Las cosas que los hacen felices se quedan en casa Parte 2

0

Volvemos con esta sección en la que os contamos cómo estamos pasando algunos de nuestros redactores esta época de cuarentena. Sin duda una época difícil, pero que esperamos que entre todos podamos seguir adelante. Para esto es imprescindible que te quedes en casa y para que os sea más fácil nos tenéis a nosotros para recomendaros películas, series, cómics o lo que necesitéis, podéis escribirnos en los comentarios o en nuestras redes sociales.

Por otro lado nos gustaría mandar ánimos a todos los trabajadores y personas que están ayudando para mitigar esta crisis, especialmente a nuestro compañero, el Doctor Fernando Vílches, que es uno de los sanitarios que se la están jugando para salvar vidas. Y no lo olvides, QUÉDATE EN CASA.

Toni CE

Saludos desde el Sur amigos y amigas, ¿cómo estáis llevando estos días en casa? Como muchos de vosotros lo estoy aprovechando para ponerme al día en eso que me dije a mí mismo que algún día haré pero que tú y yo sabemos que no haré hasta que no tenga que pasar una cuarentena en casa. Hay algo que envidio a muchos de vosotros, más incluso que a los que tenéis ingentes reservas de papel del culo, y se trata de tener balcón. Y es que el gritar desde el balcón a la gente que pasea tranquilamente por la calle me parece una de esas actividades que reconforta y te hacen crecer como ser humano. Si tienes balcón, aprovéchalo, como imagino que estará haciendo mi compañera Sofía.

Siempre he sido un gran fan de la animación, por lo que Estudios Ghibli tiene algunas de mis películas preferidas. A pesar de esto, siempre he tenido alguna de ellas pendientes olvidadas y esperando que algún día las empiece. Ahora que Netflix está recopilando sus obras, ninguno tenemos excusa, por lo que me he propuesto ver todo su catálogo. ¿Por dónde empezar? Pues por una que además nunca había visto anteriormente y que además supone la primera película de su filmografía oficial: Nausicaä del valle del viento, película de 1984, pero que a España no llegó hasta bastante más tarde, en 2010. Nausicaä es una de las grandes olvidadas cuando hablamos del estudio japonés, y sin duda injustamente porque es una de las mejores películas no solo de Ghibli, sino de la animación japonesa. Un mundo apocalíptico, enfermo y lleno de guerras; pero que tienen en la princesa Nausicaä la esperanza de un mundo nuevo. Se nota la influencia del Japón post-Hiroshima/Nagasaki y presenta una crítica a lo que las guerras nucleares pueden llevarnos. No es una película recomendada para niños ni tiene un mundo bello y fantástico como estamos acostumbrados en muchas de las obras de este estudio, pero sí guarda un profundo mensaje ecologista y amor a la vida, temas centrales de muchas de estas obras. Curiosamente el manga de esta obra se estrenó el mismo año (1982) que otro manga con el que guarda grandes diferencias pero supone el gran exponente del manga post-apocalíptico: Akira.

Nausicaä viajando en su pandorga

Muchos de nosotros estamos aprovechando este tiempo para leer más novelas, esos clásicos que estaban en la estantería esperando a que los abriésemos. Yo esta semana me he decantado por una gran obra del género policíaco: Asesinato en el Orient Express, novela escrita por la inglesa Agatha Christie en 1934, protagonizada por el detective belga Hércules Poirot, uno de sus personajes recurrentes en muchas de sus novelas. Como es habitual en las obras de Agatha Christie, un misterioso asesinato es el tema central de la historia, que nos mareará y sorprenderá hasta el final. Es una lectura amena y entretenida que sin duda os recomiendo. Si queréis conocer más sobre el belga, os recomiendo el artículo que preparó Fernando sobre Las 6 mejores novelas de Poirot que no hemos visto en el cine.

Agatha Chritie, gran escritora, mejor surfista

Otra de mis tareas pendientes en los pasados años es el anime. Soy un asiduo lector de mangas, hasta el punto que esto ha hecho que me aleje cada vez más de sus adaptaciones en la pantalla. Esto es un tema que da para artículo aparte, pero es cierto que la lentitud de muchos animes -sobre todo Shönen- debido a tener que adaptar apenas 20 páginas en un capítulo, sumados a un escaso presupuesto, dan como resultado en muchas ocasiones una excesiva lentitud y una mala animación, que sumados al tan denostado relleno, hace que personalmente me decante normalmente por las obras en papel. Esto no significa que no piense que haya grandes adaptaciones que aprovechan una gran animación y banda sonora para mejorar la experiencia, como Ataque a los Titanes (Shingeki no kyojin)Luego hay otras obras cuya ventajas del audiovisual dan un resultado diferente del que nos puede dar nuestro amado arte secuencial, como es el anime que me ha enamorado esta semana: Beastar, que se aleja de los estereotipos de las obras japonesas y que abraza la belleza del cómic europeo y el teatro como tema central ¿No te convencen la mayoría de los animes? Dale una oportunidad a esta historia caricaturizada por animales, alejándote de todo prejuicio.

Sed felices y no os llevéis todo el papel higiénico del súper.

Carmen (Kitayu)

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a estos días oscuros que más pronto que tarde acabarán, para el consuelo de todos. Mientras tanto, es nuestra misión hacernos felices, cosa a la que os invitamos con ahínco. En mi caso y suspendidas todas mis actividades académicas de manera casi total he aprovechado para ponerme al día con muchas de las cosas que tenía pendientes y para relajarme. Tuve la inmensa suerte de terminar de una vez por todas la 5º y última temporada adaptada a anime de Jojo’s Bizarre adventure, que como ya os ha comentado mi compañero Raúl en algunas ocasiones, es una deidad bajada del cielo para convertirnos en seres de luz a su altura. Recomiendo encarecidamente que la veáis, porque no os defraudará. Por supuesto, he continuado con las series en emisión que me interesan, como Dorohedoro, Boku no Hero Academia o Haikyu!!He comenzado a leer Corazones de Atlántida, de Stephen King, que tiene una película que ya veré del maravilloso Anthony Hopkins. Por supuesto siempre hay tiempo para verse algún capitulillo suelto de Friends, que en estos tiempos son otro héroe por el que habría que salir al balcón a aplaudir en nombre de su gran labor social alegrándonos el día, e incluso he jugado dos partidas de DnD por Roll20, que siempre son bienvenidas.También he visto una película sobre un virus asesino, pero de los de verdad. No de los que te vuelven zombie, no, de los que te matan con un 100% de probabilidad y punto. Virus es obra maestra al cine coreanoque me ha brindado mucho entretenimiento con esta película tan poco “arriba Corea” y original. Pero no todo ha sido aprovechar el tiempo de manera responsable, respetable, útil e intelectual, como habréis podido observar.

También me he terminado de leer la biografía de Charles Darwin, pero eso ha sido un rollazo. 

Juanma

Sabemos que nos encontramos ante una situación muy delicada debido al COVID-19, tanto en España como fuera de ella. Muchos de nosotros nos hemos visto afectados por un ERTE o nos encontramos realizando nuestro trabajo de forma telemática. Como buenos ciudadanos y para que estas restricciones se os hagan más llevaderas hemos decidido daros sugerencias para matar el tiempo. Por mi parte os voy a hacer alguna recomendación de series sobre asesinatos (nótese lo bien hilado del comentario de “matar el tiempo” con la temática de las series) para ejercitar vuestra parte detectivesca.

Castle

Una de mis series favoritas para pasar un rato divertido y desconectar un poco de lo que está ocurriendo en el exterior. Un Nathan Fillion asombroso, y que se nota que se encuentra en su salsa en este papel, se echa la serie a los hombros y se come la pantalla cada vez que aparece. En este “procedimental” veremos a un escritor de novelas de misterio hacer equipo con una guapa e inteligente detective de homicidios. Para saber más sobre Richard Castle echadle un ojo al artículo de José Carlos para su sección Los Más Chulos del Barrio. El gran aliciente de este show es ver cómo Beckett y Castle (que son como agua y aceite) juntan sus habilidades y conocimientos para resolver los crímenes de Nueva York.

La química entre ambos eleva mucho el producto final y ver como Nathan Fillion saca su lado más juguetón para entregarnos un personaje divertido, aniñado y algo irresponsable hace muy especial a esta serie. Muy recomendable para un entretenimiento liviano que nos haga el día más corto. Este show cuenta con 8 temporadas en su haber, así que diversión hay para rato. Anotación final: me encantan las referencias a Firefly que cuela en algunos episodios, sobre todo cuando aparece disfrazado de Mal Reyonolds.

El caso: Crónica de sucesos

Ahora un producto patrio con esta serie de 2016 que únicamente cuenta con una temporada. Por desgracia su audiencia no fue la suficiente para que tuviese una continuación. Para aquellos que no conozcan El Caso haré un resumen rápido: El Caso fue realmente un periódico que se publicó en España desde principios de los 50 hasta finales de los 90 especializado en noticias de sucesos. Era conocido como “El periódico de las porteras”.

Esta serie sigue los pasos de los periodistas de este periódico en busca de buenas historias para sus portadas. Verónica Sánchez (Clara López) y Fernando Guillén Cuervo (Jesús Expósito) son sus protagonistas y de su mano iremos adentrándonos en la España de los 60 más oscura y sangrienta. El país de la censura y el carajillo antes de comenzar el trabajo estaban a la orden del día. Gracias a “El Caso” nos vamos a meter de lleno en un mundo en el que las confesiones se sacan a golpes, la Iglesia tiene mucho poder, el dinero abre muchas puertas y los “señoritos” aún tienen mucho peso en la sociedad. Un buen ejercicio de recuerdo para que veamos cómo era la vida sin toda la tecnología que poseemos actualmente y pese a que es muy light y no se adentra demasiado en temas más polémicos, nos demuestra lo mucho que ha avanzado nuestra sociedad hasta la fecha.

Muy divertida de ver y bastante bien lograda, personalmente ha sido una pena que no haya más temporadas de esta serie ya que había algunas subtramas muy interesantes.

Un saludo y sed felices.



el autor

Economista frustrado. Cinéfilo de videoclub, seriéfilo de sofá, amante de los videojuegos y coleccionista de todo lo que se pueda poner en mi estantería. Crecí con una Game Boy verde pistacho y un reproductor VHS.

Deja tu comentario