Análisis de Manhunt: Deadly Games. A la caza y captura del Olympic Park Bomber

0

Bienvenidos al análisis de la segunda temporada de Manhunt. Hace dos años nos llegó su muy buena primera temporada y mi compañero Fernando hizo un análisis muy certero de la misma que podéis leer aquí. La verdad es que hasta hace poco menos de un mes que no me había enterado de la existencia de una segunda temporada. Manhunt, al igual que otras series como Fargo o The Terror, recurre a lo que conocemos como series antológicas, abordando cada temporada un caso distinto. En esta ocasión dejamos a Unabomber para centrarnos en el Olympic Park Bomber.

Aquí quiero hacer un inciso y es que recientemente nos ha llegado a la pantalla grande la película Richard Jewell, dirigida por Clint Eastwood, cuya crítica podéis leer aquí y es que resulta que tanto la serie como la película retratan el mismo caso. No es la primera vez que ocurre esto. Hace dos años coincidieron en poco tiempo también la película de Ridley Scott Todo el dinero del mundo y la serie de Danny Boyle, Trust. Ambas trataban el secuestro de John Paul Getty III, nieto de archimillonario Jean Paul Getty. Muy recomendable tanto la serie como la película. Una vez vista la serie he de deciros que no se me ha hecho pesada para nada todo lo que tenía que ver con Richard Jewell.

Richard Jewell y Eric Rudolph, los dos pilares de la temporada.

Te recomiendo que para la lectura de este artículo hayas visto la serie si no conoces los entresijos de lo que se cuece en ella. Advertencia hecha, seguimos. El 27 de julio de 1996, en el Parque Olímpico del Centenario de Atlanta, ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos, hizo explosión una bomba causando la muerte de 2 personas y 111 heridos. Las investigaciones preliminares del FBI se enfocaron erróneamente en Jewell por su participación en el desmantelamiento del crimen. Inmediatamente los medios de comunicación divulgaron esta nota falsa y surgió mucha atención negativa en contra de Jewell. Sin embargo, en octubre de 1996, Jewell fue formalmente exonerado de los cargos. Luego de tres atentados más en 1997, el FBI identificó a Rudolph como el autor, quien permanecería prófugo de la ley hasta su captura en Carolina del Norte en 2003. Rudolph se declaró culpable y fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

La primera tanda de episodios de los diez de los que se compone se va a centrar en el infierno en el que se convierte la vida de Richard Jewell, de héroe a villano en un segundo. La portada del Atlanta Journal lo acusa de sospechoso número uno. Jewell es interpretado por Cameron Britton, conocido por su papel de Ed Kemper en la excelsa Mindhunter.Le da mucha presencia al personaje y la voz se parece a la del persoaje original. Más turbulento es el rol de Carla Gugino como la periodista del Atlanta Journal, Kathy Scruggs. La búsqueda de una exclusiva a nivel nacional la lleva a firmar una editorial sin contraste ninguno.

Quizás si habéis visto la película de Clint Eastwood esta trama se puede hacer más pesada por llevar obviamente el mismo camino. Pero es sumamente entretenida y poco a poco va apareciendo en escena el otro gran protagonista, Eric Rudolph, quien llevado por su oposición al aborto, la homosexualidad y el multiculturalismo y un sentimiento de rechazo a la autoridad le hace poner diversas bombas sembrando el pánico y el terror en la población estadounidense.

Aquí la serie gana más enjundia por eso de la acción, sobre todo con la irrupción de los Regulares de Carolina del Norte, una facción que se pondrá en jaque contra el FBI. Son una milicia antigubernamental de extrema-derecha con fuertes creencias religiosas. Es aquí donde para mí la serie gana muchos puntos. Los Regulares idolatran a Rudolph, ya que colocó bombas en clínicas abortistas y en un bar de homosexuales. Incluso le dedican una canción que podéis reproducir a continuación del párrafo. Espectacular cuando los Regulares se enteran que Rudolph se ha reído de ellos todo el tiempo. Esta trama es la que más me gustó de la temporada.

Me chirrían, eso si, las escenas en que Regulares y FBI van juntos a la caza del terrorista, este hecho que no he logrado contrastar si ocurrió en realidad me choca un poco la verdad.

Otro personaje que sale mal parado, al igual que ocurría en la película de Eastwood es la periodista del Atlanta Journal de la que hablaba más arriba, Kathy Scruggs, interpretada en esta ocasion por la grandísima Carla Gugino. Fue ella la que firmaba la portada que convertía en sospechoso número uno a Jewell; una noticia que lejos de ser contrastada suspuso para el hasta ahora héroe de Atlanta un juicio paralelo que le costaría la salud suya y la de su madre. Scruggs tiene una imagen muy negativa tanto en la película como en la serie (peor en la película, todo hay que decirlo) y la verdad es que da un poco de lástima por su familia y su recuerdo, no se hasta que punto se es justo con una persona que no puede defenderse y que queda retratada de forma tan ruín.

Cameron Britton y John Huston se llevan todos los aplausos.

Para los consumidores de series televisivas no se os habrá escapado quienes son los actores protagónicos. Britton nos impactó recientemente en Mindhunter y Huston lo hizo en la más lejana Boardwalk Empire dando vida a uno de los personajes más increíbles de la serie. Ambos actores hacen muy buenos papeles y elevan la serie aun más si cabe. Al igual que ocurre con Gugino. En este sentido podemos hablar de una serie que cuenta con un reparto muy solvente. Destacar también al agente del ATF Embry que investiga al terrorista y descubre un vínculo de crucial importancia con el atentado de las Olimpiadas, componiendo en una excelente inperpretación Arliss Howard un gran personaje, de lo mejor de la serie tras los dos grandes protagonistas.

Genial nexo de unión entre las dos temporadas.

Me ha encantado el pequeño nexo de unión que tienen ambas temporadas y es que en el epílogo de esta segunda temporada vemos como a Rudolph lo meten en la celda justo de enfrente de la de Unabomber. El terrorista del Olympic Park Bomber se entera que Unabomber ha elaborado en su estancia en la cárcel un manifiesto por lo que decide hacer lo mismo. Formidable el epílogo cuando dice que Unabomber no ha leído tal manifiesto a día de hoy, como queriendo decir que el terrorista de Atlanta es nimio para él. Genial.

Consideraciones finales.

Aunque prefiero la primera temporada, he de decir que estamos ante una gran miniserie cerrada de diez capítulos. Tiene un muy buen ritmo y es la típica serie que se deja maratonear. Tiene una gran factura técnica y una historia muy bien investigada aunque es cierto que se adulteran fechas en beneficio de la narrativa, en este punto nada reprochable. La serie encuentra su punto fuerte en los personajes, los actores y sus interpretaciones como ya ocurría en la primera temporada. En definitiva una serie adictiva y muy entretenida que ha superado con creces mis expectativas. La podéis ver en España en Starzplay.

Un saludo y sed felices.

 



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos a este final de temporada que nos ha sabido a poco debido a la pandemia que estamos viviendo en estos últimos meses. Un buen…