Reseña de Warlock y la Guardia del Infinito (Colección Jim Starlin 8). Los personajes de Starlin desde una óptica más personal

0

Introducción

En agosto de 2018 Panini Cómics publica el octavo tomo de la Colección Jim Starlin titulado Warlock y la Guardia del Infinito. Dicho tomo contiene los diez primeros números de la colección del mismo nombre, Warlock and the Infinity Watch. Cabecera surgida en 1992, a raíz de los acontecimientos de la saga El Guantelete del Infinito. Evento al que dediqué el post El cómic de la semana: El Guantelete del Infinito (Colección Jim Starlin 3). Además en este blog se ha hablado de los dos primeros tomos de esta Colección Jim Starlin, escritos por mi compañero Mario y yo, que sirven de preludio a la aventura del Guantelete: Reseña de Colección Jim Starlin 1. El renacimiento de Thanos y Reseña de Colección Jim Starlin 2. El Guantelete del Infinito: Prólogo. El tomo Warlock y la Guardia del Infinito se puede dividir en dos partes. En la primera, Warlock and the Infinity Watch #1-#7 (92), tendría lugar la formación de la Guardia del Infinito, mientras que los tres números restantes, Warlock and the Infinity Watch #8-#10 (92), son extras o complementos de La Guerra del Infinito, la segunda parte de la llamada Trilogía del Infinito de Starlin, recopilada en el tomo 7 de la Colección Jim Starlin.

La formación de la Guardia del Infinito

Tras lo acontecido en El Guantelete del Infinito, Warlock es ahora el poseedor de las Gemas del Infinito, aspirando así a ocupar el puesto de divinidad que había llegado a alcanzar Thanos en dicha saga. Pero Eternidad, la personificación del Universo Marvel, no considera a Warlock apto para ostentar tal cargo y presenta su queja al Tribunal Viviente, la entidad encargada de velar por el equilibrio del Multiverso Marvel. Los argumentos de Eternidad a este respecto son la excusa de Starlin para volvernos a contar el origen de Warlock, ideal para quien se enganche a este nuevo título. Si bien el majestuoso, a la par que espectacular, dibujo de Angel Medina constituye un buen punto de partida para esta colección, todo el drama y la tensión de este primer número se estropea cuando Warlock admite que, al ser poseedor de la Gema del Tiempo, ya sabía lo que iba a ocurrir. A saber, que se le iba a obligar a renunciar al Guantelete del Infinito, repartiendo las Gemas del mismo con otras personas, evitando así que alguien las volviera a reunir. Entonces ¿para que tanto drama? ¿Por qué no empezar formando a la Guardia del Infinito y explicar el veredicto de Eternidad en retrocontinuidad? Da la impresión de que Starlin va en plan a ver que sale. Seguimos disfrutando de Medina en el segundo número, donde Warlock escoge a su Guardia del Infinito. Como era previsible, la mayor parte son sus personajes fetiche. Warlock se queda con la Gema Alma, algo obvio dado que fue durante mucho tiempo su portador. También tiene sentido que le dé a Dragón Lunar la Gema de la Mente dada su condición de telépata. Aparte de ser uno de los personajes cósmicos predilectos de Starlin en sus sagas cósmicas de los setenta. Si bien su carácter egocéntrico y ambicioso hará que Warlock limite sus poderes. Luego le da las Gemas del Espacio y del Poder a Pip el Troll y a Drax el Destructor respectivamente. El no ser seres excesivamente inteligentes pero si suficientemente habilidosos y poderosos para conservarlas parece convertirlos en los candidatos ideales. La identidad del poseedor de la Gema de la Realidad permanece en secreto. Pero por los diálogos de Starlin y sabiendo quien es su personaje predilecto, blanco y en botella. En este caso, morado. Por último la Gema del Tiempo se la da a Gamora porque … ¡porque era el único personaje de Starlin al que faltaba darle una gema, vamos! Pese a que intenta justificar la elección de los componentes de la Guardia del Infinito uno no puede quitarse la sensación que el guionista no se esfuerza demasiado al respecto y da prioridad a los personajes cósmicos que le gustan, dejando de lado a otros, como Quasar o Nova, que también podían haber encajado en el perfil. Formada la Guardia, Warlock decide marcharse a meditar su nueva humanidad, dejando al lector y a la Guardia algo descolocados. ¿Qué hay ya que meditar? Los números 3 al 6 de Warlock and the Infinity Watch forman una saga en la que Warlock toma conciencia de su papel como líder de la Guardia del Infinito, siendo su responsabilidad el asegurarse de que permanece unida. Pero ¿no era ya consciente de eso cuando tenía el Guantelete y decidió formar la Guardia? Starlin da a entender que sí. Pero entonces, ¿para qué esta historia? El volver a encontrarse con su antiguo mentor, un enloquecido Alto Evolucionador, y con un viejo contrincante, el Hombre Bestia, no hace más que hacerle llegar a la misma conclusión. Starlin parece no hacer más que marear la perdiz en estos números. Unos números en los que Medina alterna dibujo con un aceptable Rick Leonardi, un Leonardi algo alejado del nivel que solía tener en los ochenta.

