Etapas e Historias de Los Vengadores que no deberías perderte (3 de 3)

0

Introducción

¡Bienvenidos fieles lectores de Los Vengadores! Último artículo de mi selección de Etapas e Historias de Los Vengadores que no deberías perderte. Esta publicación se diferencia de las dos anteriores en que va más allá del primer volumen de la cabecera. Mi intención original era ceñirme a dicho volumen y que estos textos quedaran como una especie de complemento a mi Guía de lectura de Los Vengadores o, si lo prefieres, como una especie de resumen de la misma para quienes quisieran saber qué leer de Los Vengadores sin necesidad de mirársela. Pero, al final, decidí añadir un plus, para quienes sí se hayan leído y quieran tener algo más. Ese plus va a ser una selección de lo que yo considero más relevante de los volúmenes y series limitadas posteriores.

Publicaciones relacionadas:

Siempre Vengadores

La serie limitada Siempre VengadoresAvengers Forever #01-#12 (98-99) nació accidentalmente, como resultado de la cancelación de un proyecto presentado por  el dibujante Carlos Pacheco y el guionista Kurt Busiek. Dicho proyecto se llamaba World in Chains y presentaba a un grupo, una especie de mezcla entre Los Invasores y Los Vengadores, en un mundo dominado por los nazis. Un contexto similar al de Los Luchadores por la Libertad de DC Comics. Marvel vio que muchos de los personajes que aparecían en World in Chains, fusiones o nuevas interpretaciones de personajes como el Nómada, podían dar juego en Los Mutantes, así que los derivaron a la línea X-Men. De manera que World in chains no pudo llevarse a a cabo. Eso obligó a Busiek y a Pacheco a improvisar otro lanzamiento, relacionado con Los Vengadores, llamado Avengers Forever, Siempre Vengadores. Siempre Vengadores, pese a no haber sido planeado de antemano, salió bastante bien dado el cariño y el conocimiento que ambos autores tenían de los héroes más poderosos de La Tierra. Sin ir más lejos Busiek era el guionista del tercer volumen de Los Vengadores, su tercer relanzamiento, tras el fiasco de Heroes Reborn, dentro del proyecto Heroes Return, que devolvía a Los Vengadores a la continuidad del Universo Marvel, después de haber vivido aventuras en una realidad alternativa, cortesía de ese engendro de autor que es Rob Liefeld, al que le deberían prohibir hacer cómics.

El caso es que, en tanto que frikis de Los Vengadores, Pacheco y Busiek se propusieron una mastodóntica aventura que ordenaba toda la historia del grupo. En ella juntaron a Vengadores de varias líneas temporales y/o de diferentes momentos de la historia del grupo, aliados con  Rick Jones y la Inteligencia Suprema Kree, contra Kang, Inmortus y los Guardianes del Tiempo, villanos y ejes de la saga.

Para llevar adelante Siempre Vengadores los autores mencionados contaron con la ayuda del guionista Roger Stern, el primero que trató de arreglar la continuidad de Kang en los 80 y del entintador Jesús Merino, que mejoraba bastante los lápices de Pacheco. Todos ellos lograron una gran obra que se nutre de la rica historia de Los Vengadores para homenajearla a la par que arreglarla. Arreglarla a la manera en que entendían los autores que debían haberse desarrollado los acontecimientos en la cabecera. De ahí que pueda haber discrepancias en cómo conectan o arreglan según qué cosa. Así, por ejemplo, explicaciones como la del modo de actuar de Iron Man durante la Operación Tormenta Galáctica, por estar siendo manipulado por Inmortus, le quitan relevancia al personaje en dicha historia. Ese era el caso de algo que no estaba roto por lo que no era necesario arreglarlo a poco que uno sepa acerca de las circunstancias acontecidas en la colección del vengador dorado.

Aún con esas ahí está el mérito de ser capaces de mover décadas de historia en doce números de una forma bastante coherente, combinando, a la par, épica y caracterización de los personajes. Y, de paso, homenajeando otras cabeceras del Universo Marvel como Los Guardianes de la Galaxia de Steve Gerber -los genuinos Guardianes de la Galaxia– o Killraven y Pantera Negra de Don McGregor en unos Vengadores de la Guerra de los Mundos. Así como también se acuerdan de momentos pasados de la editorial, al recuperar personajes de los años 50, en una línea paralela en la que eran Los Vengadores.

Por supuesto, Siempre Vengadores tuvo productos derivados, como la serie dedicada al heredero del Capitán Marvel, Genis Vell, presentado aquí con un nuevo look más en sintonía con el de su padre. En verdad, viendo a posteriores sucesores del héroe Kree, como Carol Danvers o Hulkling, no le cuesta a uno afirmar que Genis Vell es el único que se salva de la quema. Claro que el que lo guionizara Peter David ayudaba.

Esta cabecera también tuvo una especie de sucesora espiritual, Siempre Ultron, que ni le hace sombra. Por no hablar de que los mencionados Vengadores de esa realidad alternativa de los años 50 fueron la base a partir de la cual se desarrollaron ideas, no particularmente brillantes, como los Agentes de Atlas o Los Vengadores de los años 50.

Por todo ello Siempre Vengadores es una obra ideal tanto para los seguidores de Los Vengadores como para quienes quieran tener una panorámica general del Universo Marvel. Os dejo el enlace a la última edición de Siempre Vengadores en la web de Panini.

JLA vs Vengadores

Los cruces entre los personajes de las dos grandes del cómic americano, DC y Marvel, siempre ha sido un reclamo entre los lectores. De ahí el éxito que tuvieron productos como los especiales Superman vs The Amazing Spider-Man: The Battle of the Century (1976), Batman vs The Incredible Hulk (1981) o The Uncanny X-Men and The New Teen Titans (1982). Por lo que se empezó a preparar el terreno para el esperado JLA vs Vengadores, para comienzos de los ochenta, que estaría a cargo de Gerry Conway y George Pérez. Pero diversas polémicas entre los editores en jefe de ambas compañías terminaron por suspender el proyecto aún cuando Pérez ya había dibujado algunas páginas que pasaron a ser objeto de coleccionista.

Habrá que esperar a comienzos del nuevo siglo, en un momento en que ambas cabeceras atravesaban un buen momento en lo que a crítica y ventas se refieren, para que Marvel y DC retomaran el proyecto. El dibujante, por supuesto, sería Pérez. No podía ser de otro modo dada su capacidad para dibujar multitud de personajes y escenarios sin perder detallismo ni espectacularidad. Aparte que el autor siempre admitió que ese era el proyecto de su vida. Y se notó porque al leerlo uno encuentra al mejor Pérez. Se nota que le dejaron tiempo para poder dibujar JLA/Vengadores porque el resultado está bastante lejos de su segunda etapa en Vengadores, donde su dibujo daba muestras de agotamiento. Lo que era comprensible dada su avanzada edad y sus problemas de salud, que le hacían muy difícil el mantener el ritmo de la producción mensual.

El guionista escogido sería Kurt Busiek. Otra buena elección porque Busiek poseía un conocimiento enciclopédico de ambos universos de ficción.

Así que ya te puedes imaginar el resultado de juntar a ambos. JLA/Avengers #01-#04 (2003) es una serie limitada esplendidamente dibujada y repleta de guiños, homenajes, batallas y referencias a todo lo que ha rodeado a los dos grandes grupos de Marvel y DC. Épica con mayúsculas. Si bien Busiek y Pérez acabarán tomando, como base, las formaciones más icónicas de estos dos grupos de superhéroes para hacer una breve reflexión acerca de lo que significa el heroísmo. Antes del enfrentamiento final con el villano de esta saga, Krona, donde Busiek cede los mandos a Pérez para ilustrar algo que ningún Avengers: Endgame podrá superar. A saber, plasmar en viñetas a la madre de todas las batallas de superhéroes. Esto es, para muchos, uno de los puntos débiles de este cómic. El que los autores plantean situaciones interesantes de las que solo dan breves pinceladas para poner toda la fuerza en la batalla final. Pero también es cierto que el espacio era el que era, 4 números, así que, en general, es de agradecer que se molestaran en dar un  mínimo de caracterización de, al menos, los personajes más icónicos de ambas formaciones, en un producto que iba básicamente de batallas.

Te dejo la portada de la última edición en España de JLA vs Vengadores, por Planeta DeAgostini.

The Ultimates: Los Vengadores definitivos

El proyecto Heroes Reborn había sido un intento fallido de acercar cabeceras clásicas, como Los Vengadores, a nuevos lectores, ubicándolos en un nuevo universo, con una continuidad que empezaba de cero y unos equipos creativos de moda, que eran los de Image. La cosa no funcionó y se tendió a un enfoque, podríamos llamar neoclásico, de este y otros títulos, Heroes Return, que, si bien, recuperó lectores, solo subió las ventas de manera temporal. Claro reflejo de que no se puede vivir de la nostalgia.

Así que el vicepresidente de Marvel en el 2000, el polémico Bill Jemas, y el editor en jefe de la compañía, Joe Quesada, decidieron crear la línea Ultimate, con el lanzamiento de títulos como Ultimate Spider-Man o Ultimate X -Men. Ultimate recogía el espíritu de Heroes Reborn con la diferencia de que dejaban de lado los excesos de una estética noventera en la que primaba el dibujo. En Ultimate tanto el guion como el dibujo contaban y se buscaron autores que elaboraran guiones más sofisticados y creíbles con un estilo de dibujo en sintonía con lo que sería una adaptación cinematográfica. Las ventas confirmaron dicha decisión como un acierto.

Curiosamente no sería ni Spider-Man ni los X-Men el título estrella de este sello de Marvel sino The Ultimates, la versión Ultimate de Los Vengadores, obra de Mark Millar y Bryan Hitch, cuyo primer número fue publicado en marzo de 2002. Los dos volúmenes que realizaron ambos se consideran de lo mejor de Ultimate y un ejemplo de cómo actualizar una franquicia para el siglo XXI. Millar supo coger lo mejor de Los Vengadores -con algunas excepciones como el pésimo tratamiento de Henry Pym– y amoldarlo al contexto socio-político del momento, para lo cual fue crucial el dibujo fotorealista de Hitch. Ambos hicieron lo que se les pidió. A saber, un cómic de Vengadores que era como una película de Vengadores con presupuesto ilimitado. De hecho se podría decir que sus dos volúmenes de The Ultimates eran como una peli de Vengadores pero bien hecha. Si bien, a poco que uno se fije, se da cuenta de que aspectos de The Ultimates están en las películas de Los Vengadores, como la vinculación de estos con S.H.I.E.L.D. Idea que, por cierto, Millar admitió que tomó de esa aberración que fueron Los Vengadores de Liefeld. Es bueno saber que sirvieron para algo.

También el Universo Marvel en general, y Los Vengadores en particular, se irían Ultimatizando hasta el punto de que el Universo Ultimate se quedaría como algo innecesario, por reiterativo, lo que llevaría a su eliminación. Una pena porque era un contexto ideal para experimentar con tramas algo más adultas y más frescas al no tener el peso de años y años de continuidad.

Con independencia de que nos guste más o menos el enfoque, es de justicia reconocer que The Ultimates (The Ultimates #01-#12 (02-04)) y The Ultimates 2 (#01-#13 (05-07)) es un material crucial para entender todos los cambios que definirían a Los Vengadores de este nuevo siglo e ideal tanto para los que quieran engancharse a esta colección como a los que les apetezca acercarse a un tipo de cómic que, en línea con la revolución iniciada por The Authority, se ha convertido en un ejemplo de lo que se considera un cómic de superhéroes postmoderno.

Te dejo un enlace con las últimas ediciones en español de The Ultimates y The Ultimates 2 publicadas en español por Panini.

Y si te gusta este material decirte que también es muy recomendable un volumen posterior de The Ultimates, Ultimates Comics – The Ultimates #01-#30 (11-13), especialmente los arcos argumentales desarrollados por Sam Humphries, en los que nuestros héroes tendrán que lidiar con una auténtica Civil War, muchísimo más interesante y trabajada, por no decir más acorde con la manera en que yo pienso que afrontarían algo así Los Vengadores, que la desarrollada por Millar y McNiven. Panini lo ha editado de dos maneras: una dentro del Coleccionable Ultimate, la otra como parte del material de la colección Ultimate Marvel.

Jóvenes Vengadores: La nueva generación

Los Vengadores nunca han tenido tradición de jóvenes ayudantes, más allá de la colaboración, en números puntuales, de Rick Jones y su Brigada Juvenil en algunos de los primeros cómics de la colección, lo que, probablemente, se deba a que Stan Lee no era muy dado a dotar a sus superhéroes de acompañantes juveniles. Esa forma de pensar se generalizó por Marvel, dejando de lado el tema del legado. Cada personaje tenía su particularidad y era impensable que uno heredara el manto de otro. Y si lo hacía solía ser porque el héroe en cuestión había adoptado otra identidad o había abandonado su carrera superheroica. Como era el caso de Henry Pym. Pero, en líneas generales, solo se podría hablar de sucesores espirituales. A saber, personajes o grupos que se inspiraban en el legado de otros pero conservaban sus peculiaridades. Así, en el caso de Los Vengadores, tras su supuesta desaparición y confinamiento en el universo de Heroes Reborn, teníamos a los Héroes de Alquiler de Pascual Ferry y John Ostrander y a los Thunderbolts de Kurt Busiek y Mark Bagley, que tomaban el legado de los héroes más poderosos de La Tierra pero a su manera. ¡No se llamaban Nuevos Vengadores y Vengadores Oscuros! Esas cuestiones de marketing aún quedaban lejos.

Pero ocurrió que, tras la disolución de Los Vengadores en 2003, ocurrida esa porquería de saga llamada Vengadores: Desunidos, el editor en jefe de Marvel Joe Quesada decidió tapar ese hueco con una colección llamada Jóvenes Vengadores, Young Avengers, que contó con el exitoso guionista de televisión y lector de cómics Allan Heinberg y el dibujante Jimmny Cheung.

La experiencia de Heinberg haciendo adolescentes, su serie O.C. con un personaje lector de cómics incluido es prueba de ello, le hacía ideal para este proyecto, para el que se le dio total libertad creativa. Lo que resultó en una interesante colección en la que se tocaba bien el tema del legado en Los Vengadores sin reducir a sus protagonistas a simples copias juveniles de sus mayores. Se podría decir que se logró un término medio con respectos a proyectos previos de los 90, como  Los Nuevos Guerreros y Avengers-Next. Los Nuevos Guerreros, The New Warriors, fueron el primer grupo genérico de superhéroes juveniles pero muy desvinculado de Los Vengadores. Avengers-Next, A-Next, una versión futurista de Los Vengadores, obra de Tom DeFalco y Ron Frenz, sí estaba más vinculado a los mismos en tanto que introducía a descendientes de Los Vengadores en una realidad alternativa. El problema era que su estilo era poco atractivo por ser demasiado retro, tanto en guion como en dibujo.

Sin duda el que Jóvenes Vengadores no se viera como algo retro sino más bien fresco tuvo mucho que ver con los dibujos de Jimmny Cheung. No me gusta nada Cheung pero hay que reconocerle que, en esta colección, se sale. Se nota que estaba a gusto en la misma. Supo diseñar unos personajes en los que Los Vengadores saludan al futuro rindiendo homenaje al pasado, circunstancia favorecida por el conocimiento que Heinberg tenía de la historia del grupo. Una hábil combinación capaz de atraer tanto a lectores veteranos como a nuevos, convirtiendo a esta colección en una verdadera alternativa a Los Titanes pero al estilo Marvel. Las cuidadas y creíbles conversaciones así como el tratamiento de cuestiones como la drogadicción, las agresiones callejeras o la homosexualidad convierten al título en uno de los mejores cómics de superhéroes adolescentes que ha hecho Marvel, solo superado por Runaways. Lo cual le hizo merecedor de un premio GLADD, otorgado por la Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación, así como un premio Harvey a la mejor serie en 2006, lo que la convierte en la cabecera relacionada con Los Vengadores más premiada de su historia.

Además, la importancia de la cabecera se ha hecho evidente por la participación de sus héroes en muchos de los eventos más importantes de la Marvel de este nuevo siglo. Eventos tales como Civil War, Invasión Secreta o Asedio, en forma de números especiales. También se les ha dedicado una serie limitada para profundizar en cada uno de ellos. Por no hablar de la creación de su reverso, en el período Marvel conocido como Reinado Oscuro, y la polémica secuela de la cabecera principal, La Cruzada de los Niños, donde Heinberg y Cheung arreglan el daño causado a La Bruja Escarlata en Vengadores: Desunidos. Y lo que nos queda, dada la importancia capital que tendrá uno de los Jóvenes Vengadores, Hulkling, en el próximo gran evento de Marvel, Empyre.

Así que te dejo el enlace a la última edición de Panini de la maxiserie que lo inició todo, Marvel Deluxe. Jóvenes Vengadores 1, Young Avengers #01-#12 (05-06), que es la que yo te recomiendo probar. Y si te gusta pues puedes continuar con los siguientes tomos o probar la innovadora etapa de Kieron Gillen y Jamie McKelvie, muy aclamada por la crítica, recopilada en Marvel Now! Deluxe. Jóvenes Vengadores de Gillen y McKelvie.

Aclaraciones sobre Brian Michael Bendis

Antes de terminar quisiera hacer una aclaración. Probablemente alguien se preguntara por qué no he seleccionado nada de Brian Michael Bendis siendo este, junto con Mark Millar, uno de los responsables de sentar las bases de Los Vengadores de comienzos de siglo. Al menos hasta después de las Secret Wars de Hickman. Momento en que Los Vengadores, como toda Marvel, ha ido derivando a otra era de neoclasicismo, mucho más infantilizada que la de Heroes Return, del que solo algunos autores, como Al Ewing o Donny Cates, parecen tratar de desmarcarse.

Es cierto que Bendis puso a la franquicia vengadora como eje central del Universo Marvel al ser el responsable, durante su etapa, de la mayor parte de los eventos importantes de dicho universo. Eventos en los que Los Vengadores eran los personajes centrales.

Podríamos considerar al grupo de Los Illuminati y a la forma de actuar de Los Vengadores durante el período conocido como Reinado Oscuro como las dos grandes aportaciones de Bendis a la franquicia de Los Vengadores. El problema es que tú revisas ese material y te das cuenta de que son buenas ideas muy mal desarrolladas. Con independencia de cuestiones de continuidad o no, sus cómics de Los Vengadores no pasan de ser, en el mejor de los casos, entretenidos. Cuando uno lee la etapa Bendis no deja de tener la sensación de estar viendo capítulos de una mala serie de televisión por temporadas, donde lo único relevante es la saga final, que cierra una temporada y empieza otra. Lo fuerte de Bendis en Los Vengadores eran los diálogos así como la sofisticación y el trabajado contexto sociopolítico que daba a sus tramas. Pero si eso no se ejecuta bien se queda en eso, buenas ideas mal desarrolladas. Se podría decir que Bendis, en Los Vengadores, no hace un buen uso del decompressive storytelling que tan buenos resultados le ha dado en otras colecciones como Ultimate Spider-Man o Daredevil.

Cierre

Así termina la tercera y última parte de mis recomendaciones acerca de Etapas e Historias de Los Vengadores que no deberías perderte. Espero que te haya servido para, aprovechando el período de cuarentena, acercarte a esta cabecera o animarte a probar material de Vengadores que tuvieras pendiente. ¿Qué te ha parecido mi selección? ¿Añadirías algo más? ¡Nos leemos en otros posts!



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural y en Filosofía Contemporánea. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad