InicioSeriesAnálisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 13

Análisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 13

Bienvenidos al análisis de “Caudillos”, decimotercer capítulo de la temporada once de The Walking Dead, donde vamos a conocer a un nuevo personaje muy interesante a la vez que asistimos al regreso de un viejo conocido.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores de The Walking dead

La acción empieza con Lydia marchándose de Hilltop ya que, aunque pueda tener mucho aprecio a Maggie, quiere vivir una vida más tranquila en la Mancomunidad. Elijah está colado por ella y se ofrece a acompañarla hasta el puesto de avanzada más próximo, pero justo cuando van a partir aparece un jinete ensangrentado que acaba muriendo en las puertas de la cuidad. Antes de fallecer pide ayuda para un asentamiento que está siendo atacado y entregan un mapa con su localización.

the walking dead
Maggie no duda en ir con Lydia y Elijah

Lydia se empeña en ir a ayudarles, aunque Maggie, en su papel de líder conservadora se niega, pero al final acaba dando su brazo a torcer y accede en ir a investigar con la propia Lydia y Elijah. Cuando van de camino se encuentran de repente a Aaron que corre hacia ellos pidiendo ayuda.

Entonces vemos un flashback de una semana antes en el que Aaron visita a Gabriel. El sacerdote está dando un sermón en una iglesia de la Mancomunidad. Aaron ahora trabaja para la Mancomunidad sirviendo de enlace para encontrar nuevos colonos. Pide a Gabriel que le acompañe en una nueva misión con su jefe Carlson, un tipo bastante peculiar y Jesse, un joven al que están entrenando. Van a explorar un edificio en el que hay unas cuarenta personas que se supone tienen unas fuertes creencias religiosas.

Gabriel, Jesse, Carlson y Aaron llamando a la puerta de una nueva comunidad

Una vez allí Aaron no cree que ese grupo sea particularmente amistoso, aunque acaba llamando a su puerta acompañado de Carlson, Jesse y un Gabriel que prefiere quitarse el alzacuellos. Cuando entran en el edificio son llevados ante Ian, el jefe del asentamiento, al que Aaron dice que les gustaría que se unieran a la Mancomunidad, un lugar en el que poco a poco todo vuelve a ser como antes. Ian está como una cabra y desconfía de este nuevo mundo en el que seguro que hay drogas y prostitución y vicio. Como muestra de confianza les pide que le digan donde esta la Mancuminidad y cuando Carlson se niega se descubre como el verdadero jefe del grupo. Entonces Ian le apunta con un arma. Pero Carlson se la arrebata y se carga a todos los demás que había en la habitación dejando a Ian herido.

Y pasamos a un nuevo flashback, esta vez a una semana y hora antes de ese momento. Lance Hornsby recibe a Carlson y le habla de un caudillo que ha estado saqueando los suministros que recibe la Mancomunidad del exterior (entre ellos los opioides que ya vimos como conseguía Lance en episodios anteriores). Y quedándose con las armas de los soldados que escoltan los convoyes que asalta. Nos enteramos de que Carlson pertenecía a la CIA y aunque ha dejado esa vida atrás, Lance le dice que puede arrebatarle todo lo que tiene ahora si no le ayuda y vuelve a ser un asesino para él. La idea es reclutar a Aaron y Gabriel para que todo parezca un contacto amistoso y que luego Carlson acabe con todos los habitantes del complejo.

Lance cada vez da más miedo

De vuelta en el edificio, Carlson interroga a Ian y este niega que hayan asaltado nada. No tiene paciencia y se lo carga ante el horror de un Gabriel que acaba atado por protestar. Jesse pierde los nervios y escapa a caballo, aunque un soldado le pega un tiro en la espalda. Ya sabemos quién era el jinete que llegó a Hilltop al principio del episodio. Después Carlson intenta matar a Aaron, pero se queda sin balas y este huye, llegando al momento donde se encuentra con el grupo de Maggie.

Solo queda saber de donde salió el mapa que llevaba Jesse y para eso vamos a ver otro flashback en el que el joven se encuentra en su huida nada más y nada menos que con Negan acompañado de una mujer. Cuando Jesse cuenta que Aaron y Gabriel están en peligro, Negan parte a ayudarles y le da al joven un mapa poniéndole en el camino hacia Hilltop.

Gabriel demuestra que es bueno no fiarse de tipos como Carlson

La mujer que acompaña a Negan acaba con el soldado que tiene prisionero a Gabriel mientras Carlson se enfunda en su armadura y se lleva a varios prisioneros a la azotea. Allí informa a la comunidad con un megáfono que su caudillo ha muerto y que quiere recuperar sus armas y que hará lo que sea necesario. Para demostrarlo empieza a tirar a sus rehenes desde la azotea. Dentro, Negan y su compañera tratan de ayudar y dar ánimos a los supervivientes. Ella les dice que los soldados no conocen el edificio como ellos y que tienen que resistir sin su líder. Maggie, Elijah y Gabriel acuden para respaldarlos y todo queda pendiente de lo que ocurra en el próximo capítulo.

Valoración del episodio

Gran capítulo el que hemos disfrutado esta semana. La estructura de un flashback tras otro para recomponer las piezas del puzle de la historia la final me ha gustado mucho. Es original y sirve para mantener el misterio y la tensión y está muy bien resulto por parte de los guionistas y realizadores. Se demuestra que The Walking Dead puede dar alguna sorpresa incluso en su aspecto formal en esta recta final de la serie.

Ian, el caudillo de la nueva comunidad, no dura mucho con vida…

La verdad es que todo funciona porque está muy pensando. Desde el papel de Aaron como mediador, como persona que sabe hablar con los demás (una virtud de la que adolece un Carlson que es una máquina de matar) hasta la aparición final de Negan. Sobre nuestro nuevo amigo Carlson, decir que su presencia es una muestra más de que no todo es azúcar y buenas intenciones en la Mancomunidad. Es un personaje claramente desequilibrado que en cuanto que le dan un poco de cuerda acaba sacando al animal que lleva dentro desde sus tiempos como espía. Sin duda es una gran incorporación a la serie.

También sorprende la nueva vida de Gabriel. El sacerdote le cuenta a Aaron que se siente muy feliz cuidando de un rebaño de fieles, que incluso ha vuelto a oír la voz de Dios, algo que contrasta muchísimo con sus ultimas actuaciones, sobre todo cuando se enfrento a los Segadores y habló con su párroco. Habrá que ver como sigue evolucionando un personaje que, de todas maneras, sigue teniendo las cosas muy claras. No hay más que ver como no se fía de Carlson desde el principio.

Lo que no sorprende para nada es el papel de Lance. Cada capítulo que pasa se muestra más y más retorcido. Eso de que le hayan robado el cargamento de drogas le lleva los demonios, sobre todo por que además ha perdido las armas de los soldados que custodiaban el cargamento. Por eso no duda en mandar a un asesino contra los que considera responsables, aunque está por ver si los habitantes del edificio son realmente los que robaron los cargamentos. Cada capítulo queda más claro que la Mancomunidad esta podrida por dentro. Las luchas por el poder, sobre todo de Lance, amenazan con llevarse todo lo bueno que tiene por delante. Esto puede traer consecuencias sobre Gabriel y Aaron, dos personajes que parecían haber encontrado su lugar en la Mancomunidad pero que visto lo visto, van a empezar a tener serias dudas.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS