En clave de western: Reseña de Hasta el último, un cómic sobre el final de la época de los vaqueros

0

Saludos vaquer@s. Una vez más volvemos a cabalgar por desiertos polvorientos en otra entrega de esta sección. En mi última intervención, os reseñé el cómic “El último tahúr” (podéis leer la reseña aquí), y hoy vengo precisamente a hablaros de otra de mis lecturas del género, el más que interesante cómic “Hasta el último”, publicado por Yermo Ediciones. Si queréis leer otros artículos de esta sección dedicada al western lo podéis hacer aquí.

¿Qué hace llamativa a esta obra? Para empezar, el pedazo de dibujo de Paul Gastine (no lo conocía, pero pienso seguirle la pista en adelante), que realiza una labor sencillamente espectacular con los lápices y los colores, haciendo que muchos momentos de la historia, por normales que puedan parecer a simple vista, desprendan olor a épica por los cuatro costados, cosa que, en manos de otro dibujante, podría no haber sido así. Tampoco es mala la labor de Jerôme Félix en el guion, pues nos cuenta una historia interesante y que con pasajes más tranquilos y otros más dinámicos, avanza sin descanso hasta su final. Aunque creo que le ha faltado profundizar en sus personajes (un ejemplo, con el personaje del epílogo yo habría incidido en el por qué ha llegado a ser lo que es y de qué manera compensará así sus errores del pasado), y quizás el final de la historia no contente a todo el mundo por las decisiones que toma. No obstante, el equipo formado por Félix y Gastine funciona a la perfección, logrando un resultado que eleva a esta obra por encima de la media en el género.

¿De qué va esta historia? Paso a compartiros la sinopsis oficial de la misma:

La época de los cowboys llega a su fin, ya que muy pronto serán los trenes los que transportarán el ganado hasta los mataderos de Chicago. Russell, un tipo duro que ve cómo su modo de vida está a punto de desaparecer, debe ocuparse de criar a Bennett, un huérfano de pocas luces al que cuida desde que sus padres murieron, y tomar una decisión: convertirse en granjero o ser el último vaquero que recorra los grandes desiertos del Oeste.

Como podéis ver, Russell, uno de los protagonistas, es un viejo vaquero que ve cómo el progreso amenaza con cortar de golpe su modo de vida, provocando que, llegado cierto punto, deba tomar una decisión sobre qué hacer al respecto. En ese sentido, el cómic tiene dos mitades bien diferenciadas, siendo la primera la referente a mostrarnos de qué manera Russell se gana la vida junto a Bennett, Kirby y otros vaqueros que trabajan con ellos. El progreso avanza de manera implacable, y ya no harán falta este tipo de trabajadores para transportar ganado de una punta a otra del país a través de los pastos y atravesando estados.

La irrupción de los trenes provoca que lo máximo que se pueda hacer en ese respecto, es supervisar que el ganado vaya de las granjas al tren, algo que Russell no está dispuesto a hacer, viendo que su porvenir le indica que tendrá que tomar una radical decisión sobre qué camino seguir. Pues bien, por la manera en la que se nos presenta a Russell, el modo en que se muestra cómo se gana la vida, y las relaciones con otras personas importantes para él, este cómic se parece mucho a la película “Open Range” (que incluí en mi top de cine del oeste), que también arranca mostrándonos la vida de esta figura del oeste tan característica de la época. Esta primera parte de la narración es más pausada y tiene menos acción, pero ya sabéis que un buen western también se puede cocinar a fuego lento.

La segunda mitad es el equivalente a subirse a una montaña rusa sin frenos, porque a raíz de un trágico suceso, los personajes se verán envueltos en una espiral de venganza, sangre y muerte de la que nadie escapará.  Es aquí donde el dibujo de Gastine, espectacular durante todo el cómic, realza bellamente el torbellino de violencia que tendrá lugar. La venganza es uno de los motores que mueven muchas historias del salvaje oeste, y es algo que generalmente funciona bien, por lo que si a eso le sumamos un dibujo tan fantástico como el que hay en estas páginas, la cosa merece y mucho la pena.

¿Merece la pena el cómic? Sin lugar a dudas SÍ. Como ya habréis notado, si nos limitáramos a valorar lo artístico, lo recomendaría sin dudar por el dibujo. Pero además de un bello arte gráfico, nos encontramos con un guion que, sin ser tan magistral como el apartado artístico, sí que me parece notable al margen de los detalles que he comentado que no me convencen del todo.  Yermo Ediciones ha publicado esta obra en formato de tapa dura, y además de la historia contiene una galería de ilustraciones de Gastine, donde disfrutamos nuevamente del trabajo de este dibujante. Por ir terminando, tenemos una obra que todo amante del western debería leer. Os dejo al final la ficha del cómic en la web de Yermo y su portada. ¡Larga vida al salvaje oeste!

Hasta el último – Yermo Ediciones

el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad