IniciocomicsReseña de Marvel Héroes - Cable & Masacre 1: Si las miradas...

Reseña de Marvel Héroes – Cable & Masacre 1: Si las miradas matasen. Cable y Masacre, juntos de nuevo por primera vez.

Introducción

El estreno de Deadpool 2 (2018) ha hecho que Panini Cómics saque material extra del mercenario bocazas. Tal es el caso de este tomo, Marvel Héroes: Cable & Masacre 1: Si las miradas matasen, que recopila nada menos que 25 números de ese experimento que consistió en unir al “bueno” de Wade con Cable. Este último ha hecho su primera aparición cinematográfica precisamente en Deadpool 2, así que si te ha gustado la interacción entre ambos en la gran pantalla lo mismo te llama la atención  este Cable & Masacre.

 

Este recopilatorio está estructurado en seis arcos argumentales, el primero de ellos es el que da nombre al mismo y el que inicia el enfoque predominante del resto de las sagas. Enfoque del que es responsable Fabian Nicieza, guionista conocedor de estos dos personajes. Fue co-creador de Masacre en  The New Mutants #98 (91) y guionista de la colección cuando esta se convirtió en X-Force, con Cable como su primer líder.

¿Qué X-Force también tiene su versión cinematográfica en Deadpool 2? Pues un motivo más para comprar este tomo, ¿no? Sobre todo teniendo en cuenta que algunos de los miembros del X-Force de la época tendrán buenos momentos en la cabecera que nos ocupa.

El que Nicieza compartiera guiones con el olvidable Rob Liefeld ha hecho que su posterior etapa en solitario no sea lo justamente valorada que debiera. En cualquier caso es indiscutible que él es el que mejor conocía el entorno y la forma de ser de estos personajes, lo que lo convertía en el escritor idóneo para un proyecto que uniera los caminos de Cable y Masacre. Ya de ambos tuvo ocasión de guionizar sus primeras miniseries, en 1992 y 1995 respectivamente, por lo que podríamos considerar Cable & Masacre como el segundo renacer de unos personajes que no estaban pasando por un buen momento en lo que ha ventas se refería.

En Cable & Masacre acompañan a Nicieza tres dibujantes: Mark Brooks, Lan Medina y un habitual colaborador del guionista en otros títulos, el nunca suficientemente valorado Patrick Zircher, que ilustra magníficamente el grueso de los números que integran este tomo.

Cable y Masacre: Juntos de nuevo por primera vez

A mi entender hay dos circunstancias fundamentales que se dan en esta colección. Una es el de unir a dos personajes, cuyas cabeceras independientes no estaban siendo muy rentables, con el fin de evitar que desaparezcan. Otra es la resistencia al enfoque tomado por los superhéroes desde el 11-S.

Ya en los 70, Iron Fist pasó a compartir cabecera con Luke Cage y, así, ambos pudieron mantenerse en el mercado. Sin ir más lejos Nicieza homenajea y parodia a estos Héroes de Alquiler en Cable & Masacre #21. Sin lugar a dudas son los antecesores espirituales de nuestra singular pareja.

Por otro lado, tras el 11-S, se tiende a militarización de los superhéroes. Se quería que fueran todo lo patrióticos que la situación requería, con lo que la capacidad crítica de los mismos quedaba en segundo plano. Pero hay otro punto de vista, influenciado por el tebeo The Authority, que busca mostar al superhéroe del S.XXI con una visión más globalizada del mundo. Unos nuevos metahumanos  que buscan solucionar los problemas del mundo usando sus habilidades de una forma más inteligente y meditada, dejando atrás muchos de los excesos de la década de los 90, con héroes de profunda angustia existencial y gatillo fácil.

Lo más sencillo para Nicieza hubiera sido optar por el primer punto de vista. A fin de cuentas, tanto Masacre como Cable son personajes con un pasado militar e hijos de su tiempo, de los 90. El primero, Wade Wilson, era un mercenario y asesino, con entrenamiento militar que, buscando una cura a su cáncer, se sometió al proyecto Arma-X del Gobierno Canadiense, que buscaba recrear artificialmente el factor curativo de Lobezno. El experimento salió bien pero todo el cuerpo de Wade quedó deformado de por vida. El segundo, Nathan Summers, es el hijo de Scott Summers, Cíclope, y de Madelyne Pryor, un clon de Jean Grey. El mutante Apocalipsis, conocedor de que Nathan se interpondría en su planes, lo infecta con un virus tecno-orgánico. Cíclope lo entrega entonces a los Askani, un clan procedente del futuro, para que intenten salvarle la vida. Allí recibiría la disciplina militar y mental necesaria para que sus poderes telekinéticos estabilizaran su estado. Posteriormente volvería al pasado y lideraría a X-Force, en un intento de impedir que villanos como el mencionado Apocalipsis llegaran a hacer lo que había visto en su futuro.

Aún así Nicieza no va por el cámino fácil sino que se acerca al enfoque The Authority. Menos americano y, por tanto, no tan comercial y más crítico. Lo que le obligará a emplearse a fondo. Tras una experiencia con la fanatica Iglesia del Mundo Único, en el que nuestros protagonistas terminaron vinculados física y psíquicamente, Cable decide crear la isla flotante Providencia, a la que concibió como una Utopía en la que tuvieran cabida todo tipo de ideas. Su intención era tratar de cambiar el mundo, reuniendo en Providencia a todo tipo de intelectuales y científicos. Algo similar a lo que hizo Phil Jiménez con la Isla Paraíso de Wonder Woman.

Lo curioso es que Masacre, al estar vinculado a Cable, comienza a simpatizar con su punto de vista. No deja de ser el cabrón mercenario y asesino que todos conocemos y amamos/odiamos pero la influencia de Nathan está sacando otra faceta de él, a lo que Nicieza  aprovecha para mostrar retazos de su conflictivo pasado. Eso no quiere decir que desaparezcan sus ingeniosos y característicos diálogos, derribando la cuarta pared. Diálogos cargados de referencias cinematográficas y críticas a eventos de la casa como Enemigo de Estado o Dinastía M. Por no hablar de una continua crítica a Los Nuevos Vengadores de Brian Michael Bendis. Está claro que Nicieza no simpatiza con Bendis, lo que dice mucho a su favor.

Nunca ha sido más apropiada la frase Juntos de nuevo por primera vez. Masacre y Cable ya han tenido sus encuentros, pero nunca la situación entre ellos se había presentado de esta forma. Cable adquiere una deuda con Masacre que se ocupara de saldar, salvándole la vida y tratando de hacer de él una mejor persona afín a su causa. Si bien, sea cuestionable la forma de hacerlo. A saber, haciéndose pasar por sus clientes, dándole trabajos que benefician a la causa de Providencia. Sería legítimo el preguntarse si el fin de la causa justifica los medios empleados. Por mucho que Cable insista en que todo está controlado y que, con sus actos, busca hacer de Masacre alguien mejor. ¡Ese es el mejor chiste de todos! Pero Nicieza te hace creer en lo imposible.

Cierre

25 números en el que las grandes sagas de Marvel solo se ven de refilón y no afectan a su lectura. Lo que ya es de por si es algo digno de agradecer. Además Nicieza supo dar más profundidad a unos personajes que estaban corriendo el riesgo de quedarse como símbolos de una década pasada. Si bien el cine ha ayudado a que eso no se así, sería esta colección la que pondría los cimientos que situarían a Cable y Masacre al mismo nivel que otros personajes, como Veneno o Máquina de Guerra, que han sabido reinventarse y sobrevivir al momento en que fueron creados.

Por último, destacar la habilidad de Nicieza para jugar con todo tipo de personajes, tramas y entornos, tanto de la franquicia mutante como de la vengadora, sin necesidad de crossovers, eventos o colecciones que las unan. Sencillamente molestándose que conocer todo ese rico contexto que tiene el Universo Marvel y que él ha contribuido a aumentar. El saber articularlo no es fácil, lo que le honra como profesional. También opino que hay que honrarlo como persona porque, en sus diálogos, argumentos y situaciones, se desprende el cariño que tiene a los personajes. Cariño que no se traduce no en refritos o falsos homenajes, sino en creatividad y desarrollo de los mismos, entendiendo como son y piensa cada uno de ellos.

Si te gusta Cable y Masacre yo no me lo pensaría mucho. Y si eres de los que ha pasado de puntillas por el Universo Mutante también te lo recomendaría. Por encima de gustos y preferencias, Marvel Héroes: Cable & Masacre 1: Si las miradas matasen es buen material, aunque les pese a los muchos detractores de Nicieza. Tras leerlo se da uno cuenta que el precio lo merece. Espero con impaciencia el segundo tomo.

Por una cuestión de cortesía a mis compañeros de Las cosas que nos hacen felices, así como para recuperar uno de mis antiguos posts, no quiero cerrar este sin recomendar otros donde se habla de cómics de Deadpool o de él mismo como personaje de cómic.

Nos leemos en otros posts. ¡Sed felices y leed cómics!

 

Adrián De La Fuente Lucena
Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural y en Filosofía Contemporánea. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS