InicioseriesAnálisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 6

Análisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 6

La semana anterior, dijimos que el capítulo de The Mandalorian que acabábamos de ver era el mejor de la temporada. Nos alegramos de tener que retractarnos y proclamar que esta nueva entrega supera a la anterior, con el retorno de un personaje al que llevábamos esperando desde que se anunció la serie y con una evolución muy interesante en lo concerniente a nuestro querido bebé Yoda. Absténgase aquellos que se preocupen de los spoilers, porque esta segunda mitad de la temporada trae muchísimas sorpresas.

Uno con la Fuerza

El episodio comienza con la llegada de Mando al viejo templo que Ahsoka mencionó en La jedi, por suerte, sin tener que reparar antes una bujía rota o cumplir un encargo para un aldeano cuya tienda vaya a cerrar por falta de suministros. No: esta vez, nuestro mandaloriano favorito y su bebé llegan sin problemas a una construcción pétrea que remite a estructuras paganas como Stonehenge y dentro de la que Grogu entra en un trance. Mientras tanto, Din Djarin deberá defenderlo de la llegada de un piloto que le persigue.

Boba Fett ha vuelto, y viene de la mano de una vieja conocida de Mando a la que vimos sufrir un destino incierto en la anterior tanda de capítulos. Su objetivo es simple: recuperar la armadura de su padre. Mientras se lleva a cabo una tensa negociación a punta de pistola, sin embargo, una tercera fuerza entra en juego. El Imperio ataca, de nuevo, con toda su fuerza, y esto obligará a los dos cazarrecompensas a tomar una decisión difícil.

El mandaloriano, el mercenario y el Moff

Si en el anterior capítulo hablábamos de obvias influencias de Yojimbo, ahora tenemos que mencionar al brillante Sergio Leone. Como en una de sus obras maestras cuyo título no hará falta mencionar, vemos cómo un bueno y un malo deben unirse contra alguien más malo todavía, en un intercambio de disparos láser donde nos encontramos con constantes cambios de bando y alianzas desesperadas. Las escenas de combate son tan espectaculares como las que hemos visto antes en esta serie, y cabe destacar que por fin vemos stormtroopers de distintos colores y funciones como los clones de las precuelas, otorgándole una mayor cohesión a la saga.

The Mandalorian

Y, hablando de cohesión, no podemos dejar de mencionar a Boba Fett, cuya presencia era muy reducida en la trilogía original pero que ha ido adquiriendo una mayor relevancia con los años: aunque soy de la opinión de que contar su origen en las precuelas fue un error, The Mandalorian es valiente y utiliza también los elementos más divisivos del episodio II, sin recurrir al recurso fácil del reboot y resistiendo la tentación de ignorar selectivamente elementos de la continuidad. Temuera Morrison lleva a cabo su mejor interpretación en la saga, encarnando a un mercenario capaz de matar a un bebé pero con un rígido código de honor, tan temible sin armadura como con ella. Las escenas de acción que protagoniza destacan incluso en este magistral capítulo.

La calma antes de la tempestad

A pesar del frenetismo de esta entrega, también hay tiempo para la intimidad. Antes de aterrizar, Mando le dedica unas sinceras palabras a Grogu, al borde de las lágrimas, felicitándolo por sus logros con la Fuerza. Gracias a la sobria interpretación de Pedro Pascal, capaz de conmover incluso con el casco puesto, nos hacemos una idea de lo que significa este infante para él y de cuánto ha cambiado gracias a su acompañante. Esto acentúa más todavía la desesperación del mandaloriano cuando los soldados imperiales le arrebatan a su bebé.

También vemos más del villano principal de la serie, Moff Gideon, que consigue tranquilizar al bebé Yoda a pesar de sus recién aumentados poderes y que muestra aquí un lado más dulce en sintonía con el personaje de Gustavo Fring que acabó encasillando a su intérprete Giancarlo Esposito. Pero, como sucedía con aquel, sus sonrisas son solo una fachada que se desvanece cuando deja de serle útil. Esperemos que, cuando termine la temporada, podamos hablar de un antagonista memorable de esta franquicia, y que Grogu nos revele qué aprendió en este solitario planeta.

Conclusión

Este capítulo de The Mandalorian es intachable, todo un añadido de valor a la saga que no solo plantea interesantes desarrollos sino que redime algunas de las subtramas más superfluas de las precuelas de George Lucas. Después de una primera mitad de temporada más lenta, los episodios más recientes están demostrando un control ejemplar del ritmo narrativo, sin un momento aburrido o innecesario. Esperamos con impaciencia la entrega de la próxima semana.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

6 COMENTARIOS

  1. Esto ya es otra cosa. Una pena que solo queden 2 capítulos, pero 2 capítulos que prometen mucho.
    Por ponerle un pero a éste, se me han hecho algo largas algunas escenas del tiroteo.
    Un saludo.

      • Un saludo. Efectivamente, parece que nos encontramos ante una recta final llena de acción. Esperemos que no nos dejen con la miel en los labios y, además de los láseres y las explosiones, nos den algunas respuestas sobre los enigmas de la serie.

        • Buenas, a mi me ha gustado toda la temporada, incluso el episodio 2 que es el más flojo, pero obviamente los dos últimos han sido buenísimos. De nuevo tenemos homenaje a western, género que se le da bien a Robert Rodríguez, no sólo a El bueno, el feo y el malo, sino también a los 7 magníficos de los 60. Genial los regresos de Temuera Morrison y Ming Na Wen. A Giancarlo esposito se le Dan bien estos papeles como en The Boys y Pedro Pascal demuestra en cada episodio porque es el perfecto para ser el protagonista. Esperemos que el final de temporada no defrauda, saludos.

          • Un saludo, esperemos que el final esté a la altura de estos últimos episodios.
            Sobre Giancarlo Esposito, tengo que decir que lo he visto mejor en The Boys, Okja o Breaking Bad. No espero que supere su papel en esta última, pero confío en que sepa ofrecernos algo ligeramente distinto.
            En cuanto a Pascal, efectivamente, es el protagonista perfecto para un western: sabe mantener un tono cínico cuando es necesario pero también emocionar en momentos de intimidad como los que hemos visto en este episodio.

    • Buenas, a mi me ha gustado toda la temporada, incluso el episodio 2 que es el más flojo, pero obviamente los dos últimos han sido buenísimos. De nuevo tenemos homenaje a western, género que se le da bien a Robert Rodríguez, no sólo a El bueno, el feo y el malo, sino también a los 7 magníficos de los 60. Genial los regresos de Temuera Morrison y Ming Na Wen. A Giancarlo esposito se le Dan bien estos papeles como en The Boys y Pedro Pascal demuestra en cada episodio porque es el perfecto para ser el protagonista. Esperemos que el final de temporada no defrauda, saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS