InicioseriesAnálisis de Superman & Lois. Temporada 1. Episodio 10: Oh Madre, ¿dónde...

Análisis de Superman & Lois. Temporada 1. Episodio 10: Oh Madre, ¿dónde estás?

Bienvenidos al análisis del episodio 10 de Superman & Lois. Va quedando menos para el fin de la temporada y los acontecimientos se precipitan. Cuando creíamos que se enredarían con el tema de los kryptonianos durante varios episodios, lo han despachado en este. Os dejo con el enlace a los análisis anteriores y vamos al lío.

Hola, bro

Pues resulta que sí, que Morgan Edge hablaba en sentido literal y sí es el hermano de Superman, en concreto el hijo de Lara Van-El y su primera pareja, Zeta-Rho. El retoño, de nombre Tal-Rho, fue enviado a la Tierra al mismo tiempo que Kal-El pero con la mala pata de caer en la campiña inglesa y ya sabemos todos como son esos ingleses. Capturado y sometido a experimentos, es normal que Tal-Rho guarde algo de rencor hacia la humanidad. Nos quedamos con ganas de saber más de un personaje y una situación que nos recuerda algo a la película El hijo.

Como era de suponer, Tal-Rho intenta engatusar a su bro para su causa pero Superman le dice que nanai, por lo que empiezan a darse de tortas como buenos hermanos (aprovecho y mando un saludo al mío). Tras una primera muestra de cariño fraternal, Superman viaja a la Fortaleza de la Soledad a pedirle explicaciones a su viejo, quien le dice que sí, que es muy posible que Morgan Edge esté diciendo la verdad. A destacar la escena familiar en la que le pide consejo a Lois y a sus hijos, buscando resolver esto juntos.

El caso es que el tal Zeta-Rho era de aquellos que buscaban esclavizar a todo quisque usando la tecnología de su ex, quien solo pretendia preservar el pueblo kryptoniano. ¿Algo cogido por los pelos? Pues no si tenemos en cuenta que esa misma tecnología es la que permite que Jor-El ejerza de padre después de muerto. También hay una explicación a por qué la madre de Superman no está con él en la Fortaleza y es que Zheta-Rho robó el cristal que contenía su memoria. A su vez, eso permitirá arreglar el follón.

Mientras, en casa de Lana…

La personalidad kryptoniana de Kyle ha tomado el control pero Sam Lane, con uno de esos cacharros destinados a su yerno, consigue reducirlo y capturarlo. Sarah no entiende bien qué pasa y solo Jordan y Jonathan la convencen de que su padre tiene un grave problema que no es precisamente la bebida. Aquí aprovecho para remarcar lo bien que me cae Jonathan, un tipo capaz de enfrentarse a su abuelo, de decir la verdad a Sarah y de dejar que sea su hermano el que se quede con la chica.

Con todo esto y sabiendo que la única capaz de revertir la conversión de los habitantes de Smallville en kryptonianos es la madre de Kal-El, el siguiente paso se veía venir: Lana Lang acepta ser el huésped de la conciencia de Lara y consigue revertir el proceso, aun a costa del sacrificio de su hijo, quien acaba en el polo norte con el cacharro transmutador. Esto da pie al inevitable encuentro madre – hijo e incluso nuera – suegra.

A toda velocidad

Es lo que tenemos en este episodio: sucesos a toda pastilla, enfrentamientos entre todas las partes y el cierre de la trama de los smallvillianos convertidos en kryptonianos. Ha sido, en definitiva, un gran episodio. Nos ha dado explicaciones, nos ha tenido en vilo y no nos ha mareado ni ha estirado el chicle, cosa que agradezco enormemente.

¿Algún pero? Bueno, quizás el de que ese enfrentamiento entre Krypton y la Tierra a base de traer kryptonianos como sea ya empieza a estar muy visto. Lo vimos en Man of Steel, de donde el episodio coge varias ideas, como la de que las relaciones entre kryptonianos estaban predeterminadas por la genética, dejando fuera el amor. Lo vimos también en la añorada Smallville, cuando en una de sus últimas temporadas aparecían kryptonianos como si no hubiese un mañana; y por supuesto lo hemos visto en los cómics, donde cada dos por tres aparece alguien de ese planeta dispuesto a conquistar la Tierra.

Pero lo vamos a perdonar, sobre todo porque lo de Tal-Rho es nuevo, por lo menos hasta donde yo sé. Es un personaje que podría dar mucho juego no sólo aquí sino también en los cómics. También lo perdonamos porque el episodio es vibrante de principio a fin, cosa que últimamente no pasa en algunos episodios de la competencia (mal que me pese admitirlo). Y sobre todo porque no hemos terminado con el tema, como anuncia la escena final. Si alguien quiere aprender cómo se engancha al personal para que vuelva, que vea esta serie. Un saludo y nos leemos la semana que viene, que me parece que nos iremos de flashback.

Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad