Análisis de Stranger Things. Parte 1 de 2. Hasta la nostalgia y más allá

3

Por fin llegó el 27 de octubre, fecha marcada a fuego en el calendario de todo quien se precie buen seriófilo y es que se estrenaba la esperada segunda temporada de Stranger Things.

Tras una incesante campaña de promoción en los últimos meses e intensificada en los días previos al estreno con tráilers promocionales en los que Netflix España nos traía a Leticia Sabater o Paco Lobatón en una original y genial campaña además del juego retro para móviles, ha llegado el momento de saborear la serie y traeros nuestros análisis. Antes os dejamos enlaces a los análisis de la primera temporada para recordar un poco como dejamos la serie.

Análisis de la primera temporada

Comenzamos con un opening introductorio en el que hay un robo en Pittsburgh por parte de una banda y su posterior persecución policial. La sorpresa de esta escena está al final cuando una de los ocupantes del coche perseguido utiliza unos poderes para escaparse de la policía al estilo de Once. Vemos que luce un tatuaje con el número 008.  ¿Tenemos némesis de Once a la vista?

El tatuaje que luce otra adolcescente con poderes. Kali

La vida continúa en Hawkins un año después con nuevos personajes

Ha pasado un año desde los sucesos de Hawkins que acabaron con el regreso de Will que tiene unos periodos de ausencia que le ha quedado como secuela tras su periplo en el Mundo del Revés  y por otra parte tenemos una componente menos de la pandilla, Once que se da por desaparecida o fallecida. Además hemos perdido a Barbara, que tendrá su importancia aun así en esta temporada.

Nuestros chicos Will, Dustin, Lucas y Mike disfrutan en las máquinas recreativas jugando al Dragon´s Lair hasta que algo se tuerce. Han perdido la máxima puntuación en el Dig Dug, ahora figura el nombre de MADMAX . Pero a Will le inquietan otras cosas como sus constantes periodos de ausencia en los que se transporta al Mundo del Revés. En este primer episodio vemos una enorme criatura  con tentáculos que amenaza nuestro mundo. Pobre Will… Pero ¿Quién es MADMAX? Es a la postre la nueva chica de la pandilla Maxine (Max) que ha llegado a Hawkins tras un turbio pasado familiar. Ha dejado California y sus playas para trasladarse a Hawkins…  Al principio es un poco reacia a formar parte de la pandilla de frikis aunque al final cae. 

Max quitando el nombre de nuestros chicos del podio

¿Qué otros personajes tenemos en esta temporada? Pues por una parte tenemos a Bob, un buen hombre enamorado de Joyce Byers, el personaje interpretado por Winona Ryder. El rol de Bob corre a cargo de Sean Astin, el hobbit Sam en El señor de los anillos y Mikey en Los Goonies. Otro de los homenajes de los hermanos Duffer. Y dichos homenajes  en el reparto no acaban con Sean Astin y es que tenemos a Paul Reiser interpretando al Dr. Owens. Reiser es conocido por el papel de Burke en Aliens. Aquí es un científico alejado de la maldad de Mathew Modine, pero tampoco es muy de fiar, al menos por lo que podemos ver en los primeros cuatro capítulos.

Pobre Will, que siguen experimentando con el…

Dustin y la criatura

Dustin es de los cuatro que forman el grupo original quien más aplicado se encuentra en ciencias, esto se debe a sus ganas de saber y a su insaciable curiosidad. Así no es de extrañar que adopte a D’Artagnan, Dart para los amigos. Es una criatura babosa que encuentra en la basura y que guarda similitudes con cierto bicho de los ochenta, al no poder recibir luz directamente y no hacerle falta agua para sobrevivir. Amen de transformarse en una criatura peligrosa (Bingo si pensabas en Gremlins). En estos primeros episodios lo dejamos a Dustin enamorado de Max y loco con su criatura hasta que descubre que se ha comido al gato de mamá.

Once y la cabaña

No ha sido un año fácil para nuestra chica especial. Tras salir del Mundo del Revés deambuló por los bosques de Hawkins huyendo de la policía y la CIA. En este tiempo encontró a su protector, el Sheriff Jim Hooper, quien en cierta manera entabla con ella una relación padre e hija, retrotrayéndose a su doloroso pasado con esa familia perdida por culpa del cáncer. A lo largo de los primeros cuatro episodios vemos que la relación entre ellos dos ha sido buena hasta que empieza el segundo capítulo y las fricciones entre ambos se hace evidente. Ella vive escondida durante el último año en una cabaña (que en medio de ese bosque nos recuerda a la de Ash en Posesión Infernal, uno de esos homenajes de los hermanos Duffer) al cuidado de Hooper, pero los caracteres de ambos dificultan dicha relación por lo que ella acaba saliendo y es vista por una mujer y su hija que llaman a la policía para alertar que una adolescente va sola por los bosques. Una Once muy enfadada que acaba encontrando unas cajas en la cabaña. Allí descubre que tiene una madre y que puede estar viva. veremos como sigue esta trama en el siguiente análisis. De momento el personaje de Once es el más deslucido de la temporada a favor de una historia que se va cociendo a fuego lento. Quizás la mejor aparición del personaje es en el instituto cuando ve a Mike sonreir y jugando con Max y utiliza sus poderes para arrojarla al suelo mientras practica con el monopatín.

A Eleven no es que las cosas le vayan mal pero se aburre como una ostra en la cabaña

Referencias y homenajes para los nostálgicos

Llegados a este punto toca hablar de las obligadas referencias, musicales de series o de peliculas. Stranger Things basa su éxito principalmente en la nostalgia, no se el motivo pero a los de mi generación les pone cachondo ver el Dragon´s Liar o el poster de Tiburón.  En música volvemos a tener a The clash, además suena la banda sonora de Giorgio Moroder, Push it to the limit para Scarface (El precio del poder). Por supuesto el tema principal de Los cazafantasmas, cuando la pandilla se disfraza de ellos.  En la cabaña Once se disfraza con una sábana como ET en la fiesta de Halloween. También suena otros clásicos del rock como Rock You Like a Hurricane de Scorpions. Respecto al cine podemos hablar de la influencia de Jóvenes Ocultos en la vestimenta para esta segunda temporada. Así, el personaje Billy, hermanastro de Max parece un calco de Jason Patric en la película de Joel Schumacher. La pandilla de los niños obviamente referencia a la de Los goonies. La cabaña del sheriff es muy de Posesión infernal, hasta con la trampilla. El cientifico orondo que juega en el laboratorio con una pelota y salta el panel de emergencia, muy Homer simpson al no saber que hacer con tantas luces. También vemos el Halcón Milenario que casi Mike tira a la basura (insensato, eso en el siglo XXI será pieza de coleccionista). Y así podríamos seguir pero os dejamos las demás referencias para los comentarios.

Los 80 y el abuso de la nostalgia

Johannes Hofer, médico suizo, acuñó en 1688 el término nostalgia, como palabra y concepto, para describir como se sentían los mercenarios suizos cuando eran destinados lejos de sus tierras. Se refería a una situación de melancolía que se transformaba en felicidad cuando volvían a casa. Para crear la palabra nostalgia utilizó los vocablos griegos nostos (regreso) y algos (dolor), «dolor por regresar». Sin duda el concepto ha evolucionado y desde mediados del siglo XX nos referimos a la nostalgia por el echar de menos la cultura pop de antaño, en nuestro caso los 80.

De esto saben mucho los hermanos Duffer, si bien es cierto que no son los primeros en hacerlo. Sabedores de que la nostalgia vende (aquí en España unos avispados han dado en la diana con lo de Yo fui a EGB) ya J.J. Abrams nos trasladó a los 80 con Super 8, una película de la que en cierta forma los Duffer se fijaron para su serie. Pero ese mismo año nos llegó el no va más en cuanto al fan service de la nostalgia se refiere, la novela Ready Player One de Ernest Cline que Steven Spielberg trasladará al cine en marzo de 2018. Mi compañero Raúl en La Tapa del Obseso se refería en su artículo a todas las referencias ochenteras que el autor impregnaba en su novela para deleite de los de mi generación:

“El libro se aparta de las obsesiones de la ciencia-ficción clásica y reivindica las películas ochenteras, los primeros juegos de rol (en los que se jugaba con hojas y dados), los videojuegos clásicos anteriores al actual siglo. Aparecen en el libro referencias a Lady Halcón, a Howard el Pato, a los Inmortales, a Juegos de Guerra, Star Wars, Blade Runner…pero también a Firefly. Aparecen videojuegos como Donkey Kong, Galaga, Black Tiger, Pac-Man…aunque el mundo virtual del que se habla en el juego es algo entre World of Warcraft y Minecraft. Hay todo un carrusel de robots gigantes de todo tipo, desde Gundam a Voltron. Hay referencias a uno de los mejores módulos del mítico Dungeons & Dragons: la mismísima Tumba de los Horrores, una de las más difíciles aventuras roleras de todos los tiempos y que tiene un papel decisivo en los inicios del libro. Y sí, sale uno de los enemigos finales más difíciles de todos los juegos de rol de todos los tiempos: Acererak. Y la pelea final es todo una explosión desmadrada de peleas entre robots gigantes a lo Mazinger Z”.

Así que en marzo de 2018 preparaos para el culmen de la nostalgia, aunque visto lo visto no hay empacho y es que como nos cantó Karina “Cualquier tiempo pasado nos parece mejor”. Pues disfruten de la serie. Yo lo he hecho, así que ustedes seguro que lo harán. Nos vemos en el siguiente análisis de Stranger Things donde nos centraremos en el final de la historia y la música.

Saludos y sed felices.

 



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

3 comentarios

  1. Buenas Carlos. Como serie poco que añadir. Stranger Things es una buena serie. Me centraré en el fenómeno nostálgico, el que, como bien dices, ni entiendes, ni sufres y por lo tanto, no compartes. Desconozco tu niñez, o tu evolución como adulto, por supuesto no todo el mundo “sufre” de nostalgia. Veo Stranger Things con alguien de mi generación y que no conoce Dragon´s Lair, El Halcón milenario, etc. Pero que le encanta la serie. No obstante, la nostalgia, ciertamente es un fenómeno que funciona en mucha gente. Y que parece haber encontrado su granero de seguidores, en la gente que vivió, de una maera especial, los 80´S. Me la pela la descripción medico-científica de la nostalgia, lo único que me importa es la que está en nuestro “día a día”, como diría John Rambo.
    Es cierto que los 80´S fueron distintos. Todo un universo “nuevo”, sobre todo de cine, series y vídeo juegos, aterrizaron en nuestras vidas, hasta la fecha muy limitadas en ese aspecto, por la tecnología de la época. Es cierto que la pelota, las canicas, el peón, la calle y los amigos, fueron nuestra opción prioritaria. Pero esa excursión al cine o las 25 pesetas en la recreativa, eran una pasada.
    Ponernos cachondos. Puede que si. Ver como la intro del primer episodio que vi de Stranger Things me recordaba a “Golpe en la pequeña China”, hizo surgir en mi cara, una mueca cachonda de sobradillo. Agradezco tu artículo sobre una de mis series favoritas. Y más, siendo uno de los que NO sienten “ese gustillo” al ver las referencias que nos hacen felices.
    PD: EL Halcón milenario se va, si se va, que no lo tengo claro, al típico rastrillo americano. No a la basura.
    Un saludo y Feliz Halloween, o como se le llama en mi tierra Samaín

    • Carlos Porras el

      A ver, a mi no me importa que se acceda a la nostalgia pero que te lo restrieguen a cada momento me parece exagerado y eso que en esta segunda temporada no hay tantas referencias como en la primera temporada. Por lo demás la serie es buena en todos los sentidos. Entretiene y mucho.
      Saludos.

      PD: No te quiero ni imaginar en el cine este marzo viendo Ready Player One. Aunque fuera cachondeo, lo malo es que va a llegar muy mutilada en cuanto a coger según que personajes por el tema de que pertenecen a x compañias que ni de coña han prestado sus derechos. Además Spielberg se ha autovetado y dijo recientemente que no veríamos nada suyo en la película, solo el DeLorean (será porque solo era productor)

      • Tampoco creas que la espero como agua de mallo. Hace poco me puse con la serie Halt and cacht fire, que con su goteo de referencias y gran guión me abastece de mi dosis de nostalgia ochentera.
        Y que me restrieguen más si quieren. Vivo anclado en el pasado y disfruto de ello. Hoy en día. Hay mas de todo, pero todo es desalmado. Saludos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hola chicos. Si la ultima vez hablamos de las novedades USA de DC, esta vez vamos a hablar de los cómics de Marvel de los…