Las películas de Stranger Things: Gremlins (1984). Terror en tiempo de comedia

0

Repasando las películas clásicas que acontecen en la serie de Stranger Things (primeros capítulos y últimos capítulos) hoy nos toca comentan Gremlins, un clásico de Joe Dante de 1984.

Muchos cuestionarán si Gremlins (1984) es una película de terror o si en realidad pertenece a la más pura tradición de comedia americana. Lo cierto es que la cinta dirigida por Joe Dante es la principal responsable de que hoy exista la categoría PG-13, ya que su calificación G (para todas las edades, que aún hoy mantiene) fue duramente criticada debido a sus escenas de violencia (incluso a pesar de que el guión original fue bastante suavizado en tal aspecto), y obligó a la industria de Hollywood a crear una categoría intermedia entre G y R (mayores de 17 años) que se adecuara a las necesidades narrativas de los nuevos tiempos.

Lo cierto es que Gremlins es un clásico que resume en sí mismo buena parte del cine ochentero de palomitas y funciones sabatinas en continuado. Gizmo probablemente sea una de las criaturas más tiernas de la pantalla grande, y la historia de los pequeños monstruos que invaden Kingston Falls, una de las más recordadas.

Todo comienza cuando Rand Peltzer (Hoyt Axton) “compra” en Chinatown un regalo de navidad para su hijo Billy (Zach Galligan). Se trata de un mogwai, una adorable mascota de aspecto indescifrable cuyo nombre, en chino cantonés, significa “espíritu maligno”. Al momento de adquirirlo, Rand recibe tres instrucciones que jamás debe olvidar: no exponerlo a la luz brillante, ya que esto lo daña e incluso puede matarlo; no mojarlo; y por sobre todas las cosas nunca, por ningún motivo, debe darle de comer después de medianoche. Por supuesto, qué gracia tendría la película si estas reglas fueran a ser cumplidas.

Convengamos que Billy es un chico responsable que se toma las reglas en serio. Sin embargo, como en cualquier trama que se precie de tal, en algún momento las cosas empiezan a salir mal. En principio cuando accidentalmente su amigo Pete (un jovencísimo Corey Feldman) derrama un vaso de agua sobre Gizmo, lo que ocasiona que este inmediatamente se reproduzca entre temblores y gritos, dando a luz cinco nuevos mogwai, mucho más inquietos y también un tanto perversos. El primero de ellos se llamará Rayita debido a su característico mechón de pelo, y se convertirá en el líder de la camada y villano de la película.

Más tarde, Rayita estropea el reloj de Billy para lograr así que él les dé de comer más allá de la medianoche. De esta manera, todos los mogwai salvo Gizmo (quien no quiso comer) inician una transformación que los convertirá en gremlins, los pequeños y revoltosos monstruos que tan bien conocemos.

A partir de entonces la película toma un ritmo frenético, con escenas desopilantes como la del bar de Dorry, donde trabaja Kate (Phoebe Cates), la novia de Billy, y que es tomado por los gremlins como sede de sus tropelías. Joe Dante sabe mantener el interés del espectador en cada fotograma, manejando con soltura situaciones y escenarios para lograr un film entretenido y levemente aterrador.

Si bien Galligan es el protagonista casi excluyente de la cinta, podemos encontrar algunas sorpresas interesantes en el elenco, tales como el ya citado Corey Feldman, quien se haría famoso como estrella infantil con Los Goonies o Cuenta Conmigo; un desaprovechado Judge Reinhold, cuya popularidad estallaría ese mismo año con el papel de Billy en Un detective suelto en Hollywood; o un desconocido Jonathan Banks, a quien la mayoría conocería mucho mejor casi treinta años después por su entrañable Mike Ehrmantrout de Breaking Bad.

Aclamada por el público y la crítica, con un guión original escrito por Chris Columbus y la producción ejecutiva de Steven Spielberg, poseedora de fantásticos efectos especiales sin nada de CGI, Gremlins dio lugar a una de las secuelas más desopilantes de la historia del cine. Pero de eso hablaremos en una próxima oportunidad. Por ahora vale este homenaje a Gremlins, una de las películas más influyentes de los ochenta y una de esas cosas que nos han hecho muy felices.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Acabado el primer trimestre del mes, o lo que es lo mismo, los meses de enero, febrero y marzo, podemos ver cuales son las películas…