Inicio cine Los más chulos del barrio: Casey Ryback

Los más chulos del barrio: Casey Ryback

¡Saludos! Algunos meses después de mi última entrega de los más chulos del barrio, aquí me tenéis de vuelta, por cortesía de Casey Ryback, el cocinero más creativo del mundo en lo concerniente a partir cuellos y repartir estopa. ¿Cómo que quién es Casey Ryback? Pues seguramente sea el papel más recordado en toda la filmografía de Steven Seagal, que lo “interpretó” (seamos honestos, entre Chuck Norris y Seagal, no sabría decir quién es más inexpresivo) en dos ocasiones, en “Alerta máxima” (1992) y “Alerta máxima 2” (1995), las cuales podéis ver en Amazon Prime.

A mí no me mires, solamente soy cocinero.

Si el bueno de Casey Ryback me lo permite, quiero mencionar antes que nada que estoy encantado de que los más chulos del barrio alcance ya las 20 entregas. Cuando empecé la sección con Jack Burton allá por 2017, no sabía que la cosa podría llegar a tal número y extenderse tanto en el tiempo. Así que quién mejor para elaborar un pastel de celebración que Casey Ryback, todo un Navy Seal reconvertido en cocinero por azares del destino. Solo hay que tener cuidado de los alimentos que usará el rey de la cocina, ya que es capaz de fabricar una bomba con cuatro cosillas que haya en la despensa y que parezcan inofensivas, y provocar una dolorosa indigestión.

Pues bien, como comentaba al inicio, dentro de la extensa filmografía de Steven Seagal, sus mejores películas son las primeras que hizo, siendo el gran bombazo “Alerta máxima”, que fue un éxito de taquilla e incluso estuvo nominada a un par de premios Oscar en los apartados de sonido. En aquella historia, que no dejaba de ser una “Jungla de cristal” en un buque de guerra, conocíamos al gran Casey Ryback, que era el cocinero de dicho barco, y que tenía que salir de la cocina para enfrentarse a todo un ejército de villanos encabezados por los actores Tommy Lee Jones y Gary Busey, lo mejor de la función.

Tommy Lee Jones tiene la indecencia de retarle a una pelea de cuchillos.

A día de hoy todo el mundo sabe quién es Steven Seagal y el tipo de cine que hace, pero en 1992 apenas había participado en 4 películas, de ahí que, si alguien veía por primera vez un producto de este hombre, se sorprendiera al descubrir que el héroe de la historia era un tipo que estaba más preocupado de cocinar una bullabesa y unos pasteles para la fiesta de cumpleaños de su capitán que de cualquier otra cosa. Pero amigos, Casey Ryback había sido un Navy Seal, canela fina de las fuerzas especiales de la armada, y por una insubordinación en su última misión, había accedido a ser cocinero para seguir como militar.

Esta información la sabéis ahora, pero los malos que secuestraban el USS Missouri para apropiarse del armamento que había en el buque, no lo supieron hasta que ya era tarde e iban cayendo como moscas. El repertorio de Casey Ryback no se limita al lanzamiento de cuchillos, sino que también abarca las roturas de cuello, las dislocaciones de hueso, la fabricación de bombas caseras, y muchos más secretillos que guarda en su bolsa de trucos. ¿Que hay que inutilizar un submarino para que no pueda volver a sumergirse? Casey es vuestro hombre. ¿Que hay una pelea a cuchillo con el malo de turno? Por favor, a Casey no le harán más que caricias mientras él hará virguerías.

Si sois militares de los importantes en el ejército, os enteráis de que unos mercenarios han secuestrado un buque de guerra o un tren de mercancías y pueden provocar mucha destrucción, podéis respirar tranquilos sabiendo que si Casey Ryback está por allí, salvará la papeleta. Así es Casey, el tipo más gafe del mundo en eso de estar en el sitio y lugar equivocados, en dura pugna con mi adorado John McClane. Casey es de esos tipos que puede recibir un balazo en el hombro que a cualquiera de nosotros nos dejaría hechos polvo, pero es como si la fiesta no fuese con él, porque seguirá a lo suyo.

Mejor salir al fresco.

Ah, y ojito y que no se os ocurra desafiarle a una pelea en una cocina, porque ahí no le gana nadie, más de un malo de pacotilla lo ha vivido en carne propia, que eso sí que es una pesadilla en la cocina y no lo del Chicote. Y por muy preparados que creáis estar, nada de desafiarle a una pelea de cuchillos, por favor, que el hombre trabaja a diario con ellos. Y como ya advertía antes, por su entrenamiento militar es todo un experto en armas de fuego, explosivos y tácticas de combate, no es ningún aficionado.

Si pensáis ser chicos malos en vuestro próximo viaje en algún otro medio de transporte, no estaría mal que comprobéis si Casey Ryback figura en la lista de pasajeros. Más que nada para ahorraros una mala experiencia y alargar vuestra esperanza de vida. Si a pesar de eso, de saltaros estos consejos, se os ocurre usar de rehén a alguna familiar suya… en fin, estáis acabados.

Y esto es todo por mi parte gente, habrá más personajes de los que os hablaré en el futuro. Hasta entonces… me despido dejando aquí el enlace a todos mis otros artículos de esta sección. Sed buenos y cuidado de lo que hacéis en la cocina del tito Casey Ryback.

Los más chulos del barrio: Todos los artículos

José Carlos García
Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

2 COMENTARIOS

  1. Buenas, coincido sobretodo en que las mejores son las primeras que hizo, en especial la primera de Alerta Máxima, que por cierto en la segunda vimos a una joven Katherine Heigl haciendo de su sobrina. Aunque no fuera otra jungla de cristal no deja de ser una película disfrutable y de las mejores, sino la mejor de Steven Seagal, saludos.

    • Hola Sergio. Sí, creo que si delimitamos el marco temporal desde que Seagal hizo “Por encima de la ley”, las películas más digeribles y entretenidas de su filmografía abarcan su primera década en el cine. Es cierto, en la segunda de Alerta Máxima se veía a esa actriz con buen potencial para llegar lejos, pero que luego por su carácter (al menos eso se dice en reportajes de estos años) no ha tenido una carrera tan exitosa y memorable. Y sobre lo último desde luego, creo que la primera de Alerta Máxima es la mejor de Seagal y tanto ésta como la otra se disfrutan bastante y no han envejecido mal. Gracias por comentar y otro saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Retro-Análisis | La Sombra (1994): Esta gabardina le vino grande a Mulcahy

Bienvenidos a otro Retro-análisis y este precisamente es uno de esos que hago con todo el cariño del mundo, si ya de por sí,...

El Cómic de la Semana | Lezo: El héroe de Cartagena de Indias llega al cómic

Bienvenidos amantes de la historia española y de los cómics de la misma procedencia. Hoy estoy aquí (más vale tarde que nunca) para traer...

Los mangas licenciados en España más esperados de 2021

¡Buenas queridos lectores! Y bienvenidos a esta nueva entrada donde hablaremos de los lanzamientos manga más esperados del 2021 por las editoriales hispanohablantes. KitayuD Bueno, debido...

Análisis de 30 monedas. Capítulo 8 y final de temporada. Sacrificio

Bienvenidos todos y todas al análisis del octavo y último capítulo de la primera temporada de 30 monedas, donde se resuelve el conflicto entre...

Homenaje a Sobrenatural: ¡honor y gloria a los Winchester!

Sobrenatural ha terminado. Han sido 15 temporadas y ahora que nos hemos quedado huérfanos, es tiempo de hablar de una serie maravillosa que ha...

Las 12 nuevas series más esperadas de 2021.

Con algo de retraso (disculpad), continuamos con el repaso a lo más esperado de 2021. Lo cierto es que este año no ofrece tantas...

Análisis de Cobra Kai. Temporada 3 -Actualizado con vídeo de Youtube-

La temporada 3 de Cobra Kai no desmerece en nada a la serie y sigue con la misma dinámica, y si me apuráis, incluso...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad