Análisis de El Tercer Día. Capítulo 1. Viernes – El Padre

0

El Tercer Día es la nueva serie para HBO de Dennis Kelly (que coescribe esta miniserie junto a Kit de Waal y Dean O’Loughlin), creador de la incalificable Utopía (de la que por cierto se estrena dentro de nada un remake). Kelly sigue con su peculiar manera hacer las cosas, centrado en acercar al espectador todo lo que puede al punto de vista del protagonista y en presentar historias “raras” tanto en la forma como en el contenido.

Pincha aquí para ver todos los análisis de El Tercer día

Series y películas que llegan a HBO en septiembre 2020

Esta miniserie además se va a emitir de una manera un poco extraña ya que tendremos tres tandas de capítulos asociada cada una con una estación del año y con el marco espacial de la Isla de Osea como escenario. Así veremos primero los tres capítulos de “Verano” protagonizados por Jude Law y dirigidos por Marc Munden. Luego se realizará “Otoño”, un evento en directo en dos partes desde Londres y que la productora describe como una inmersión teatral. Y por último habrá que ver “Invierno”, que reúne los tres últimos episodios dirigidos por Philippa Lowthorpe y protagonizados por Naomie Harris.

El pobre Sam no sabe lo que se le viene encima

En el primer capítulo hemos podido ver a Sam (Jude Law) un hombre con un pasado traumático y atosigado por una serie de problemas personales que presencia como una joven llamada Epona (Jessie Ross) intenta suicidarse con la ayuda de un niño. Sam salva la vida a la chica y se ofrece a ayudarla ya que tiene experiencia a la hora de ayudar a jóvenes conflictivos. Pero Epona no quiere su ayuda, aunque acepta a regañadientes que la lleve a casa.

Su hogar está en la Isla de Osea, un lugar muy pintoresco que tiene la peculiaridad de que sólo se puede llegar a él a través de un camino que queda sumergido cuando sube la marea. Como se puede anticipar Sam queda atrapado en Osea, un lugar que parece tener mucho que esconder y en el que sus habitantes parecen ocultar varios secretos.

Con esta cara está claro que Epona esconde algo

Esta miniserie está claramente circunscrita en el folk horror anglosajón (horror rural), un género en el que alguien acaba en medio del campo o en un pueblo extraño con un pasado y un presente bastante turbio (podemos tomar como ejemplo la película Midsommar).

En este caso es el pobre Sam el que acaba atrapado en Osea justo en el peor momento en el que le podía pasar ya que tiene pendiente justo ese día que le tramiten una licencia para un negocio y ha sobornado a un funcionario para asegurarse de que así sea. Pero tiene la mala suerte de sufrir un robo en su despacho donde guardaba el dinero destinado a ese soborno que por supuesto ha desaparecido. Además, Osea está preparando un festival para el que se prevé que llegue mucha gente por lo que hay obras que afectan a las comunicaciones, con lo que no funcionan los teléfonos, ni fijos ni móviles.

El festival que se va a celebrar en Osea pinta un poco extraño

La sensación de agobio y de angustia de Sam es una constante que hace que la interpretación de Jude Law brille. Nuestro protagonista tiene el dilema de ayudar a Epona o de solucionar sus propios y acuciantes problemas. Esto mantiene en tensión tanto al personaje como al espectador gracias al subjetivismo marca de la casa de Dennis Kelly con un uso (y abuso en ocasiones) de los primeros planos y cámaras subjetivas.

Sam lo va a pasar un poco mal en su primer día en la isla

Por que desde el primer momento en el que llegamos a Osea está muy claro que hay algo raro en el lugar. Tenemos desde los típicos lugareños amables, los vecinos de Epona que se hacen cargo de ella y que se ofrecen a ayudar y acoger a San en su hotel rural, hasta las gentes con fuerte carácter y tendencias violentas entre los que está el padre de la joven. Y todo esta impregnado de un aire extraño y malsano que vamos viendo en los detalles que Sam descubre en su periplo por la isla. Incluso el festival tiene un aire pagano que ensalza una tradición y una religión un tanto extraña pero que los lugareños protegen con celo.

El tercer día

Esta secuencia de Epona marchando para su casa es muy inquientante

Menos mal que nuestro protagonista conoce a Jess (Katherine Waterston) otra “forastera” que está en Osea para hacer un trabajo de investigación sobre el festival y que acabará haciendo buenas migas con Sam, algo que será determinante en el futuro ya que Jess conoce a mucha gente en la isla y sus conocimientos de antropología seguro que son de mucha utilidad en un sitio con tanto por descubrir.

 

Este primer capítulo de la miniserie deja múltiples preguntas sin respuestas. ¿Quién es el niño que estaba con Epona en el bosque y que Sam ve luego en la isla para que acabe desapareciendo? ¿Por qué se quería suicidar Epona y cuál es la verdadera relación con su padre? ¿Qué esconden los lugareños detrás de su fachada de buena gente? ¿Quién es el habitante de la casa grande que hay en Osea y que parece dirigir la vida de los lugareños? Todas estas cuestiones y bastantes más dejan al espectador con la miel en los labios y hacen que, pese a tener la sensación de estar viendo algo “raro”, queramos ver más episodios.

Aunque como vemos al final, tal vez Osea y sus gentes no sean los únicos que tienen algo que ocultar.

El Tercer día en FimAffinity.

el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad