IniciocineCrítica de Kate (2021) de Netflix: Hostias y tiros a cascoporro con...

Crítica de Kate (2021) de Netflix: Hostias y tiros a cascoporro con una brillante Mary Elizabeth Winstead

Muy buenas. He visto Kate y me ha gustado. Por eso he decidido ponerme al teclado y traeros los motivos por los que os recomiendo que os sentéis y os dejéis llevar los 95 minutos que dura esta adrenalítica película de Netflix. Sin más dilación nos ponemos al lío.

Un cóctel con un poco de John Wick, Léon el Profesional o Crank.

Lo primero de todo ¿De qué va Kate? Pues de conceptos mil veces vistos en el cine de acción reciente. Una asesina profesional que decide poner punto y final a esa vida tras romper su código ético. Lo que ocurre es que su última misión coincidirá con sus últimas horas de vida al ser envenenada con polonio lo que le dará una muerte segura en quince horas. Tiempo suficiente para llenar de sangre las calles de Tokio (Japón) en busca de la venganza y la redención.

Nada nuevo en el horizonte como podéis comprobar. Coges la coctelera, metes un poco de acción a lo John Wick, coges a un mentor y a una joven aprendiz como ya sucediese en Léon el Profesional y por supuesto lo que se vio en Crank y que es lo que hacía que funcionase esa caótica cinta, insuflarle adrenalina al personaje y en consecuencia a la película. Lo agitas y… voilá. Sale un filme que personalmente me ha parecido bastante mejor que algunas recientes del catálogo de Netfix.

Además a todo lo expuesto anteriormente hemos de sumarle una dirección que unido a su montaje y fotografía me ha convencido y sorprendido.

La película está realizada por Cedric Nicolas-Troyan, que dirigió en 2016 la muy aburrida El Cazador y la Reina de Hielo. Decía que me ha gustado su labor en esta ocasión. Rueda bien la acción física, además le ayuda una buena fotografía y montaje, así Japón juega un papel importante con sus luces de neón, bien aprovechadas por la fotografía del filme. Siempre me ha parecido que las ciudades japonesas con sus luces hacen mejores las películas y en esta ocasión se cumple.

Pero Japón no solo beneficia a Kate con sus luces de neón. Nos encontramos a su vez con una banda sonora de temas nipones, que sin ser santo de mi devoción enriquecen la ambientación y el ritmo de la película.

Kate

Mary Elizabeth Winstead, una mujer de armas tomar.

Pero sin duda alguna si la película funciona y sale airosa es gracias a su actriz protagonista, Mary Elizabeth Winstead. Y es que hace maravillas, máxime con un personaje tan plano y soso como es este Kate que le han endosado. Porque Kate es un terminator, dispone de apenas de 24 horas para acabar con la Yakuza por lo que no tendremos tiempo de empatizar con la protagonista.

Winstead luce magnífica en las escenas de cuerpo a cuerpo, se le ve sufrir cada golpe y pirueta. Pero con armas en mano brilla igualmente. Es un trabajo descomunal el que hace aquí la actriz y no me extrañaría que Netflix viese la opción de convertir Kate en una futura franquicia.

Woody Harrelson es su mentor. Hace lo que puede en una película al servicio de una única protagonista. Pero Harrelson hace tiempo que sabe aprovechar la pantalla y se agradece verlo una vez más.

Kate

Consideraciones finales.

Si te gusta el cine de acción, vas a disfrutar con Kate. Se nota que en la producción está David Leitch, realizador de John Wick y de Atómica. No le pidas más, es adrenalítica y te mantendrá enganchado pese a lo básico y repetitivo de su propuesta.

Mary Elizabeth Winstead sorprende en ese trabajo físico, te la crees cuando elimina a cuchilladas a todo un grupo de yakuzas. Además la actriz demuestra su talento al darle capas a su personaje, máxime cuando el guion en ese sentido no es capaz de ofrecérselo.

La película gana enteros con su ambientación y ese toque anime (ojo a la persecución de coches cuando Kate falla el disparo). En este sentido el director ha aprovechado al máximo las posibilidades de ambientar la historia en la ciudad por antonomasia de las luces de neón.

Sin duda lo peor de la película es el título que hará que el día de mañana no te acuerdes de como se titulaba esa película en la que la prota daba de hostias a toda la Yakuza.

Así que dale al play y ponte tus palomitas que Kate tiene que saldar cuentas repartiendo hostias como panes.

Un saludo y sed felices.

Carlos María Porras Castañoshttps://despojosdelahistoria.wordpress.com/
Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

4 COMENTARIOS

    • Pues, muy de acuerdo con tu reseña. Una historia que ya hemos visto mil veces, pero que me ha cumplido y no se me ha hecho pesada en ningún momento.
      Con sus cositas, eso sí, como que la prota se corta un poquito las puntas para pasar desapercibida pero MARÍA ISABEL, SI ERES LA ÚNICA MUJER OCCIDENTAL DE LA PELÍCULA, CÓMO VAS A PASAR DESAPERCIBIDA.
      Sabiendo a lo que iba, me ha dejado más que satisfecho.
      Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS