InicioCineDisney cancela todas las películas A Star Wars Story: este es el...

Disney cancela todas las películas A Star Wars Story: este es el futuro de la saga

Disney, a través de Lucasfilm, ha anunciado la cancelación –al menos por el momento– de los spin-offs previstos de su franquicia Star Wars. Estas películas diseñadas como precuelas de personajes o tramas de la saga original se habían empezado a presentar bajo el subtítulo A Star Wars Story o Una historia de Star Wars con Rogue One, y este mismo año con Han Solo. Esta última película puede tener precisamente la culpa de la cancelación de todos los futuros spin-offs del proyecto de precuelas; hasta el momento, estaban confirmadas una película sobre Bobba Fett dirigida por el director de Logan James Mangold y una película sobre Obi-Wan que teóricamente estaría protagonizada por Ewan McGregor y sobre la que ya se había dejado un posible anticipo argumental en la propia Solo. Sin embargo, la película del cazarrecompensas espacial no ha tenido especial fortuna en taquilla: sin desmerecer sus cifras (de momento, 343 millones de dólares en todo el mundo) están lejos de alcanzar las de su predecesora Rogue One, que superó el billón americano en el mercado global. Si vamos a las cifras de apertura, en la que parecen haberse fijado los analistas de LucasFilms, la diferencia también es notable: Rogue One abrió con 155 millones de dólares de recaudación, mientras que Han Solo recaudó poco más de la mitad de la cifra.

Presente y futuro de Star Wars

solo a Star Wars story Han Solo historia cancela LucasFilms taquilla las cosas felices

Así que Disney ha optado por cerrar el grifo a esta subcategoría del universo Star Wars y centrarse en las “películas principales”. Ahora bien, ¿cuáles son estas películas? Contra lo que cabría pensar, Disney aún no ha puesto en duda dos gigantescos proyectos futuros a priori más arriesgados que los nostálgicos spin-offs: la nueva trilogía, aislada de todo cuanto se ha contado hasta la fecha en las películas, que ya prepara Rian Johnson y la serie de televisión de Star Wars que se ha encomendado a los creadores de Juego de Tronos. Es posible que detrás del fracaso en la taquilla de Han Solo hayan coincidido muchos factores, como la saturación de películas de la franquicia –de momento el plan era lanzar una película por año, lastrando así el fenómeno de evento multitudinario e infrecuente que solía tener la saga– y el propio tono de una película que, como comentaba en la crítica que podéis leer aquí, ha optado por un estilo de wéstern espacial apagado más parecido en forma a la primera película de Star Wars pero mucho menos inventiva. A estos dos factores, agotamiento del espectador y efecto boca-oreja negativo, se une la fecha de estreno (poco antes de verano, en vez de navidades) y coincidir con otros grandes estrenos en términos de taquilla, parte de los cuales comparten un importante segmento del público objetivo de la película; curiosamente, uno de ellos –Vengadores: Infinity War– es también propiedad de Disney. El factor de desencanto potencialmente producido por el Episodio VIII de Rian Johnson es seguramente el menor de los hándicaps, ya que Han Solo partía de una propuesta y equipo creativo al margen de la saga principal (de compararse con alguna cinta, sería con Rogue One, con notable mejor acogida del público) pero no es por ello descartable como un factor más en la bola de nieve de problemas.

Sea como fuere, toca despedirse de parte del calendario de Star Wars y también de aquellas películas no confirmadas pero sobre las que tanto se había especulado (más Darth Vader o continuaciones de Han Solo, entre otras). Si es una buena decisión que mantendrá la rentabilidad de las próximas películas en las líneas de las tres primeras producciones a cargo de Disney o si continuará inexorablemente una caída en picado del interés (y consecuentemente taquilla) es aún un misterio. Sabiendo que parte del público que venía de la saga original se ha desenganchado ya de las películas y gran parte lo harán tras el último episodio, es posible que Rian Johnson tenga que depender de una nueva oleada de espectadores de esta generación que Disney puede haber sobreestimado en sus planes de futuro iniciales, junto con los fans más acérrimos que sigan confiando en propuestas argumentales ya completamente al margen de todo cuanto fue y es la saga original. Los espectadores casuales en busca de un blockbuster navideño no son nunca una opción de subsistencia para una saga que tenía las expectativas puestas en macroeventos comerciales, inundaciones publicitarias y una fidelidad alta del espectador medio. Disney no lo va a tener difícil para seguir sacando rédito de los derechos, pero va a tener que doblar el esfuerzo para mantener el tirón.

2 COMENTARIOS

  1. Lo de cancelar las secuelas de Solo es una maniobra lógica, pero también he de decir que la película no tuvo ni la mitad de marketing que el resto de Star Wars, Disney la despreció mucho. En cuanto a Bobba Fett podría haber salido bien o fatal, pero una película de Kenobi con Ewan, con Darth Maul y pequeñas apariciones de Vader y Yoda lo habría petado, si lo hacen bien y lo estrenan en Navidad sería un éxito. Pero no me parece lógico que cancelen los proyectos ligados a lo familiar y dejen algo tan aleatorio como la trilogía de Johnson o lo que sea que estén haciendo los de Juego de Tronos que al ser algo tan distante puede ser un fracaso o algo muy arriesgado.
    En resumen, cancelar Kenobi me parece un error garrafal.
    Un saludo.

    • Toda la razón. El marketing desganado, bien por exceso de confianza o defecto de interés real, no hizo atractiva una película que ya de por sí no ofrecía demasiado a la mayor parte del público. Con todo, es posible que cancelen los proyectos hasta dar cierre a la actual trilogía y darse un tiempo para reorganizar de forma más efectiva (rentable) las futuras películas de la marca. ¡Saludos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS