InicioseriesThe Walking dead (Análisis)Análisis de The Walking Dead. Temporada 10. Episodio 20

Análisis de The Walking Dead. Temporada 10. Episodio 20

Continuamos con los análisis de la extensión de la temporada 10 de The Walking Dead para centrarnos hoy en el episodio 20, “Astilla”, que parecía que nos iba a servir para avanzar un poco más en la trama general de la serie se ha quedado en una historia que profundiza en la personalidad de uno de los personajes más nuevos: Princesa.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores de The Walking Dead

Este capítulo arranca justo donde acabó el final provisional de la temporada 10 antes de que se añadieran los seis episodios que estamos viendo ahora. El grupo formado por Eugene, Ezekiel, Yumiko y Princesa fueron capturados por soldados fuertemente armados que los encierran por separado en unos vagones de tren.

walking dead
Princesa tal y como la vimos al final del capítulo 16

Es un comienzo perfecto ya que esos soldados habían despertado mucha expectación entre los espectadores. Si has seguido los cómics ya sabes que es más que probable que pertenezcan a la Commonwealth, un asentamiento-nación realmente poderoso que se presupone que sea clave en el desenlace de la serie. Así que parece que ahora ha llegado el momento de conocer un poco más sobre ese sitio a través de Eugene y su grupo. Pero no. Cada vez está más claro que esta nueva tanda de capítulos va a servir para centrarse en algunos personajes o situaciones especificas sin hacer avanzar la trama. Para eso habrá que esperar a la nueva temporada.

En este caso vamos a conocer un poco más a Princesa, un personaje que tiene mucho que ofrecer y que se ha ganado el corazón de los espectadores por su comportamiento divertido y su apariencia estrafalaria.

Princesa prisionera en un vagón oscuro

Cuando los soldados hacen prisioneros a nuestros protagonistas la única que se revuelve es precisamente Princesa, pero la que acaba pagando por ello es Yumiko, que al acudir en su ayuda se lleva un buen golpe en la cabeza. Esto atormenta a Princesa ya que Eugene, Ezekiel, Yumiko son las personas que la han sacado de esa soledad en la que. Por eso se preocupa por ellos de una manera casi obsesiva, aunque sólo los conozca desde hace una semana, ellos son su única oportunidad de recuperar algo parecido a una vida y ahora están todos en peligro.

Princesa consigue hablar con Yumiko que está en el vagón del lado. Parece bastante afectada por el golpe y cuando los soldados se la llevan no sabe si es para ayudarla o no. También se comunica con Eugene, en el vagón del otro lado, un Eugene que le dice que no empeore las cosas, que se mantenga calmada y tranquila, que no provoque a sus captores ya que eso puede ser peor para sus intereses. Una advertencia que llega un poco tarde. Princesa ha sido interrogada y no se ha mostrado muy colaborativa.

El interrogatario de Princesa no acaba demasiado bien…

Entonces aparece Ezekiel, que ha logrado escapar y que le promete a Princesa que mientras él este con ella nadie le hará daño. Ezekiel es todo lo contrario que Eugene, quiere escapar, aunque ahora es Princesa la que se muestra más cauta. La puerta del vagón se abre y aparece un soldado para llevar algo de comida, un soldado que es rápidamente neutralizado por Ezekiel, que le da una soberana paliza.

Y aquí llega el giro del capítulo. Descubrimos entonces que Princesa no ha hablado con ninguno de sus compañeros, son representaciones mentales que se ha hecho para no perder la cabeza mientras examina todos los puntos de vista posibles de cara a su gran objetivo: salvar a sus nuevos amigos.

Habla con el joven soldado al que ha dado la paliza y este le dice que es un “mandado” que no sabe nada, sólo que no son los malos, que pertenecen a un grupo organizado que tiene acceso a cosas que en este mundo apocalíptico son verdaderos lujos, y que si todo va bien dentro de poco todo volverá a la normalidad. Lo que todos esperamos que sea la Commonwealth. El chico dice a Princesa que si quiere ayudar a sus amigos lo mejor es que colabore y ella, a regañadientes, acaba aceptando, devolviendo el arma al soldado que le dice que ahora va a poder ver a sus compañeros. La puerta del vagón se abre y vemos a Eugene, Ezekiel, Yumiko encapuchados y prisioneros antes de que Princesa sea también encapuchada para acabar el capítulo con un fundido a negro.

Tendremos que esperar a la siguiente temporada…

Valoración del episodio

Una vez superada la decepción al ver que la trama no va a avanzar tengo que comentar que este capítulo me ha gustado en algunos aspectos, aunque me ha decepcionado en otros. Empezando por la parte negativa, la narración es muy lenta, sobre todo por la ausencia de escenas de acción. Esto, unido a un giro de guion que muchos habrán visto venir (meter a una prisionera en un vagón donde hay un agujero enorme tapado por un tablón o que Ezekiel ande como Pedro por su casa son pista muy claras) hace que la historia no sea todo lo redonda que podría haber sido.

Ezekiel vuelve a ser un tipo duro… o eso parecía

Por otro lado, el estar centrado en un personaje tan atractivo como Princesa hace que se vea con más ganas. Y es que desde su presentación queda muy claro que Princesa no se trataba simplemente de un personaje alocado y juguetón, rasgos que la hacen muy divertida. El haber estado tanto tiempo viviendo sola se ha cobrado una factura bastante alta en su salud metal y es en el análisis de la mente del personaje donde brilla el capítulo.

Hay un momento donde Princesa se clava una astilla en el dedo tratando de salir del vagón y parece que de aquí es de donde viene el título. Pero más bien creo que hace referencia a las heridas del pasado, esas “astillas” que están dentro de nosotros y siguen afectando, doliendo, y que a veces son decisivas en los caminos que tomamos.

También hacen referencia a la mente de nuestra amiga, fracturada por tanto tiempo de vida en solitario. Su psique se ha roto y por eso a la hora de tener que tomar una decisión tan importante analiza sus opciones desde los que ella cree que serían los puntos de vista de sus nuevos compañeros.

Los soldados que tienen prisioneros a nuestros protagonistas

Eugene, Ezekiel, Yumiko tienen una gran importancia para Princesa. Sólo gracias a ellos puede dejar atrás su soledad y poder vivir una vida más normal (lo que se entiende por ello en un mundo de zombies). Sin sus amigos se vería obligada a volver a una manera de vivir que ya no quiere y que sabe que no va a poder soportar.

Todo este tratamiento de la mente de Princesa es lo que hace que el episodio funcione, a pesar de su ritmo lento y de que como ya ha pasado en los anteriores, no nos vaya a ofrecer demasiadas respuestas.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad