InicioSeriesThe White Lotus, humor negro y crítica

The White Lotus, humor negro y crítica

Lunes 16 de agosto y HBO estrena el último episodio de The White Lotus, una serie dramática con un humor negro bastante peculiar, y que cuenta con la calidad habitual de las series creadas por la plataforma de streaming, como ejemplo Mare of Easttown, una serie que si no has visto todavía aprovecho para recomendártela.

Seguramente la serie pasará a convertirse una más entre todas las que tiene disponibles en su catálogo HBO, no tiene escenas de acción, no es un thriller, y su argumento no suena muy atractivo. Pero en realidad esconde un gran trabajo tanto de interpretación como de guion, y por eso he querido traérosla hoy.

Está dirigida por Mike White quien ya dirigió otra serie en 2011 para HBO, Iluminada; serie que le valió varias nominaciones a los premios más prestigiosos como mejor actriz a Laura Dern. El californiano vuelve a traernos su peculiar humor en este drama con matices críticos.

Sus personajes y la crítica a la sociedad

The White Lotus nos lleva a un resort de lujo situado en el paradisíaco Hawai. Durante sus seis episodios, conoceremos las vacaciones de tres familias sin problemas económicos, y también a parte de los integrantes de la plantilla de hotel destinado a satisfacer todos los deseos de sus exclusivos clientes.

Una de esas familias serán los Mossbacher, el matrimonio formado por Nicole (Connie Britton) y Mark (Steve Zahn), sus dos hijos Quinn (Fred Hechinger, al que hemos visto en La mujer en la ventana y La calle del terror) y Olivia (Sydney Sweeney). A ellos se suma en este viaje Paula (Britanny O’Grady), amiga de la joven.

Nicole es una mujer de éxito, un ejemplo de empoderamiento, que mantiene el elevado ritmo de vida de su familia. Mark es un hombre inseguro y muy impresionable con una relación con su mujer y sus hijos donde solo es una figura sin mucho valor. La joven Olivia se considera una rebelde que va en contra del capitalismo aunque vive de él. Mark tiene el mejor final en toda esta historia. Y Paula es una joven que después de este viaje no será la misma.

the-white-lotus

El otro matrimonio protagonista está compuesto por una pareja de recién casados en su viaje de luna de miel: Rachel y Shane Patton (Alexandra Daddario y Jake Lacy). Ella es una periodista que hasta que se casó, se mantenía escribiendo artículos por encargo. El es un importante agente inmobiliario acostumbrado a salirse con la suya y al que la falta de dinero no le quita el sueño.

Por último tenemos a Tanya McQuoid (Jeniffer Coolidge), una mujer entrada en años ñoña y manipulable, con un carácter voluble y con tendencia a la depresión. Está soltera y mantiene una relación muy particular con su madre difunta. Su viaje a Hawai es para cortar esa dependencia lanzando sus cenizas al mar.

Todos los personajes tienen una personalidad propia, pero en algunos momentos, la serie nos deja vislumbrar esos tópicos predecibles y estereotipados. Es muy fácil ver en ellos la crítica que Mike White quiere trasmitirnos con The White Lotus. Los Mossbacher simbolizan esa hipocresía donde todos saben que la vida no es justa, pero como parte integrante de la ‘zona superior de la cadena alimenticia’ no quieren cambiar las cosas por que eso supondría romper con su nivel de vida.

Por su parte los Patton simbolizan esos matrimonios casi de conveniencia donde una de las dos partes deja su vida de lado para ser una extensión del otro. De nuevo la carga crítica aparece con un final que da mucho que pensar.

the-white-lotus-las-cosas-que-nos-hacen-felices

En cuanto a Tanya, nos muestra a una mujer caprichosa y muy variable que solo busca atención, y en cuanto la encuentra es capaz de dártelo todo. Un ejemplo de que el dinero no da la felicidad pero ayuda, ya que en cuanto encuentra a otra persona que le resulte más atractiva y le preste atención no dudará en dejarte de lado por ella.

The White Lotus no solo se centra en los adinerados huéspedes. La serie también nos muestra a parte de los integrantes del equipo que hacen posible que la estancia en el resort sea inolvidable.

Entre ellos está el director del resort Armond (Murray Barlett), un hombre bastante peculiar con un servilismo que roza lo penoso. Conforme los episodios avanzan nos irán descubriendo a un hombre cansado de un trabajo donde tiene que sonreír sin ganas, y que se convierte en una función de teatro donde solo es un actor.

También tenemos a Belinda (Natasha Rothwell), una mujer con sueños que trabaja en el spa del resort. Su carácter amable la convertirá en el paño de lágrimas de Tanya. Una relación que acabará con una crítica a la amistad y el dinero.

Un inicio que atrapa

The White Lotus ha sabido jugar muy bien sus cartas. En su primera escena consiguen intrigar al espectador mostrándoles el final de las vacaciones con un desenlace trágico, para rápidamente llevarnos al inicio de ese periodo veraniego presentándonos a sus protagonistas llegando al resort.

Es el modo en que los guionistas captan tu atención para que sigas viendo la serie esperando descubrir ese inicio enigmático. Pero llega un momento en que las tramas consiguen que casi olvides eso y simplemente ves la serie por que sus personajes te han atrapado. 

Pero ese final trágico de vacaciones está ahí, y por supuesto, todo quedará desvelado en su capítulo final. Donde de nuevo volvemos a ver ese humor ácido que parece decirnos que hay personas que nacen con estrellas y otras estrellados.

The White Lotus: vacaciones y humor negro

Sin duda lo que más llama la atención de The White Lotus es su humor ácido y negro, siempre presente en casi todas sus escenas. Es un humor muy sutil, de esos que te hacen sonreír por su creatividad y lo bien hilado que está. 

Nada más empezar nos encontramos con la introducción que hace Armond a sus empleados para que sepan cómo deben tratar y dirigirse a sus huéspedes de alto standing. Con esa empleada que guarda un secreto que queda resuelto en el primer episodio, y que le da un toque entre cómico y caótico.

La obsesión de Mark por su enfermedad, mientras el resto de su familia no le da importancia. La total anulación que Quinn sufre por parte de su hermana, con referencias a su sexualidad constantes, mientras sus padres se muestran permisivos a ella, sin prestarle ninguna atención a esas ofensas.

Por otra parte tenemos a Shane, empeñado en acosar profesionalmente a Armond, mientras su esposa pasa por una crisis existencial sin recibir apoyo suyo, totalmente centrado en sus ‘cosas de niño rico’.

Y por último están las excentricidades de Tanya. Una forma de ser que roza el ridículo y que los empleados del resort soportan con una sonrisa amable, tal y como el director del resort les ha enseñado que deben de hacer.

En resumen:

The White Lotus es una de esas series de calidad pero de la que no se hablará, como ya pasó con Sólos de Amazon. Los protagonistas cumplen con sus papeles y tendremos conversaciones bastante interesantes sobre temas actuales y otros recurrentes que no pasan de moda. Todos ellos tratados con ese humor ácido donde sus guionistas no se cortan ni un pelo en decir las cosas.

La serie tiene confirmada una 2 temporada, que no repetirá lugar ni protagonistas, pero que sigue la línea de esta primera temporada. Esperemos que también mantengan esa crítica y su humor negro, y nos entretenga tanto como la primera.

Saludos y sed felices.

Lucia Hernándezhttps://draegone.website
Aprendiz de todo lo que llame mi atención. Colaboradora en varias webs de ocio.

2 COMENTARIOS

  1. Me he pasado toda la temporada sin saber muy bien hacia dónde íbamos, más allá de conocer quién es el asesino, sin embargo, tiene un nosequé que me ha mantenido enganchado cada semana, será el hecho de que ningún personaje me ha caído bien y a (casi) ninguno le pasan cosas buenas.
    Me tienen para la siguiente, además, creo haber leído que sí piensan en hacer volver a algún personaje para mantener un hilo.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS