Reseña de Wild’s End 2. El enemigo interior: Avanza la invasión alienígena en Iglesia del Cuervo de Abajo

0

Saludos a todo el mundo, estoy aquí para compartiros mi valoración tras haber leído el cómic “Wild’s End 2. El enemigo interior” publicado en España por Dolmen Editorial, y que supone el segundo tomo de un total de tres. Podéis leer aquí mi reseña del anterior tomo “Wild’s End 1. Primera luz“, así como ver la recomendación previa que ya os hacía de este segundo tomo en nuestra sección de la lista de la compra correspondiente al mes de septiembre.

Wild's End 2: El enemigo interior.

Al frente de este segundo tomo de Wild’s End, publicado originariamente por la editorial americana “Boom! Studios”, sigue estando el mismo equipo creativo del anterior, es decir, el conformado por el guionista Dan Abnett y el dibujante I. N. J. Culbard. El trabajo narrativo desarrollado por Abnett sigue estando al mismo buen nivel ya mostrado anteriormente. Y sobre Culbard, he de confesar que sigue pareciéndome el gran lastre para darle una mayor valoración a este cómic por su estilo de dibujo simple y demasiado minimalista, sin apenas trabajar el nivel de detalle en las imágenes. Pero como pasaba en el tomo anterior, cuando llevas un par de capítulos leídos, al final te resignas y conformas con lo que hay.

En todo momento queda claro que las grandes influencias para la historia siguen siendo “La guerra de los mundos” de H.G Wells por todo lo relativo a la invasión alienígena y el entorno rural en el que tiene comienzo, y también “El viento en los sauces” de Kenneth Grahame por el hecho de tener personajes antropomórficos como protagonistas. En este segundo tomo, nos encontramos además con influencias de más obras, como por ejemplo la serie “Expediente X” o la película “La invasión de los ladrones de cuerpos” por la manera en la que el ejército hace su aparición y el hermetismo y la paranoia con la que actúan, desconfiando de todo y todos.

También cabe destacar que dos de los nuevos personajes que aparecen en este segundo tomo de Wild’s End (si bien uno ya era mencionado a menudo en el tomo anterior) son los escritores Lewis Cornfelt y Herbert Runciman, quienes tiene estilos narrativos tan contrapuestos como su manera de enfocar el tema de los alienígenas y la ciencia ficción, pero que son reclutados como consultores por el ejército. Podemos ver un guiño a Julio Verne y H.G Wells por la forma de perfilar los personajes y una de sus primeras “discusiones” sobre la forma de escribir en sus libros.

Luego también hay un homenaje a Sherlock Holmes y el Doctor Watson en uno de los contenidos extras de un capítulo, que es un relato sobre un par de personajes que, acompañados de una tercera persona, deben descubrir la auténtica naturaleza de éste a partir de la observación y la deducción. Lo veréis claro porque uno de los personajes lleva la voz cantante y se dedica a hablar y observar, mientras que el otro toma anotaciones y relata los hechos, tal como hacía Watson. Y hay algunos otros guiños a otras cosas en la obra, pero os dejo que los descubráis.

Antes de abordar la trama en sí de este segundo tomo de la serie, quiero recalcar lo enriquecedor que es para el universo de Wild’s End el hecho de que, al final de cada capítulo, se sigan introduciendo diferentes documentos gráficos relacionados con la historia (algo que también veíamos en “La Liga de los Hombres Extraordinarios”), como el relato detectivesco antes mencionado, o notas personales de los protagonistas, informes militares sobre vigilancia y observación, y demás cosas que siguen ahondando más en este universo ficticio, cosa que se agradece al hacer más inmersiva la lectura.

¿De qué va este segundo tomo de Wild’s End? Os comparto la sinopsis que podréis encontrar en la web de Dolmen:

La invasión de la Tierra fue solo el inicio de este grupo de héroes. Mientras Clive, Susan, Fawkes y los otros supervivientes de la invasión alienígena de Iglesia del Cuervo de Abajo (Lower Crowchurch) tratan de hacer frente a lo que acaba de pasar en su pequeña ciudad, los militares llegan en un intento de encubrir el “incidente”. Los residentes de la ciudad son inmediatamente detenidos, interrogados y tratados como sospechosos. ¿Son espías alienígenas, colaboradores, simpatizantes? Clive, Susan y los demás necesitarán escapar del encarcelamiento si quieren correr la voz y advertir al resto del mundo, antes de que los extraterrestres regresen.

Del mismo modo que pasaba en el tomo anterior, la historia se cuece a fuego lento al principio, para luego coger bastante ritmo a medida que van pasando los capítulos, lo cual hace que se siga leyendo de un tirón y no haya pasajes aburridos. A ello ayuda el hecho de que, si bien seguimos teniendo a los mismos protagonistas de antes, como Clive Slipaway, Fawkes, Peter Minks, Susan Peardew o Alph Swagger, éstos tendrán que separarse, y acompañaremos a cada uno de los distintos personajes en los sucesos de los que forman parte. Además, Abnett va profundizando en el pasado de algunos de los personajes, permitiendo que les conozcamos mejor.

Los extraterrestres siguen teniendo aspecto de farolas y lámparas, pero no por ello dejan de ser muy peligrosos, como podrán conocer los militares en sus distintos enfrentamientos con ellos. E iremos viendo hasta dónde puede llegar el alcance de esa invasión que comenzó en el primer tomo y prosigue aquí. Sí que hay una diferencia sustancial con el tomo anterior respecto al final de éste que nos ocupa, y es el hecho de que aquí la historia se cierra, pero no de una manera tan conclusiva como el anterior, quedando claro que todavía nos queda por llegar el tercer y último tomo.

¿Merece la pena el cómic? Desde mi punto de vista SÍ. Voy a repetir lo que ya decía en mi otra reseña, y es que Wild’s End, sin ser precisamente original, sí que resulta lo bastante entretenido para pasar las páginas una tras otra hasta llegar al final. En este segundo tomo se mantiene el interés por ver cómo sigue la historia (aunque Abnett se carga a mi personaje favorito ja ja), y sigue persistiendo una sensación de lectura placentera.

Sé que Culbard tiene buenas valoraciones en su arte por otras reseñas que he leído, pero siendo honesto, de haber tenido otro dibujante mejor (lamento que Juanjo Guarnido esté tan presente en mi cabeza con temas antropomórficos), Wild’s End podría ser una obra realmente memorable a nivel visual, aumentando el impacto de la misma en el mundo del cómic. No obstante, os sigo animando a seguir esta colección, o bien darle una oportunidad y empezarla si no la conocíais hasta la fecha.

Sobre la edición, Dolmen Editorial mantiene ese acertado formato de tapa dura que luce muy bien en cualquier estantería, y que incluye las portadas originales y algunas alternativas. Y esto es todo por mi parte, os dejo la ficha del cómic, y estaré encantado de responder cualquier comentario.

Wild’s End 2: El enemigo interior – Dolmen Editorial



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad