IniciocineDe amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por motivos evidentes. Es una pena, ya que ofrece un divertimento palomitero sin pretensiones que bien habría podido disfrutarse en unas salas veraniegas… pero, por otra parte, al no pertenecer a ninguna franquicia, no estar basada en un libro y no ser un remake, sus posibilidades de éxito eran más bien escasas. En cualquier caso, este redactor seguramente no se habría tomado la molestia de ir al cine por esta propuesta, y se habría perdido una comedia posapocalíptica más que digna.

El más solitario del búnker

Joel es afortunado por haber sobrevivido a una invasión de monstruos que diezmó al 95% de la población mundial hace unos años… pero, dentro de la comunidad de supervivientes donde se encuentra, es el único soltero. A pesar de que sus compañeros aprecian sus dotes culinarias y el bestiario donde dibuja a las criaturas que les atacan, se siente un inútil frente a los aguerridos compañeros que se adentran en el mundo exterior, y echa de menos la vida normal que el apocalipsis le hizo dejar atrás.

De amor y monstruos

Un buen día, sin embargo, consigue contactar con otra tribu a través de una radio, y descubre que en ella se encuentra la antigua novia de instituto que dejó atrás durante el cataclismo. Emocionado, se armará de valor (y de una ballesta) para llevar a cabo un viaje con el objetivo de reencontrarse con ella, a pesar de las advertencias de sus amigos. En el camino se encontrará con un excéntrico dúo que le intentará enseñar las habilidades necesarias para sobrevivir en un bosque repleto de engendros antropófagos.

De amor y monstruos… y de lecciones importantes

De amor y monstruos es una sorpresa muy grata y desenfadada en la línea de Zombieland, pero no es ninguna obra maestra. Sus efectos especiales son decentes pero irregulares, el diseño de los monstruos podría ser mejor y a algunas de sus escenas les falta la tensión necesaria para emocionar al espectador. En el tercer acto se intenta plantear un conflicto sin haberlo introducido antes y esto le resta algo de fuerza a un clímax que, todo hay que decirlo, emplea sabiamente algunas de las lecciones que el protagonista ha aprendido a lo largo de su peripecia.

Sin embargo, esta película imperfecta supone un soplo de aire fresco para un género posapocalíptico que lleva teniendo un éxito mainstream sin precedentes desde el estreno de The Walking Dead. Frente a otros productos inspirados en Mad Max donde el mundo está dominado por clanes de guerreros o comunidades de fanáticos religiosos, nos encontramos ante unos supervivientes sensatos y normales que tratan de mantener en la medida de lo posible sus costumbres y que se han adaptado a las circunstancias. Sigue habiendo gente traicionera, cómo no, pero la bondad de gran parte de los secundarios contribuye a aportar una sensación de esperanza que se agradece.

De amor y monstruos

El tono ligero de esta cinta hace que sus casi dos horas pasen en un suspiro, como un paseo relajado, algo apropiado para una película centrada en un aprendizaje lento pero seguro. Como sucedía en Cowboy de asfalto, también estrenada en Netflix, el protagonista se encontrará con una serie de maestros que le enseñarán lo que necesita para sobrevivir en el apocalipsis y, entre chascarrillos, se enfrentará al trauma provocado por la muerte de todos quienes conocía antes de que el mundo llegara a su fin. De entre estos profesores destaca el dúo que mencionábamos, conformado por un hombre duro pero gentil y por una adorable niña malhablada. La estructura de la película, basada en pequeños episodios, hace que personajes como el interpretado por Michael Rooker no brillen todo lo que podrían, pero son bajas necesarias para deleitarnos con algunas secuencias más intimistas.

Pese a los aliados con los que se encuentra a lo largo de su misión, Joel acaba descubriendo la lección más importante por sí mismo hacia el final de la cinta. En una comedia simpática donde no era necesaria una mayor profundidad, es de agradecer que los guionistas se hayan tomado las molestias de transmitir una moraleja verdaderamente adulta sin recurrir a la casquería. Frente a los valores algo enfermizos de algunos romances cinematográficos, esta lección se nos antoja muy sana y adecuada. El amor no siempre debe ser prioritario.

Conclusión

De amor y monstruos es más inteligente de lo que parece, como atestigua el uso de recursos como la radio y el cuaderno para trasladar monólogos expositivos de forma amena. Quizás mis expectativas eran demasiado bajas, pero este filme me ha sorprendido muy gratamente, y espero que sea recordado con cariño en los años venideros. En una época en la que nos fascinan los escenarios distópicos más terribles y nos resulta difícil ser optimistas ante el futuro, usar el apocalipsis para transmitir un mensaje de esperanza supone un suspiro necesario.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

2 COMENTARIOS

  1. Hola Máximo, comparto la opinión de que es una peli muy interesante. Parece supérflua, pero tiene su miga, y los personajes están bien construidos y tienen carisma. Les coges cariño vaya, jeje. Mención especial para el perro, y todo el trabajo que conlleva el desarrollo del personaje en la película. Tiene mérito.

    Un saludo y sed felices!!

    • Sí. La verdad es que este tipo de películas gana muchos enteros cuando los personajes son agradables. Por ello a mucha gente le recuerda a “Zombieland”, en la que el carisma de los protagonistas es uno de los atractivos principales.
      Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad