InicioCineCrítica de Depredador: La Presa (2022); por fin la Película que la...

Crítica de Depredador: La Presa (2022); por fin la Película que la Franquicia nos debía

Con dirección de Dan Trachtenberg (Calle Cloverfield 10) y a través de Star+ nos llega Depredador: la Presa (Prey), quinto largometraje de la saga Predator, que constituye precuela absoluta de los anteriores y es, con diferencia, la mejor película que nos haya entregado la franquicia en los últimos treinta años.

Hacía rato que la franquicia Predator venía de capa caída y quizás por eso no esperábamos mucho de Depredador: la Presa, recién estrenada en Star+ (la plataforma adulta de Disney+). Lejos nos quedaba aquella primera e impactante película de 1987 dirigida por John McTiernan y protagonizada por Arnold Schwarzenegger o, aunque más no sea, la digna e infravalorada secuela de 1990 que, con Danny Glover al frente, cambiaba la jungla real por la de asfalto (aquí el retro-análisis de mi compañero Juanma).

Las que siguieron fueron flojas, ya sea la de 2010 que nos llevó a un coto de caza fuera de la Tierra o la de 2018 que no dejó claro si era comedia voluntaria o involuntaria: mejor lean la crítica de mi compañero Mario, que los ayudará más. Y, por supuesto, las dos Alien vs. Depredador, que estuvieron lejos de hacer honor a sus cómics de origen y de las que solo puede decirse que la primera fue entretenida y punto.

Un Recorrido por la Saga Predator (1987-2010)

Con ese panorama, se hacía difícil esperar una buena entrega y la franquicia, como las de Alien o Terminator, daba visos de agotamiento y languidez. En parte era lógico: si algo daba fuerza a aquel filme de 1987 era la sorpresa de mitad de la película que, por razones obvias, no era tal en las secuelas. Había, por lo tanto, que redireccionar el interés de otro modo y vaya que Depredador: La Presa lo ha conseguido.

¿Primer Contacto?

Lo primero que se agradece al comenzar a verla es que sigan estando los reflectores y los redoblantes al inicio de las películas de Fox cuando hace algún tiempo se había dicho que desaparecerían: bien por Disney en no cometer tal herejía. Lo segundo es la parte visual, pues la fotografía es verdaderamente maravillosa, pero ya hablaremos más profusamente de ella…

Apenas comenzar, se nos dice que estamos en 1719. ¿Es entonces la primera película de la franquicia en orden cronológico? Decididamente sí. ¿Es el primer encuentro entre cazador alienígena y seres humanos? Ahí no estoy seguro: en el cine seguramente sí, pero el cómic Predator: 1718, publicado por Dark Horse con guion de Henry Gilroy y dibujo de Igor Kordey, ubica su historia un año antes y algún guiño en el filme nos dice que deberíamos considerarlo canónico.

¿Cazadora o Presa?

Naru (Amber Midthunder) es una muchacha comanche que quiere seguir los pasos de su hermano Taabe (Dakota Beavers) y convertirse, como él, en una gran cazadora. Ello le implica, en primer lugar, formar parte de una partida de caza y, en segundo, cargarse una presa verdaderamente importante para ascender de categoría.

Depredador

A pesar de las burlas y el menosprecio, está convencida de que puede hacerlo y sobre todo tras ver en el cielo un gran fuego al que toma como señal sin saber, claro, que es una nave alienígena…

Taabe acepta llevarla con su grupo para ir a la caza de un gran felino que está atacando a los suyos, pero Naru descubrirá que hay rondando algo infinitamente más peligroso que, además de despellejar y decapitar a sus víctimas, deja huellas más grandes que las de cualquier oso.

No quiero contar demasiado de la trama, pero sí diré que está manejada con gran suspenso y logra que se convierta en fortaleza la misma falta de sorpresa que era debilidad en las secuelas: si ya no se puede jugar con nuestro desconocimiento, sí se puede usar hábilmente el recurso de crearnos nerviosismo por saber algo que los protagonistas no. Alfred Hitchcock sabía bastante de eso…

En ese sentido, gran parte del atractivo del filme reside en el contraste entre culturas materiales: las armas simples y artesanales de los comanches se contraponen de manera brutal con el arsenal tecnológico de que se vale el yautja. Ojo: igualmente las armas de este último son menos complejas que las de otras películas y es lógico si estamos tres siglos antes. No solo los humanos evolucionan en ese aspecto: bien evitado el chauvinismo…

De todos modos, su arsenal está claramente por encima del de los indígenas y ello da encanto y fuerza a la historia. Hay una analogía evidente entre el impacto que produce a los nativos americanos la llegada del invasor y el que seguramente les haya producido ver llegar a los europeos con armas “de otro mundo”.

En tal contexto, la película propone un fascinante juego de gato y ratón en el que la astucia definirá el combate y este, a su vez, está inserto en una gran cadena alimenticia, idea que aparece varias veces: alucinante la escena en que una hormiga es cazada por un ratón y este a su vez por una serpiente que se encuentra frente a frente con el depredador.

Desde un punto de vista ecológico, lo que se está enjuiciando es la soberbia humana de creerse el final de la cadena. No en vano el título original de la película en inglés es simplemente Prey (Presa), lo cual más allá de hacer referencia a la tan especial presa que Naru busca y necesita, introduce el planteo de quién es realmente la presa en este juego de cazadores.

Amber Midthunder, a quien hemos visto ya demostrar sus dotes actorales interpretando a Kerry en la tan excelente como surrealista serie Legion o a Rosa en Roswell New Mexico, cumple con creces teniendo en cuenta la carga que significa estar en pantalla durante el noventa por ciento del metraje. Encarna a la perfección el papel de joven superada por el miedo, pero no resignada a dejarse vencer por él. Y el hecho de que tenga origen indígena (aunque sioux en lugar de comanche) contribuye a dar credibilidad a la historia y contexto argumental a la inclusión étnica en lugar de traerla por los pelos, como tan seguido viene ocurriendo últimamente.

Quizás podría señalarse como defecto la casi ausencia de personajes secundarios: los que hay salen bien poco y tienen escasas líneas de diálogo (a decir verdad, son escasas en toda la película), pero ello se hace virtud al obligarnos a centrar nuestra atención de manera casi exclusiva en el antagonismo principal. En todo caso, el principal compañero de Naru es su perro, que también aporta lo suyo: esto es Disney, a no olvidarlo…

En cuanto al depredador, es interpretado por el ex jugador de baloncesto Dane DiLiegro, a quien ya hemos visto en la serie American Horror Story y se anuncia para la tercera entrega de Guardianes de la Galaxia a estrenarse en 2023. Por cierto, el aspecto es algo diferente al de las otras películas: justamente más corpulento y, digamos, “monstruoso”. Inquietante verle utilizar una osamenta de búfalo a modo de máscara…

Estética a la Altura

La fotografía, a cargo de Jeff Cutter, es sencillamente increíble, luciéndose por igual en escenas diurnas y nocturnas. Es cierto que al estar la película rodada en Canadá y ambientada en la América del Norte del siglo XVIII, deja mucho margen para lo paisajístico, pero no es solo eso: son también las tomas, los encuadres o la profundidad de campo, que crean por momentos sensación de tridimensionalidad (aun cuando, obviamente, no sea así) y que contribuyen a realzar tanto el marco natural como el suspenso, como ocurre en las escenas con niebla o nieve.

Muy impactantes, además, los seguimientos o las cámaras subjetivas tras uno u otro personaje. Así, por ejemplo, vemos a Naru caminar mientras a su alrededor apreciamos la vida de su aldea como si de postal antropológica se tratase. Las escenas de lucha están bien coreografiadas y no faltan los toques gore.

La música es otro punto a destacar: está a cargo de Sarah Schachner, menos conocida por sus anteriores trabajos fílmicos que por sus aportes a bandas sonoras de videojuegos como Assasin´s Creed, Need for Speed, Anthem, Far Cry o Call of Duty. Si comparamos con las dos primeras películas, seguramente muchos extrañaremos a Alan Silvestri, pero ello no debe distraernos de los excelentes climas que crean las estiradas notas de cuerdas o las percusiones tribales al combinarse con los sonidos de la naturaleza circundante.

Dos cuestiones se pueden señalar como negativas, aunque ajenas a la película en sí. Por un lado, es una pena que con tan brillante fotografía, no haya pasado por salas cinematográficas. Por otro, ni para España ni para Latinoamérica aparece la opción del audio en comanche cuando, justamente, la película es promocionada como la primera de la historia que puede ser oída al completo en lengua nativa de los aborígenes de América del Norte.

Hay, sí, unas pocas frases en comanche como algunas en francés por parte de los traficantes de pieles que aparecen hacia la mitad del filme, pero para Estados Unidos el menú incluye poder oírla íntegra y para nosotros no. Entiendo que los ejecutivos locales de Disney+ puedan haber pensado que no habría nadie en nuestros países conocedor de tal lengua, pero dejaron pasar un rasgo que contribuye a aumentar la autenticidad y credibilidad del filme, más aún cuando está precisamente dedicado a la nación comanche y la mayor parte del elenco tiene ese origen: una pena…

Balance Final

En fin, amén de las señaladas cuestiones que, repito, no tienen que ver con la película sino con decisiones empresariales detrás, los fans de la franquicia Predator pueden sentirse felices de ver la mejor película que la misma ha dado en, por lo menos, treinta años. Un suspenso magníficamente manejado, una fotografía soberbia y una historia que dista de ser compleja pero sí muy entretenida y metafórica: no es poco.

Y si bien se enrola dentro de la tendencia actual al empoderamiento de la mujer, la historia lo justifica desde lo argumental y, después de todo, Alien y Terminator nacieron con antagonistas femeninos: ¿o lo hemos olvidado?.

Tres cosas más para decir: por un lado, no pierdan ojo a los créditos finales, porque son excelentes los tapices de estilo indígena que nos vuelven a contar la historia del filme en más o menos un minuto.

Por otro, puede extrañar la ubicación geográfica de los comanches con respecto a la que les hemos conocido por otros filmes, pero sobre el cierre se explica el “verdadero motivo” por el cual se acabarían reubicando.

Finalmente, prestar atención a un detalle final que se toca con la segunda película de la franquicia (sí, la de Glover: qué bueno que no la dejen en el olvido) y con el cómic antes mencionado. Solo diré que tiene que ver con una pistola…

Hasta la próxima y sean felices…

Rodolfo Del Bene
Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

18 COMENTARIOS

  1. Hola Rodolfo. Muy buena reseña de una muy buena pelicula de Predator, !al fin!. Si es que no era tan dificil….

    No llega al nivel de la primera. Pero es Mctiernan es mucho Mctiernan. Aparte de ser un clasico de los 80s. Pero la pongo por encima de la segunda, que admitamoslo, es una pelicula de corte mas “comiquero” me atreveria a decir.

    Mira que soy el primero en quejarme de las politicas woke. Pero es lamentable como a esta pelicula le esta cayendo mierda por parte de los cuatri cavernicolas de masculinidad fragil de siempre. Para que luego digan….

    Y ojo. Que en parte lo entiendo. Hollywood da tanto la matraca con la dichosa agenda que ya hay una especie de paranoia y se tiende a mirarlo todo con lupa. Si es que en parte la cultura Woke es la responsable de que este surgiendo la cultura Anti-Woke que puede llegar a ser igual o mas toxica y dañina que la primera.

    En fin. Que yo por mi parte quiero secuela ambientada en el Japon feudal del siglo XIX. Predator vs Samurai suena epico. Jaja….Un saludo Rodolfo.

    • Hola Solidus: gracias por comentar! Y por el concepto, desde ya. Creo que coincido en cada palabra. Yo soy otro de los que se fastidia con el woke como tendencia compulsiva (y en general con todo lo que sea compulsivo e insoportablemente reiterado), pero creo que hoy el público está polarizado en exceso y ahora pareciera que no se pudieran hacer películas con muchachas enfrentando a monstruos o criaturas. El cine slasher hace eso desde La Masacre de Texas y ni hablar de Halloween, Pesadilla o Scream: siempre la final girl que, con su astucia, vence al espectro y si no lo vence, será la última que quedará para enfrentarlo. Lo mismo Sarah Connor en Terminator o Ripley en Alien, pero en aquel momento nadie hablaba de empoderamiento. Hoy estamos demasiado paranoicos y, en parte, como dices, Hollywood ha tenido la culpa.
      Pero creo que hay que saber ser racional cuando florecen las tendencias extremas. Me parece excesivo y hasta burdo decir (como leo, sobre todo en redes sociales) que esta película es un panfleto feminista (y hasta feminazi llegan a decir). Lo sería si la protagonista anduviera por allí clamando por igualdad de derechos para las cazadoras mujeres frente a los hombres, pero en lugar de eso vemos una muchacha (única, individual) que, por complejo de inferioridad con su hermano, quiere ser aceptada entre los cazadores como uno más de ellos. Es más, si me apuras, te diré que hasta pareciera querer ser aceptada como hombre.
      De todas formas, a cualquier película se le puede encontrar la lectura que uno desea, ya sea a favor o en contra. Al slasher se lo acusaba de machista porque siempre presentaba una víctima femenina, pero también se lo puede ver como feminista porque esa chica es más inteligente que todos. A las historias de Tarzán se las catalogaba de racistas por presentar un blanco que conocía la selva mejor que los nativos, pero también se puede decir que el personaje rechaza la civilización de la que procede y defiende un estilo de vida más puro, natural y salvaje. Todo, pero absolutamente todo, puede ser llevado a visiones absolutamente contrapuestas. Y lo importante, como siempre, es, en medio de todo eso, tener una visión propia y saberla fundamentar respetando opiniones diferentes.
      Un saludo y gracias nuevamente por el aporte.

      P.D: lo del Japón feudal es una excelente idea; creo que el depredador calza perfecto en esa estética.

  2. Hola, Rodolfo! En principio no me llamaba mucho la peli, el no estrenarse en cines me pareció sospechoso, pero decidí verla tras tu crítica. La verdad es que sin ser la peli del año sí que resulta bastante entretenida, que de eso se trata con este tipo de cine. Las escenas de acción están bien, la fotografía y tal. Sobre la protagonista, quizá le hubiera dado un arco de transformación siempre de menos a más, una curva de aprendizaje progresiva. Es que a veces daba la sensación de que en unas escenas era diestra como una ninja y en otras le salía todo mal, pero es un detalle menor. Lo de ambientarla en el pasado tiene mucha lógica. Después de verla he revisionado la primera y en ella la chica que acompaña a Dutch menciona una especie de leyenda de un cazador de hombres que viene en los años que hace mucho calor (este año le tocaría venir a España con los 40 grados a la sombra que hace, jeje). La idea de Solidus de una peli ambientada en Japón no suena mal, un samurai veterano que aporte sabiduría y un aprendiz, por ejemplo. Y como primera carnada para el Predator un señor feudal malvado que se aprovecha de los campesinos, por lo que el Predator los ve como los dominantes a cazar. ¡Saludos!

    • Hola Jama_Wan: muchas gracias por comentar! Yo tampoco tenía demasiadas expectativas, sobre todo a la luz de lo que venían siendo las últimas películas en clara curva descendente. Te agradezco la confianza depositada como para verla tras leer mi crítica. Recuerdo lo de la leyenda que dices y en ese sentido es buenísimo cómo han logrado crear la historia por sobre los huecos que iban dejando las dos primeras para darle pie. Espero que sirva como antecedente para hacer más películas como esta o mejores, ya que aún quedan huecos sin cubrir como por qué termina la pistola en manos de los depredadores. Interpreto que eso está dejado adrede como misterio a resolver en futuras entregas.
      La idea de Solidus del Japón feudal es excelente. Y es que el porte de la criatura sumado a su atuendo encaja bastante con los samurai; sería una gran combinación. Y existe algún material en cómic que podría servir de base: se llama Sengoku Predator y fue publicado por Dark Horse, pero claro, no es en el siglo XIX, sino más atrás, entre los siglos XV y XVI, durante el período Sengoku justamente. No sé qué tan canónico estará considerado porque esa visita sería anterior a las del siglo XVIII, pero bueno, quizás podría servir como base estética o para tomar algunas ideas argumentales más allá de que sea otra época.
      Gracias por el aporte de siempre. Un saludo y que estés bien!

  3. No es la peor de Predator, pero no es buena, el Predator más tonto y cutre de la serie. El topicazo del empoderamiento ya cansa bastante… Son toooodoss malos excepto la abuela, el hermano y el perro… Y la cantidad de veces que le perdona la vida es increíble…

    • Hola VIIArk: gracias por comentar. Son opiniones, desde ya, y algo de lo que planteas ya lo he dicho en el artículo. El depredador de esta película es 300 años anterior al de la primera y además está en un planeta que desconoce, mientras que se supone que en la de Arnold llevaban tres siglos visitándonos. En cuanto a lo del empoderamiento lo he expuesto en mi respuesta al comentario de Solidus y no quiero ser reiterativo: si lo deseas, te invito a leerla y allí tendrás mi postura. También en el artículo he dicho algo al respecto.
      Como siempre, son gustos y opiniones y después de todo, aunque el paso del tiempo haya idealizado las cosas, aquella primera película de 1987 fue destrozada por la crítica en su momento y calificada como “aburrida y sin sorpresas”. “Con su diálogo forzado y actuaciones exageradas, la película tiene el aspecto de una producción costosa, pero la sensación de una película B, que ofrece el tipo de monstruo poco exigente que los fanáticos de Arnie esperan” llegaron a escribir en aquellos días. En lo particular, siempre voy a ser de la idea de disfrutar en su momento y con esta película lo he hecho condenadamente: es a mi juicio un entretenimiento colosal y donde la fotografía emociona en cada cuadro. Desde ya que respeto tu opinión y gracias por el aporte. Un saludo

    • ¡Hola! Es cierto que casi todos los personajes secundarios (o mejor dicho terciarios o anecdóticos) pecan un poco de malvados. Para equilibrar la historia, quizá habría estado mejor darle un amigo o dos que apoyaran la prota. Otra cosa que me resultó curiosa es el grupo de hombres blancos, me llamó la atención que no hablaran en inglés. Supongo que en esa época había varios grupos de europeos en América del Norte, pero qué casualidad que fuera uno que no habla en inglés. Sobre lo del woke (se nota que me intriga el tema este, así como algunas tendencias actuales en cine y TV o la autocensura) coincido bastante con lo que comenta Rodolfo. Los extremos son siempre malos. Y es verdad que culpa de este extremismo la tiene el mismo Hollywood. En mi opinión, los ejemplos de Terminator y Alien lo explica muy bien. Ese tipo de heroína que vencía por su inteligencia y, sobre todo, por su esfuerzo y empeño en no rendirse nunca, creó tendencia y hasta franquicias. Ahora lo que predomina en el cine de acción es ver a una modelo de cuarenta kilos zurrar a tres o cuatro culturistas de metro noventa, y sin despeinarse. Sobre las críticas de esta peli, no he leído muchas, pero las que he leído en general son positivas. De redes sociales no estoy muy al tanto. Pero como se dice en otras respuestas, lo bueno es opinar, con argumentos y siempre con respeto. Por cierto, Rodolfo, interesante el apunte de las películas de Tarzán. Enseguida me ha venido a la cabeza el Conan de Howard y su rechazo a la civilización. ¡Saludos!

      • Hola otra vez, Jama_Wan. Hubo una fuerte presencia francesa en toda esa zona y es verdad que la mayoría de los traficantes de pieles tenían ese origen. Allí está la raíz del conflicto que enfrentó a ambas potencias en una guerra por la delimitación de las zonas en lo que hoy sería la frontera entre EE.UU. y Canadá. Toda esa etapa está muy bien retratada en la novela de Fenimore Cooper El Último de los Mohicanos. Y todo eso explica también por qué Francia terminaría apoyando a los colonos norteamericanos en su guerra de independencia contra Gran Bretaña. En definitiva: no es nada extraño que si hubiera un grupo de traficantes de pieles por la zona, fueran franceses.
        En general las críticas de la película han sido buenas, sí. Y en las redes sociales también favorables las opiniones, pero bueno, allí ya entramos en una jungla y hay de todo, jaja…
        Es verdad lo de Conan, buena relación. Y ese es un personaje al que muchas veces le han endilgado de modo prejuicioso y apresurado el mote de fascista.
        Un saludo y gracias por el aporte nuevamente…

        • Gracias por la aclaración histórica😉, Rodolfo. Así se entiende mejor. Lo de colocar etiquetas a personajes es un vicio humano muy extendido, lo curioso es que muchas etiquetas van cambiando con el tiempo. Lo de situar al Predator en diferente épocas sería un buen filón para próximas películas, da para mucho juego. A las ya señaladas, se pueden sumar un enfrentamiento con guerreros africanos en plena sabana, o con vikingos, berserkers incluidos, o con aborígenes australianos o, por qué no, frente a una tribu de esquimales por una avería de la nave, ahí estaría en desventaja por lo de la visión térmica. Y ya en plan coña, un enfrentamiento épico cazador contra cazador, Predator vs Rey Emérito😂. Saludos!

          • Contra los zulúes en la época de Shaka y de la guerra contra los ingleses, ¿verdad? Eso sería muy bueno, jaja… Buena idea la de la visión térmica reducida en el contexto esqumal. Un saludo, Jama_Wan!

  4. Pues a mi me encantado. De hecho estoy escribiendo este comentario al mismo tiempo que escucho la banda sonora que es bastante bastante buena… Por lo demás la película súper entretenida y desde que la estrenaron ya la he visto tres veces. El papel de la protagonista me parece muy muy bien llevado y el depredador de miedo de verdad. Me parece que es un muy digno retorno de la franquicia que los fans echábamos de menos después de las verdaderas porquerias que habían hecho. Mi sugerencia seria una película ambientada en la antigua Roma o Egipto egipcios, incluso si empalmamos con el final de Prey podríamos hacer un crossover con el séptimo de caballería, no?

    • Hola Xavier: gracias por comentar. Coincidimos plenamente y lo de la banda sonora es algo que se ha destacado poco. Ya sé que Alan Silvestri dejó la vara alta en las dos primeras películas, pero realmente es muy buena y se complementa bien con las atmósferas que crean el paisaje o la fotografía.
      Es buena la idea de llevar el depredador a la antigüedad, como también lo del séptimo de caballería: se me cruza por la cabeza sugerir que quizás en la derrota de Custer no hubieran intervenido solo los sioux, jeje… Es un buen camino alternativo a la evidencia histórica.
      Gracias por el aporte y que estés bien. Un saludo

    • Buenos días. Yo a una de depredador ambientada en las legiones romamas (en territorio Galo o Germánico) con lo potentes que eran las legiones y el salvajismo de la época me parece la mejor opción. Ahí se iba a poner morado el Yautza liquidando legionarios…., y le damos un potente antagonista estilo Fassbender o Clive Owen (lástima este último ya demasiado mayor)…. tienen mi entrada.

      • Hola Bauer: gracias por comentar. Es buena opción verdaderamente. Un encuentro con las legiones romanas en la frontera con los bárbaros. Un saludo!

  5. Muy buenas, voy a ir al grano: la película no vale absolutamente nada.
    Quiero dejar claro que me da lo mismo que el/la protagonista sea hombre o mujer, mujer u hombre. El problema es que la peli es ultracomercial, no es una cinta de predator, es una cinta sobre el empoderamiento de la mujer, que está muy bien, se deben empoderar, pero si para demostrármelo me haces algo tan absurdo, vete por ahí.
    Para empezar la prota tiene unos… Veintitantos? Mal comenzamos, osea, qué tiempo le ha dado a esa criatura para desarrollar sus habilidades, estrategias, sabiduría y en definitiva experiencia, como para afrontar los desafíos que se le van a presentar por delante? Voy a exponer varios puntos que me parecen desastrosos:
    – Está el hecho de que llega viva al final de la peli por pura y mera suerte, cómo es posible la escena final?
    – También sucede que su toma de decisiones es absolutamente nefasta, ya que le cuesta la vida a varios miembros de su tribu, que eso sí, la mayoría de machos son unos arrogantes que la subestiman y acaban con su merecido.
    – Si siempre llevas la contraria a tu tribu, cómo sigues perteneciendo a ella?
    – Qué Diablos es eso de que el Predator te subestima porque eres mujer? Cómo es eso de que una raza alienígena tiene los mismos prejuicios que la sociedad humana? No te mató antes porque siempre estabas atrapada.
    – Seguramente me deje más cosas, pero el colmo de los colmos es la escena final: Después de pegarle el tiro en la cabeza… le da tiempo a montar el campo de trampas! Que supongo que llevaría días… Y luego el predator que ha matado incontables seres humanos que le han tendido trampas y le han disparado y demás, él… de repente sus capacidades intelectuales disminuyen. Por no decir que de un puñetazo mata a un oso, y sin embargo, cuando a ella la estampa contra el suelo no le hace ni un rasguño. Es más, en la batalla final el predator es mutilado y ella ni se despeina. Toda la torpeza demostrada anteriormente desaparece para dar lugar a la mujer definitiva.
    Pero qué me habéis contado? No tiene ni pies ni cabeza.
    Lo dicho: ultracomercial y sin sentido alguno.
    Ah, y como no!? Los malos de verdad son hombres blancos. Disney, vete por ahí!

  6. Hola Shinra: gracias por comentar, aunque me da la sensación de que no has leído una línea del artículo (si estoy equivocado, pido disculpas). Aun así, gracias por los aportes: en algunas cosas estoy de acuerdo, en otras no. Y en cuanto a que la película es ultracomercial… no sé qué decirte, es casi como decir que Harry Potter es fantástica. ¿Las anteriores de la franquicia no lo eran? Digamos que la primera Depredador no era una de Bergman o Kurosawa. Un saludo y que estés bien

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de Lou, entretenida y a ratos angustiante película con una gran Allison Janney

Netflix ha estrenado una película que, la verdad, resulta muy entretenida. Hablamos de Lou, protagonizada por Allison Janney (Oscar a la mejor secundaria por...
Crítica de Depredador: La Presa (2022); por fin la Película que la Franquicia nos debíaCon dirección de Dan Trachtenberg (Calle Cloverfield 10) y a través de Star+ nos llega Depredador: la Presa (Prey), quinto largometraje de la saga Predator, que constituye precuela absoluta de los anteriores y es, con diferencia, la mejor película que nos haya entregado la...