Análisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 4

4

The Mandalorian vuelve y, en esta ocasión, la continuidad de la serie se vuelve fundamental para comprender la nueva entrega, con guiños y cameos que nos retrotraen a los capítulos de la temporada anterior y que preparan los motores para una segunda mitad que promete emociones fuertes y problemas de difícil solución para nuestros protagonistas. Sin más dilación, llevemos a cabo el análisis de El asedio, avisando de que los spoilers viajan con nosotros allá a donde vamos.

The Mandalorian: Año Dos

Debido a unas reparaciones que Mando debe llevar a cabo en su nave (y para las que nuestro pequeñín favorito no parece ser de gran ayuda), el cazarrecompensas se detiene en Nevarro, el planeta donde esta epopeya comenzó. Allí se reencontrará con dos de sus aliados más importantes en la temporada anterior: Cara Dean y Greef Karga, cuyo intérprete Carl Weathers también se encuentra detrás de las cámaras en este episodio. Mientras los técnicos llevan a cabo su trabajo, este equipo de justicieros tendrá que llevar a cabo una misión para la cual necesitan a los mejores hombres posibles.

Tras encontrarse con el primer forajido al que le vimos detener en la serie, que les será de ayuda en su cometido, deberá infiltrarse en una peligrosa fortaleza que supone el último bastión del Imperio en este mundo. Una vez consigan acabar con los soldados imperiales y destruir sus armas, Nevarro conseguirá librarse de su yugo. Sin embargo, puede que los asaltantes se encuentren con más de una sorpresa durante el ataque…

Caras conocidas y teorías confirmadas

A pesar de que el mandaloriano ha conocido en esta temporada a nuevos y valiosos aliados con los que seguramente nos encontremos en un futuro cercano, resulta agradable recordar dónde empezó todo. Desgraciadamente, Djin Djarin no podrá volver a hablar con los difuntos Kuiil e IG-11, pero sus otros dos grandes compañeros vuelven a aparecer para confirmarnos que la esperanza se abre paso en su planeta: la violencia no campa a sus anchas en las calles y hay hasta escuelas infantiles. El paréntesis donde el adorable infante verdoso interactúa con otros niños resulta muy útil para recalcar que la victoria de Luke y compañía tuvo algún efecto positivo, a pesar de la llegada posterior de la Primera Orden.

La trama central de este episodio, el asalto a la base imperial, es una versión pulida y perfeccionada del conflicto del que nos quejamos en la reseña anterior: en esta ocasión, sí podemos ver cómo los personajes principales se enfrentan a un Imperio ya en decadencia pero que conserva parte de su gloria y que usará toda su artillería para defenderse de una ofensiva que termina en una espectacular oleada de lava. Quizás el personaje de Mythrol (una especie de reticente Eli Wallach para nuestros aguerridos cowboys) podría haberse aprovechado mejor como alivio cómico, pero se trata de una secuencia de acción impresionante para un producto televisivo.

The Mandalorian

También hay que añadir a los defectos del capítulo el hecho de que sigue una estructura calcada al milímetro del episodio anterior: Mando deja al chico con unos extraños, cumple una misión y lo recupera para volver a su viaje. A pesar de la comprensible dificultad que supone para un equipo de guionistas encontrar obstáculos para un protagonista como este, una serie formulaica solo funciona si la repetición de la fórmula no es demasiado evidente. Enfrentarse a los mismos enemigos siguiendo el mismo esquema sin variaciones interesantes como el naufragio del segundo episodio no es de recibo para una serie con un presupuesto lo suficientemente holgado para poder ofrecer algo nuevo.

Sin embargo, este episodio resulta satisfactorio por las revelaciones que se van abriendo paso: el holograma en el que se mencionan las muestras de sangre que los soldados extrajeron del bebé Yoda parece confirmar una popular teoría por la que el Imperio estaría usando a este espécimen para experimentar con la Fuerza y extraer midiclorianos. El cadáver deforme que contemplamos (hubiera sido entretenido, quizás, ver a este engendro con vida) constata que el secreto que se esconde en el adorable bebé es extremadamente peligroso. Parece ser que el Imperio no lo quiere únicamente para subir hologramas de sus monerías a su equivalente de Facebook.

Conclusión

El asedio es un episodio entretenido que nos muestra cómo un imperio maligno no puede ser derrotado de un día para otro. La mención de una “nueva era” por parte de los oficiales imperiales, además de la aparición final de Giancarlo Esposito como Moff Gideon, nos confirman que esta facción de fanáticos todavía se mantiene fuerte. Parece que en The Mandalorian comienza a gestarse la Primera Orden

el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

4 comentarios

  1. Buenas, si, es obvio que tiene similitudes con el episodio anterior, de hecho ya desde la anterior temporada la mayoría de los episodios era de que el mandaloriano tenía una misión que cumplir, la cumple y termina el episodio, y unas más disfrutables que otras. Sin embargo, no sólo en este episodio tenemos una misión muy disfrutable, escenas como la de la persecución están al nivel de las grandes superproducciones cinematográficas, sino que también suceden hechos relevantes para el desarrollo de la trama como el plan de Gideon o el localizado que le han colocado en la nave, de momento va muy bien la temporada, esperemos que en los cuatro restantes mantengan el nivel, de ser así podría incluso superar a su predecesora y eso ya es decir mucho, saludos.

    • A mí, de momento, la temporada anterior me convenció más: los tres primeros episodios de esta contaban una misma historia, por lo que los acontecimientos seguían una progresión más orgánica en vez de una estructura tan “televisiva” como esta. Los capítulos en los que se desviaba de la trama (algunos mejores, otros peores) eran muy diferentes los unos de los otros.
      En cualquier caso, “The Mandalorian” me sigue pareciendo recomendable, y confío en que mejore una vez haya puesto las cartas sobre la mesa.

      • Eso no sería del todo exacto, porque el primero y el tercero si que están relacionados pero el segundo es más bien de transición como el segundo de esta temporada. Porque en el segundo tenía que hacer un trabajo para recuperar las piezas de su nave y poder entregar al niño, como en esta temporada tuvo que llevar a esa pasajera para continuar con su búsqueda.

        • Sí, pero en ese momento era necesario un respiro para poder familiarizarse con el niño y, además, la estructura no era tan calcada como en el tercer y cuarto capítulo de esta temporada.
          En cualquier caso, sigo disfrutando de la serie. Un saludo.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad