Reseña de Heroes Return – Los Vengadores: Una vez Vengador…

2

¡Saludos gente! Aquí me tenéis una vez más compartiendo con vosotros una nueva reseña de cómic. En esta ocasión os voy a contar mis impresiones tras la lectura del tomo «Heroes Return. Los Vengadores 1: Una vez Vengador…» publicado por Panini, en su plan editorial de sacar en tapa dura distintas colecciones publicadas bajo la cabecera de «Heroes Return», siendo la elegida para la reseña de hoy la de los héroes más poderosos de la tierra.

¿Qué hace grande una lectura como ésta? En primer lugar hay que poneros en situación, porque los años 90 no fueron especialmente buenos para Marvel, que no solamente podría haber desaparecido, sino que tomó algunas decisiones nefastas en cuanto a muchas de sus cabeceras, mandando a bastantes de sus mejores personajes a seguir sus aventuras en otro universo. Tan estrepitoso fracaso tuvo que ser enmendado mediante el retorno de todos los personajes al lugar del que nunca debieron irse, en un movimiento llamado «Heroes Return».

Dicho movimiento o cabecera tenía la tarea de volver a engrandecer a los personajes que habían sido arrastrados por el fango anteriormente, y también, y como es lógico, se pretendía recuperar la ilusión y el apoyo de los lectores, desanimados con el curso tan tortuoso que había tomado Marvel. Entre las distintas cabeceras que surgieron a raíz de aquello (en esta web hemos reseñado anteriormente las de Thunderbolts y Ka-Zar) , una de las más importantes fue la dedicada a Los Vengadores, el grupo emblema por excelencia de la editorial. Y para ello se contrató a un equipo de altísimo nivel, conformado por Kurt Busiek a los guiones y por George Pérez a los lápices.

Busiek ya era un guionista que llevaba rodaje en Marvel y venía de firmar grandes obras para la editorial como «Marvels», o la serie de «Las historias jamás contadas de Spiderman«, y que además fue uno de los grandes motores sobre los que se impulsó Heroes Return, ya que Busiek también guionizaba las cabeceras de los Thunderbolts y la de Iron Man, ahí es nada. Y Pérez… bueno, ¿alguien a estas alturas no conoce el maravilloso trabajo que este artista realizaba siempre? Pérez ya había trabajado años atrás con Los Vengadores, pero fue sin duda el otro gran pilar sobre el que se asentó la resurrección creativa del supergrupo marvelita.

Por lo tanto lo que hace grande en primer lugar una lectura como ésta, es poder disfrutar del fabuloso tándem de Busiek/Pérez, y del gran trabajo realizado por Al Vey y Tom Smith en el entintado y el color. Pero también es importante recordar que esta colección recuperó el espíritu más clásico y aventurero de Los Vengadores, heridos de muerte años atrás con las decisiones editoriales. Por lo que al gran equipo sumamos la importante labor que hicieron. En este primer tomo solo están recogidos los 12 primeros números de la serie más un anual (que dibuja Carlos Pacheco), pero son números de sobra para asistir al renacimiento de Los Vengadores.

¿Qué tipo de historias nos encontramos? Hay que precisar que, si bien hay subtramas o desarrollos de personajes que se extienden más allá de algunos números, nos encontramos con arcos argumentales que no exceden más allá de 2/3 números, cosa que hoy día es más difícil encontrar por la mala costumbre de la narración que se estira como un chicle, para contar algo que se puede despachar con poca extensión.

Es por ello que en estos primeros 12 números de la serie veremos a Los Vengadores hacer frente a enemigos como Morgana Le Fay, Imus Champion, los Kree, el Escuadrón Supremo (que no son enemigos como tales, cosa que veréis en la lectura), o Moses Magnum entre otros. Habrá desarrollo de personajes, como por ejemplo la Bruja Escarlata en una fase de redescubrimiento de sus poderos, Ojo de Halcón intentando sobrellevar su situación fuera del liderazgo de Los Vengadores, Pájaro de Guerra cayendo en una espiral de alcoholismo, la reaparición de un Vengador al que todos daban por muerto, o la inclusión de nuevos miembros en el equipo como Justicia y Estrella de Fuego. En definitiva, hay muchas y variadas cosas para leer dentro de todo este primer tomo.

¿Merece la pena? Desde mi punto de vista SÍ. Estamos ante un gran reinicio de Los Vengadores, auspiciado por el espíritu clásico que tuvo la formación antaño, porque si una cosa se le daba bien a Busiek, era hacer una labor de este tipo, habida cuenta de que el hombre era poco menos que una enciclopedia andante de los cómics Marvel. Puede que el hecho de que sea uno de mis guionistas favoritos me haga algo más benévolo con la valoración de su trabajo, pero he vuelto a disfrutar de sus historias de Los Vengadores como ya lo hice hace unos años cuando las leí por primera vez, y el dibujo de Pérez me sigue resultando fresco, limpio y atemporal, por lo que no puedo hacer otra cosa que hablaros bien de este «Heroes Return. Los Vengadores: Una vez Vengador…»

El tomo viene con bastante contenido extra y está publicado en un tamaño que permite disfrutar por completo del exquisito arte de George Pérez, y si le encuentro una única pega es que, por el calendario de publicación de la editorial, tardará bastante tiempo en publicarse el siguiente tomo. Antes de despedirme quiero comentaros que, si queréis conocer otras historias recomendables de Los Vengadores, podéis encontrarlas en nuestro especial de «Cómo empezar a leer… Los Vengadores«, o en la «Guía de lectura de Los Vengadores«.

Y esto es todo por hoy, ¿ya habéis leído este tomo o sus historias en otro formato? ¿Qué os parecen? Me despido con uno de los lemas más famosos del grupo marvelita, que da nombre al tomo: Una vez Vengador… siempre Vengador.



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

2 comentarios

  1. Adrián De La Fuente Lucena el

    Buenas José Carlos. Ante todo agradecerte que hayas enlazado a tu artículo mis publicaciones «Cómo empezar a leer… Los Vengadores« y la «Guía de lectura de Los Vengadores«. Te ha faltado los dedicados a «Etapas e historias de Los Vengadores que no deberías perderte» y hubiera sido redondo. 🙂

    Vamos con mi valoración con respecto al material que comentas en este tomo. La nostalgia está bien pero para un relanzamiento es nefasto porque tiende a hacer que la cabecera a la que va destinada se convierta en algo endogámico. Sólo para los aficionados de la cabecera o para los que les gusta una forma determinada de hacer cómics con cierto aire setentero.

    Hay que entender el contexto en que se llevó a cabo. Marvel trataba de salir de una penosa gestión, que le había llevado a la quiebra y, en cabeceras como esta, optaron por recuperar al lector de los años dorados de Los Vengadores, el de las Etapas Thomas y Shooter, el lector seguro, y se renunció a hacer a unos Vengadores Contemporáneos. Para eso habría que esperar a The Ultimates.

    La cuestión es que, al haber aguantado bastante bien el paso del tiempo el grueso del material al que Busiek y Perez aluden, su etapa queda como algo que, como se suele decir en el ámbito de los cómics, «ha envejecido muy rápido». Si dudas de lo que te digo te invito a acercarte a las etapas de Thomas, Englehart y Shooter de Los Vengadores. Pueden resultar algo más caóticas y duras de leer pero son más creativas y responden a su época, mientras que la de Busiek y Perez es, sencillamente, un homenaje a las mismas en forma de remake. No digo que no pueda gustarte, yo la disfruté mucho en su momento, pero ya es algo superado. Como digo yo, el legado espiritual de Los Vengadores, después de momentos, puntualmente brillantes, en las etapas Stern & Buscema y Harras & Epting, está en Los Héroes de Alquiler, de Ostrander & Ferry, y en Los Thunderbolts, de Busiek & Nicieza. Es en estos últimos donde Busiek si se muestra rompedor y creativo (El que, en el número 12, Los Thunderbolts derroten a Los Vengadores, es ya una declaración de intenciones de Busiek). Y son estos dos grupos los que inspiran tanto a Los Nuevos Vengadores como a Los Vengadores Oscuros de Bendis. Y, aunque me pese decirlo, han sido autores como Millar, Bendis o Brubaker, los que han actualizado a Los Vengadores y los han hecho atractivos a nuevos lectores. Otra cosa es que no me guste su enfoque o que piense que se podría haber echo de otra forma. Ya es una cuestión subjetiva.

    Para bien o para mal los personajes tienen un desarrollo que Busiek no tiene siempre en cuenta. Unas veces si y otras no, según interese a la historia, haciendo que muchos de ellos vuelvan a una forma de pensar y actuar que los hace retrógrados, en el mejor de los casos. No hablo ya de los adversarios a los que hacen frente estos Vengadores que, para nada, están a la altura del poder del grupo.

    En lo que respecta a Perez, por más que nos duela a quienes nos gusta este dibujante, se observa que ya da signos de agotamiento. Bien es cierto que un Perez agotado sigue siendo mucho Perez pero eso no quita la impresión que yo saco viendo estos números. Este hombre ya estaba muy mayor para la rutina del mes a mes, sólo hay que ver como subió el nivel cuando dibujó, a su ritmo, el gran cruce JLA & Los Vengadores. En estos números aún lo disimula pero, conforme avance la colección, se va viendo como su dibujo decae. Perez está ya muy lejos de la grandeza de antaño cuya madurez pudo verse en Crisis en Tierras Infinitas, Los Nuevos Titanes o Wonder Woman. En la misma Marvel, Hulk: Futuro Imperfecto es superior. Así que no puedo estar de acuerdo contigo en que su dibujo aquí sea “fresco, limpio y atemporal”. Ningún dibujante mantiene un estilo fresco eternamente. Y menos en la industria del comic-book USA, cuya forma de funcionar quema bien pronto a los autores.

    Lo que, como ocurre con Busiek, hace que este producto quede para nostálgicos o admiradores de una forma determinada de guionizar cómics que ya no volverá y de la que no tiene sentido abusar, por mucho que nos guste, en tanto que no aporta nada significativo. Todo queda en una colección de homenajes, con momentos puntuales interesantes, que gusta ocasionalmente y poco más. Que conste que a mi me gusta Busiek. Pero en otros trabajos, donde pienso que brilla más. Aquí, ya sea por directrices editoriales o no, se deja llevar demasiado por la nostalgia. Ya me conoces, huyo de mitificar a autores.

    Comentar que la palabra “Supergrupo” me recuerda a los artículos de Raimon Fonseca, quien abusaba mucho de ella en sus artículos. Yo cuando la leo me recuerda al grupo de Superlopez que parodiaba a Los Vengadores. Ese era el Supergrupo. 🙂

    Por cierto es “Imus”, no “Inus”. A Busiek le gustaba demasiado Englehart. 🙂

    Es una pena que el glorioso «Una vez Vengador… siempre Vengador» quede convertido, tras leer esta etapa, en Otra vez Vengador …. ):

    Un abrazo.

    • José Carlos García el

      Saludos Adrián. Bueno, lamento que te parezcan pocos los enlaces a tus artículos, pero tampoco hay que abusar. El efecto y repercusión de un relanzamiento depende de muchas cosas, entre ellas la acogida de los fans. Y la mayoría estaban muy quemados por el curso de la Marvel de la época, no digo que el camino que Busiek adoptó fuera perfecto (no me cabe duda de que al menos por aquel entonces él era todo un nostálgico de los años dorados de la editorial), pero la meta de Heroes Return era clara, recuperar el prestigio de las cabeceras, cosa que hizo. Para mí el mérito de Busiek fue llevar tres cabeceras al mismo tiempo y no hacerlo mal en ninguna. He leído historias de los autores anteriores que mencionas y me parecen auténticos ladrillos, y la creatividad es relativa, no estaban exentas de su cuota de ingenuidad.
      El desarrollo de personajes ya depende de la veteranía que se tenga leyendo, si me pongo en el papel de alguien que hubiera empezado a leer esta colección sin apenas bagaje, no me parece que estén mal desarrollados. Hay aciertos y errores, es lógico.
      Pérez a medio gas barría tranquilamente a la mayoría de dibujantes de los 90, como Ferry por ejemplo, cuyo dibujo de los Héroes adolecía de muchos de los malos vicios de aquella década. En ese aspecto Pérez aguantó el tipo cuanto pudo, y fue una buena elección. A día de hoy con tanto dibujo digital y desprovisto de detalles, Pérez sí me parece fresco (clásico de la vieja escuela sí, pero muy trabajado). Pero ojo, no deja de ser una cuestión personal. Lo bueno de gente como Busiek o Nicieza por mencionar su relevo en los Thunderbolts, es que eran tan prolíficos que tienen donde elegir para disfrutar de sus mejores trabajos. Ya corregí la errata. Hombre, la palabra supergrupo de usa en muchos otros contextos jaja, la música mismo, donde distintos integrantes de grandes bandas se unen en una nueva formando eso mismo. Mejor seguir siendo Vengador que nunca serlo 🙂 ¡Un saludo!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos al análisis de Snowpiercer, la nueva serie de Netflix basada en la película del mismo título dirigida por Bong Joon-ho, ganador del Oscar por…