En Warlock and the Infinity Watch # 3 (92) quiero destacar una divertida crítica indirecta de Starlin a la obsolescencia programada, a través de los experimentos del Alto Evolucionador. También comentar una sucesión de viñetas de Leonardi en las que Warlock desciende por una caverna para reunirse con el Alto Evolucionador. Me han recordado a uno de los pasos que ha de dar el filósofo en el Mito de la Caverna de Platón. Una vez ha contemplado la auténtica realidad fuera de la caverna, el filósofo ha de volver a la misma para formar al resto de los seres humanos. Aquí tenemos a un Warlock, que antes fue supremo, lo que incluía la omnisciencia, que no baja para proporcionar enseñanzas sino buscando consejo. Pero acabará ayudando al Alto Evolucionador y encontrando un nuevo sentido a su vida por sí mismo. No por nada es el filósofo autodidacta del Universo Marvel. Warlock and the Infinity Watch # 7 (92) es un número bisagra con dibujo de Tom Raney. Es un número bisagra o de transición entre la consolidación de la Guardia del Infinito y los números que sirven de complemento a La Guerra del Infinito. A la vez que se establece la base de operaciones de este disfuncional equipo, la Isla de los Monstruos del Hombre Topo, aparece Thanos pidiéndoles ayuda para afrontar la mencionada Guerra del Infinito.

Los complementos de la Guerra del Infinito

Raney también dibuja el octavo número, de forma bastante correcta para lo que uno está acostumbrado a ver de este dibujante noventero. Este, junto a Warlock and the Infinity Watch #9 y #10, han sido los números que más me han gustado del tomo Warlock y la Guardia del Infinito. A pesar de estar estrechamente vinculados a La Guerra del Infinito, o precisamente por eso, Starlin aprovecha para profundizar en la forma de ser de cada uno de los integrantes de la Guardia. Así, en el mencionado número  ocho Thanos Warlock conversan acerca de la experiencia de la divinidad. Además hay un espectacular enfrentamiento de Gamora con Thanos, con alguna que otra escena que parecen haber sido llevada a la película Avengers: Infinity War (2018). Y ya que estamos con  Gamora destacar como Starlin se sirve de su evento para contarnos los orígenes de esta antigua asesina, a la par que llama la atención sobre el maltrato a la infancia. Las viñetas a este respecto de Medina, en Warlock and the Infinity Watch #9, son sobrecogedoras.

Siendo Starlin no podía faltar un número centrado en Thanos, su personaje predilecto. Ese número es Warlock and the Infinity Watch #10. Último número de este tomo, donde Thanos se enfrenta a su doble de La Guerra del Infinito. De nuevo Medina se sale, mostrando en todo su esplendor esta lucha de titanes, en la que Thanos, al derrotar a su doble, recupera una faceta de sí mismo pérdida tras el abandono de su divinidad. Adquiriendo, además, conocimientos claves para ayudar a derrotar al Magus, el villano de La Guerra del Infinito.

Conclusión: Valoración final

Aunque el tiempo pasa por este material y tiene los defectos antes señalados, sigue siendo una lectura aceptable, en la que Starlin sigue añadiendo matices a algunos de los personajes cósmicos más importantes del Universo Marvel. Al ser una colección paralela a su Trilogía del Infinito, puede abordar a cada uno de ellos desde una óptica más personal, que complementa a las grandes batallas de la Guerra y la Cruzada del Infinito. El poder leer este material de forma independiente es todo un alivio para los que prefieran este tipo de historias a las de las grandes sagas.

Si te ha gustado este post ya sabes, ¡comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Administrador y Bloguero de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Siguiendo con el repaso de los próximos estrenos para este septiembre, como ya lo hicimos con Netflix, ahora llega el turno de HBO que siembre…