En clave de western: Reseña de Gunfighter vol.1, el inicio de disputas entre ganaderos

0

¡Saludos y sed bienvenid@s a una nueva entrega de nuestra sección dedicada al western! Hoy voy a hablaros del volumen 1 de “Gunfighter”, cómic publicado en España por Yermo Ediciones, y que nos va a contar una historia sobre disputas entre ganaderos. Ensillad bien vuestros caballos, montad con cuidado, y preparaos para comenzar a trotar por las praderas del salvaje oeste.

Hay que comenzar diciendo que “Gunfighter” es una publicación de Ediciones Glénat, y que hasta la fecha no hay más volúmenes publicados que este primero que nos ha hecho llegar Yermo a tierras españolas. Los creadores de “Gunfighter” son Christophe Bec a los guiones, y Michel Rouge a los lápices. La historia que se nos propone tiene en sus inicios ciertas semejanzas con otra obra de Yermo que ya os reseñé hace tiempo, “Hasta el último“, pues en aquella ocasión, al igual que en ésta, nos encontramos con un grupo de personajes que se encargan de llevar ganado de un lado a otro.

Ahora bien, en la anterior obra la trama orbitaba alrededor de la cada vez menos necesaria figura de los vaqueros que conducían ganado con la llegada de los ferrocarriles a todas partes, mientras que en “Gunfighter” los derroteros van por otra parte, al presentarnos una disputa entre diferentes ganaderos de una región. En ambas obras me viene a la cabeza el espíritu de la película “Open range” de Kevin Costner, pero es en “Gunfighter” donde hay más elementos presentes del largometraje, donde a su manera también hay vínculo con la obra “Arma joven” respecto al enfrentamiento de ganaderos.

¿Qué trama presenta “Gunfighter” en su primer volumen? La sinopsis oficial es la siguiente:

Un rancho al borde de la ruina, un rey del ganado dispuesto a todo para enriquecerse y un pistolero llegado de muy lejos perseguido por agentes federales… ¡Los ingredientes necesarios para un western moderno con todo el sabor de los clásicos!

Esta obra se adentra en el mundo del Salvaje Oeste con una historia que narra los últimos días de los ranchos abiertos, y los problemas que supuso la instalación de alambre de espino para separar las grandes praderas.

Ya desde las primeras páginas, se nos presenta a una de las familias de ganaderos, cuya situación económica es bastante precaria, y que además está sufriendo una mala racha con su ganado a consecuencia de unas fuertes lluvias. El grupo de villanos está formado por otra familia de ganaderos, estando al frente de la misma un anciano inválido pero muy déspota y cruel, cuyos hijos hacen todo lo que ordena.

Es esta segunda familia la que posee muchas tierras, y que ha ido “echando” a más ganaderos de la zona, siendo una de las principales causas las delimitaciones de tierras con alambre de espino, que tanto mal causa a los animales de otra gente. Y además de lo anterior, tenemos la presencia de un pistolero que inicialmente es perseguido por agentes federales, y que terminará ocultándose en el rancho de la familia pobre. Todo confluirá en un recrudecimiento de las disputas que las familias ya tenían de tiempo atrás, pero que iremos viendo intensificarse.

A grandes rasgos, es lo que os encontraréis en “Gunfighter”. Al margen de los acontecimientos presentes, iremos viendo distintos flashbacks en los que se nos contarán detalles de algunos personajes de la historia. Claro que, al tratarse de un primer volumen de una obra que no acabará aquí, se nos cuenta lo justo para despertar nuestra curiosidad. Al margen de eso, y aunque en pequeñas dosis, tendremos algunas escenas de acción, tan disfrutables siempre en este género.

La labor de Bec a los guiones no es mala. Es cierto que no nos cuenta nada que no se haya visto ya, en especial en este género, pero hace un trabajo correcto aunque no haya momentos de brillantez narrativa. No sé si la historia en sí da para muchos más volúmenes, pero sí que Bec nos prepara el terreno para un segundo volumen que merece la pena seguir para ver cómo se continúa la historia. Más allá de eso, prefiero no elucubrar sobre cuántos tomos tendrá “Gunfighter”, y sobre la posible calidad de los mismos.

En cuanto al apartado gráfico, Rouge hace una notable labor con el dibujo. Su estilo oscila entre el western más clásico, pero con elementos de los cómics más recientes del género que se han publicado en los últimos años,  donde se ha ido modernizando la narración a nivel de composición de página y estilo. Quizás le falta a Rouge más claridad en las escenas de acción, porque a veces da la sensación de que lo que se muestra no es lo que se cuenta luego (como por ejemplo que a un personaje le disparen en el torso, y luego resulte que también recibió un balazo en la cabeza que no se muestra).

Respecto al color, tenemos otra buena labor con las tonalidades y la paleta elegida, a cargo de Corentin Rouge. Por lo tanto, y valorándolo de forma global, el equipo creativo realiza una buena labor, correcta y sin ser sobresaliente, pero que está por encima de la media. Aunque este primer volumen sea de apertura de la historia, pasan las suficientes cosas como para despertar nuestro interés por seguir el siguiente capítulo, y eso es algo que se agradece. Sí, se cuece un tanto a fuego lento la parte más violenta de la misma, pero tenemos una buena evolución de personajes y sucesos que confluirán en clímax final.

¿Merece la pena “Gunfighter”? Desde mi punto de vista SÍ. Queda por ver cuántos tomos tendrá y la calidad de los posteriores, pero este inicio merece la pena para darle una oportunidad, y deja con ganas de ver cómo sigue la historia tras el clímax final y las consecuencias que tendrá. Que sea un primer acto no implica que carezca de enfrentamientos donde hablen más los revólveres que las personas, así que tiene sus dosis de acción y mala leche.

Por último, y sobre la edición, Yermo Ediciones lo ha publicado en tapa dura. El tomo no trae ningún tipo de extra, pero es un buen formato para coleccionarlo. Si queréis leer algunas otras reseñas recientes sobre más títulos del oeste, de Yermo reseñé la citada “Hasta el último“, y también el primer volumen de “West Legends” dedicado al gran Wyatt Earp. Esto es todo por mi parte, tened cuidado por las tierras donde cabalgáis y portaos bien. ¡Larga vida al salvaje oeste!

el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad