darth Vader, y lo mismo podría decirse de Rey o Finn en el futuro. Estoy convencido de que, de un modo u otro, los volveremos a ver.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Las 100 primeras películas de Nicolas Cage, un libro de Paco Alcázar y Torïo García, de Astiberri

Es una locura lo de este libro. ¿A qué mente perversa se le puede ocurrir realizar una biografía ilustrada de humor sobre un actor...

Mala Noticia para Fans de Tolkien: cancelado el MMO basado en El Señor de los Anillos

Si eres gamer, fan de Tolkien o, ni qué decir, ambas cosas, lamentablemente no hay buenas noticias para ti, pues finalmente no verá la...

Retro-Análisis | Misión Imposible 2 (2000): Quimeras, palomas y cámara lenta

Bienvenidos otra semana más a la sección que he hecho mía y que me 'obliga' a ver una película añeja cada semana, aunque en...

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad