IniciocomicsCrítica de Punk Rock Jesus: la transgresora melodía de Sean Murphy

Crítica de Punk Rock Jesus: la transgresora melodía de Sean Murphy

Hemos hablado ya de Sean Murphy en este blog, con motivo de su trabajo en Batman: Caballero Blanco, una de las aproximaciones más provocadoras al Cruzado Encapotado que hemos visto durante los últimos años. Sin embargo, este autor tiene en su currículum otros trabajos tan importantes o más que este. Colaboraciones con autores de la talla de Mark Millar o Rick Remender son solo la punta del iceberg en cuanto a lo que esta promesa del cómic puede ofrecernos. Prueba de ello es Punk Rock Jesus, su primer tebeo relevante como autor completo y una visión algo cínica pero de una conmovedora humanidad sobre temas tan espinosos como la religión o la fuerza de los medios de comunicación.

Aprovechando la publicación por parte de ECC de la edición limitada de esta obra, repasemos los motivos por los que esta historieta sigue dando de qué hablar y por los que puso en la mira del público norteamericano a su ahora prestigioso autor.

La Segunda Venida de Cristo

En un futuro no muy lejano (¡2019! Cómo pasa el tiempo…), el reality show J2 presenta a una estrella que llevamos más de 2000 años acostumbrados a ver ante nosotros: el mismísimo Jesucristo, clonado a partir de sus supuestos restos por los ejecutivos sin escrúpulos de este programa de televisión. Criado en cautividad, este joven tendrá que enfrentarse a un mundo que le considera una blasfemia viviente o un simple producto de usar y tirar. Protegido por un antiguo terrorista del IRA encargado de su seguridad y rodeado de científicos y ejecutivos que estudian su comportamiento, es seguro decir que nadie envidia a este supuesto salvador.

Por ello, tras una experiencia traumática, decide cortar por lo sano con la vida que otros han ideado para él y pasa de ser la mascota favorita de América a un rebelde y polémico cantante de punk cuyas letras critican duramente la religión para la que el pobre Chris es el Mesías o el Anticristo. A lo largo de la obra, veremos cómo el clon del Nazareno tiene que enfrentarse a los peligros que encarna el mundo real, repleto de fanáticos y de amenazas a su seguridad. Sin embargo, este insensato adolescente parece empeñado en seguir la senda autodestructiva de Sid Vicious en lugar del camino del Señor.

Punk, para bien y para mal

Esta obra, como el género musical al que presta homenaje, es fruto de la ira irreflexiva. En este caso, el propio Murphy reconoce en el prólogo que la concepción del mundo que le llevó a crearla se debe a su decepción con la fe cristiana, que puso a prueba una experiencia cercana a la muerte en la que no halló indicios de ningún paraíso. Además, el ascenso de figuras políticas como Sarah Palin en Estados Unidos también motivó esta crítica visceral al fundamentalismo religioso, mucho más presente en este país que en Europa a través de grupos extremistas como la Iglesia Bautista de Westboro.

Por ello, la dimensión política de este cómic no aprovecha el potencial de una idea tan provocadora como esta, mostrando un conflicto tremendamente maniqueo entre el oprimido Chris y un mundo que, como en tantas otras obras, no le deja expresarse. Este enfrentamiento va escalando de manera bastante entretenida, pero convengamos que la llegada de un supuesto clon de Jesucristo al mundo tendría consecuencias espirituales y sociológicas bastante más profundas que quizás un autor más maduro podría haber explorado mejor.

A pesar de esto, la tosca melodía que compone Sean Gordon Murphy como guionista y dibujante consigue retratar de manera esperpéntica y a veces desternillante algunos elementos de la cultura estadounidense como la telebasura o las sectas religiosas, además de entrar en el terreno de la política internacional al situar parte de la trama en plena Jerusalén y tratar el terrorismo islámico. Sin embargo, todos estos asuntos tan relevantes se tratan dentro del universo ficticio de la historia con una frivolidad digna del peor Sálvame: hasta el conflicto más trascendente está pasado por el filtro de la sociedad del espectáculo encarnada en el odioso empresario Slate. Quizás este aspecto paródico y grotesco del cómic, bastante más logrado que la crítica seria, pueda justificar su poca profundidad.

Pero donde realmente brilla Punk Rock Jesus es en los personajes que nos presenta. A pesar de su actitud inmadura, Chris nunca llega a ser repelente, y su relación con los distintos adultos que le protegen y con la única amiga de su edad que tiene ayudan a aportarle una dimensión muy humana y triste a este chico que nunca aparece como glamuroso, sino como desesperado por librarse de una etiqueta que no eligió. El personaje de Thomas, sin duda el otro gran protagonista, acerca la caricatura a una situación mucho más real: el terrorismo del IRA, con claros tintes culturales y religiosos. Como Garth Ennis antes que él, aprovecha este tebeo americano para reflexionar a través del imponente guardaespaldas sobre los efectos de este grupo armado en Irlanda y sobre cómo una mente influenciable puede verse abducida por el fanatismo. Los diálogos entre personajes y sus reflexiones, amén de algún giro interesante, bien compensan por la simplicidad del resto del argumento.

Conclusión

Punk Rock Jesus podría haber sido mucho mejor, es cierto, pero también podríamos habernos encontrado una historia superficial sobre un Jesucristo mutante que ataca a los malvados telepredicadores con un aluvión de panes y peces, así que deberíamos conformarnos con lo que tenemos. Sean Murphy, con un dibujo que sabe ser excesivo o intimista dependiendo de lo que requiera la situación, consigue trazar una historia impactante y emotiva que sigue siendo polémica años después de su publicación y cuyos temas no han abandonado la más candente actualidad.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad