IniciocomicsMundo mutante de Jan Strnad y Richard Corben

Mundo mutante de Jan Strnad y Richard Corben

Richard Corben fue uno de los autores que, durante los locos años sesenta y setenta, comenzó a desarrollar un cómic underground capaz de desafiar las convenciones impuestas por un absurdo código de autocensura que hizo retroceder al medio después de unos años cincuenta en los que habían reinado las historietas de terror. Durante el último mes del annus horribilis que hemos tenido que vivir, hemos perdido a esta enorme figura del noveno arte que ha realizado obras que van desde la espada y brujería hasta el terror más clásico. ECC nos trae Mundo mutante, una extraña mezcla de ambos en la que este artista ilustra una historia posapocalíptica tejida por uno de sus colaboradores más ilustres, el guionista Jan Strnad. Adentrémonos en este paraje inhóspito para celebrar la memoria de este gigantesco dibujante.

Después del final

Un narrador omnisciente nos sitúa en el desolador escenario: nadie sabe lo que ha sucedido, ningún nativo del nuevo mundo recuerda el cataclismo… pero lo que sí sabemos es que, en el lugar donde sucede la acción, la radiación ha convertido a gran parte de los habitantes en mutantes, y los monstruos campan por doquier. El cómic transcurre en un mundo cruel donde el único código de conducta es la búsqueda de la supervivencia, y en el que nada es lo que parece.

Excepto, claro, por nuestro protagonista Dimento. Este pobre mutante es exactamente lo que parece: un ser bonachón y fuerte, pero de pocas luces. Su objetivo en este relato no es encontrar un tesoro ni liberar a una ciudad de un tirano, sino hallar una fuente de alimento con la que satisfacer los rugidos de su estómago. Su aventura comienza cuando se encuentra con una bella joven cuya montura intentará devorar. Esta le promete que le llevará a un lugar donde hay mucha más comida si la deja marchar, y nuestro atípico héroe accede. Poco se imagina que este será solo el primero de una serie de engaños que le pondrá en más de un aprieto… y, en este mundo, un aprieto puede suponer la muerte.

Los lápices del maestro

Esta novela gráfica nos recuerda a Den, un tebeo de fantasía en el que otro protagonista calvo, fuerte y algo tontorrón debía enfrentarse a los peligros que escondía un mundo extraño. En este caso, sin embargo, nos encontramos con una obra que prescinde de la épica de la espada y brujería para abrazar un humor negro que resulta muy apropiado en una historia que bien podría haberse convertido en una amarga tragedia. Así, los numerosos embustes con los que se encontrará Dimento están narrados en un estilo socarrón que nos recuerda a nuestras novelas picarescas, contadas en esta ocasión desde el punto de vista del estafado y no del timador. Así, conforme avanzan las páginas, este pobre sujeto va perdiendo su inocencia y llega a producir lástima en un lector que sin duda quedará repugnado ante los hipócritas y siniestros individuos con los que se encontrará.

Pero Mundo mutante, a pesar de sus innegables virtudes, no es una historia perfecta. Por el contrario, gran parte de sus desarrollos parecen improvisados, y no hay una trama demasiado clara que vertebre la serie de episodios que nos presentan sus autores. Sin duda, no es la presentación perfecta para quien quiera introducirse en la obra de Corben, y algunos elementos muy importantes de su historia no aparecen hasta el último tercio de la misma. Nos alegramos de que la conclusión compense por estos problemas a través de un final agridulce con la mala leche que esperamos de un trabajo desenfadado como este.

Sobre el dibujante… ¿qué podemos decir? Se trata de Richard Corben, uno de los maestros de la textura y el color, capaz de presentar los mundos más irreales y darles una solidez inigualable. En este caso, aunque las ilustraciones no están a la altura de otros trabajos suyos, consiguen evocar a la perfección el mundo despiadado donde sucede la historia, con grandes paisajes cubiertos de desechos y edificios ruinosos desde los que es fácil caer. Las criaturas a las que debe enfrentarse Dimento son tan amenazantes como la historia exige, y las expresiones faciales de este desdichado personaje despiertan tanta hilaridad como compasión. En ese sentido, no nos hemos llevado ninguna sorpresa.

Conclusión

Richard Corben era un genio, y Jan Strnad sabe sacar lo mejor de él a través de un guión sólido pero que a veces flaquea. Quizás Mundo mutante se le atragante a aquellos que solo conozcan el lado más convencional del cómic, por lo que no podemos recomendárselo a todo el mundo. Sin embargo, para los admiradores de este magistral artista, se trata de un producto más que satisfactorio con el que pasar un divertido y terrorífico rato.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad