Análisis de Mindhunter: Temporada 2 Parte 1 de 2. Episodios dirigidos por David Fincher

2

Muy buenas. Siento haber tardado. Pero esta serie es como el buen vino, hay que dejarlo reposar. Y echo esto he decidido traeros un minucioso análisis de los tres primeros capítulos, que son los que ha dirigido David Fincher en esta segunda temporada.

Os dejo con los análisis de la primera temporada:

Análisis de Mindhunter. Temporrada 1 Parte 1 de 2. La serie del año.

Análisis de Mindhunter. Temporada 1 Parte 2 de 2. Galería de asesinos, el futuro de Ford y devenir de la serie.

Análisis de Mindhunter: Temporada 2 Parte 1 de 2. Episodios dirigidos por David Fincher.

Análisis de Mindhunter: Temporada 2 Parte 2 de 2. Se consolida como una de las mejores series en emisión

De donde venimos.

Al finalizar la primera temporada dejábamos a la Unidad de Ciencias del Comportamiento en una situación muy delicada. Holden Ford se encontraba con dudas existencialistas que le derivaron, ahora lo sabemos, en ataques de pánico. Billy Tench y la Doctora Wendy Carr están enemistados porque el primero acusó ante el jefe a la segunda. Y después tenemos a Gregg Smith, el cuarto en discordia, el George Harrison del grupo. Este fue el que anonimamente llevó las cintas a los mandamases de arriba y que propició que la Unidad se tambalease. Así las cosas el primer capítulo, trata de poner las piezas en el tablero, es decir, a cada personaje en su sitio. El que peor parado sale es el jefe Shepard, que se ve obligado a jubilarse anticipadamente. Hay que decir que nuestros protagonistas, mucho no lo echan de menos y es que a la UCC se le va a dar más espacio, ordenadores y personal. El nuevo contacto será el Director Asistente Ted Gunn (El observador en Fringe). Con Holden Ford más o menos de vuelta al ruedo el equipo ya está al completo. En este primer capítulo vemos en los primeros minutos a BTK (bind, torture, kill) llamado así por su obsesión en los nudos, el bondage y con asfixiar a sus víctimas.  Escribe cartas que envía a la policía y a agencias de noticias locales, donde da detalles precisos de cada asesinato.

Las entrevistas.

Una vez de regreso el equipo, el objetivo es seguir con las entrevistas. Queda mucho asesino secuencial por entrevistar. Primero veremos al Hijo de Sam, de quien ya os hablé en el análisis de la primera temporada. El motivo de esta entrevista es porque BTK cita a David Berkowitz, El hijo de Sam, en una de las cartas. El diálogo con Berkowitz es genial. Alude escuchar voces internas, los demonios. Habla de posesión, del dolor interior. Holden Ford comienza en esta entrevista a saltarse las preguntas que tienen preparadas para hacernos descubrir que en este punto de la conversación El hijo de Sam miente. A lo largo de la entrevista cuando ya tienen ganado al asesino, David comienza a relatar su modus operandi. Salía de caza cada noche, esperando al acecho su oportunidad. Iba buscando coches aparcados donde se encontraban un hombre y una mujer, acribillando con un revólver de calibre 44 por eso la policia le bautizó como el asesino del calibre 44.  Si no había esa noche caza lo intentaría a la siguiente. A diferencia e BTK el no se llevaba nada de la escena del crimen. Otros temas como el sexo y la violencia juntos son descartados por Berkowitz quien les asegura que BTK vuelve a la escena del crimen para regodearse y saborear el éxito de su cometido. En base a Berkowitz crean una nueva sección en el patrón desde el UCC.

Espectacular caracterización e interpretación por parte de Oliver Cooper.

William Junior Pierce es entrevistado en el capítulo tres por Ford y Jim Barney (agente del FBI en Atlanta y que Ford entrevistó para un posible sustituto por Gregg). La historia de Pierce es para darle un palo a los que le decretaron la libertad condicional liberándolo de la prisión (donde cumplía condena por robo, incendio provocado, etc.) sobre las objeciones de los psiquiatras del personal. Y es que cometió su primer asesinato un mes después de salir de la carcel, y mató a ocho víctimas más antes de su arresto en 1971 por un cargo de robo. La entrevista es nuevamente genial, Pierce saca de las casillas a Ford con sus palabras extrañas (recomiendo ver en versión original al menos esta escena) y alegando que no hizo nada de lo que confesó hacer. En este sentido entra en juego Barney que engatusa y hace hablar al condenado al darle un poco de chocolate. Admite ser clarividente ayudando así a la policia a encontrar los cadáveres para luego admitir que si cometió los crimenes.

William Henry Hance. Hombre de raza negra, capta la atención de Ford porque una de las víctimas es blanca y choca con el estudio que vienen haciendo desde la UCC donde los asesinos secuenciales buscan víctimas de su misma raza. Hance mandaba cartas al jefe de policía asegurando que los asesinatos eran producidos por parte de un grupo justiciero, Las Fuerzas del Mal. La entrevista no conduce nada más que a callejones sin salida por lo que Ford decide pasar hasta que Jim Barney le sonsaca como seleccionaba y asesinaba a sus víctimas.

 

Bill Tench.

Sin duda alguna es el personaje que goza de mayor protagonismo en este incio de temporada. Al princio del capítulo dos vemos a Tench yendo a un caso de asesinato en Wichita, Kansas. Tench trabajará con el detective Drowatzky. El objetivo es BTK, un asesino que deja cartas a la policía. Juntos van a un escenario del crimen. La familia Otero. Escalofriante la escena completa en casa de los Otero, como Drowatzky y Tench van contando como mató a la familia. El asesino se llevó como un premio un reloj de pulsera del padre de familia. Posteriormente entrevistan de una manera muy particular a Kevin Bright, una víctima que escapó del asesino pese a que recibió dos disparos en la cara. No corrió la misma  suerte su hermana, Kathryn que fue apuñalada y finalmente estrangulada. De la entrevista con Kevin los detectives deducen que el asesino es el mismo de la familia Otero porque además de repetir el modus operandi (estrangulamiento y nudo) llevaba un reloj cuando asesinó a Kathryn  que se parecía mucho que al que se llevó de la familia Otero.

La primera carta. En octubre de 1974, Rader dejó su primera carta a los medios dentro de un libro de texto de ingeniería en la Biblioteca Pública de Wichita. Describía los asesinatos de la familia Otero en detalle gráfico y estaba firmado, «TUYO, REALMENTE CULPABLE». En la posdata, escribió: «Las palabras clave para mí serán … Átalas, tortúralas, mátalas, BTK, tú veremos de nuevo. Estarán en la próxima víctima.

Pero el protagonismo de Tench no acaba aquí. Ya en casa recibe de noche la visita de la policía, del inspector Spencer. La mujer Bill trabaja como vendedora inmobiliaria y en una de las casas se ha encontrado un cuerpo sin vida. Tench de manera extraoficial ayudará a Spencer en el caso al tratarse de un crimen fuera de lo habitual. La víctima presenta moratones en el cuello y la nuca. La escena es sobrecogedora, la víctima es un bebé de tan solo 22 meses atado en forma de cruz y la cara tapada con un trapo.

 

  El caso de Atlanta.

Holden Ford sin querer es acorralado para la investigación de un nuevo caso. Tres madres de Atlanta lo presionan para que de con el asesino de sus hijos. Todos ellos mostraban muerte por estrangulación o golpes violentos. Holden ve todos los indicios de un asesino secuencial mientras que la policia local no lo ve así. Este caso ya se anunció como el caso principal de la segunda temporada por lo que traeremos la resolución en el próximo artículo.

David Fincher.

Uno de mis directores favoritos actuales. Se7en y Zodiac son el motivo. Mindhunter bebe de la segunda cuando Fincher está tras las cámaras. En estos tres episodios se nota la mano del director, sobre todo en la imagen y el uso de la música. Obviamente Fincher brilla más cuando comienzan nuestros detectives a investigar siendo la mejor escena en la que Tench junto al inspector Spencer ven el escenario del crimen del bebé. La utilización de dos planos precisos junto a la casi imperceptible música ya ha provocado que el espectador esté aterrado ante lo que está presenciando. Para el resto de capítulos tendremos a Fincher de productor ejecutivo dirigiendo Andrew Dominik el cuarto y el quinto y Carl Franklin hasta el noveno y último capítulo.

Un saludo y sed felices.



Loading...

el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Ha pasado suficiente tiempo desde el estreno de Érase Una Vez en… Hollywood (Once Upon A Time In Hollywood, Había Una Vez En Hollywood en…