Los más chulos del barrio: Mike Lowrey

4

¡Saludos y sed bienvenid@s a una entrega más de esta sección! En mis últimos artículos os hablé de personajes chulescos como Richard Castle, James Howlett (alias Lobezno, Logan, Parche, etc…) y Tallahassee. En este 2020 se estrenó “Bad Boys for Life”, la tercera película de la saga de “Dos policías rebeldes”. Y claro, como tarde o temprano uno de sus personajes protagonistas tendría su momento estelar en esta sección, dicho momento ha llegado. Así que hoy toca hablar de un auténtico chulo armado con una placa, varias pistolas, y su ropa de marca. Es el turno de… ¡Mike Lowrey!

Aquí tenéis mi coche de segunda mano.

Este personaje ficticio está interpretado por Will Smith. No es el único personaje chulesco de esta trilogía del cine de acción, porque su compañero Marcus Burnett (interpretado por Martin Lawrence) también está cortado un poco por el mismo patrón salvando las distancias, pero he optado por centrarme en Lowrey. Ya desde la primera película de la trilogía, estábamos ante un personaje con potencial para acabar en esta sección. Mike Lowrey era presentado como un policía que conducía un cochazo deportivo de elevadísimo precio, tenía un fondo de armario que envidiaría cualquier modelo profesional, y mucha pasta en el banco, cortesía de una familia adinerada. Pero claro, al margen de todo lo anterior, la personalidad de Mike Lowrey era demoledora: se toma muy en serio el trabajo policial, para chulo tú chulo él, canta con su compañero Marcus la canción “Bad Boys” de Inner Circle, pone pose chulesca a cámara lenta en las tres películas de la trilogía, y rara era la mujer que no caía rendida a sus pies. Como él mismo dijo una vez: “Todo el mundo quiere ser como Mike”Es del tipo de personas que, si tienen que ir a una consulta con alguna psiquiatra de la policía, y ésta es una mujer atractiva, puede terminar haciéndole él la revisión a la experta, y no al revés.

¿No te gusta que conduzca rápido?

Por otra parte, su casa suele estar bien decorada y no exenta de máquinas para hacer ejercicio, aunque quizás tenga demasiadas fotos de él mismo, de ahí que en la primera película de la saga, cuando Marcus debe fingir que es Mike y llevar a una testigo protegida a la casa de Mike, deba inventarse una milonga respecto a que tenga en “su” casa tantas fotos de otro hombre. Y no os penséis que Mike se priva de otros caprichos, pues tiene una masajista que le visita y “le hace masajes de todo”. Queda claro que el hombre intenta relajarse y no llevarse el trabajo a casa. Aunque eso cambia ligeramente cuando termina teniendo un par de relaciones serias, una con la hermana de Marcus, que trabaja para una agencia federal, y otra con otra mujer policía. Incluso llegó a tener una intensa y tormentosa relación con toda una criminal cuando trabajó de infiltrado en un cártel de las drogas. Claro que entre otras cosas, ver que tu jefa/amante es una criminal y adoradora de la muerte, son razones de peso para cortar por lo sano y poner pies el polvorosa.

Si alguna vez os deja conducir su coche, o bien va de copiloto en el vuestro, tened cuidado de la velocidad que lleváis, porque no dudará en llamaros tortuga al volante si no vais echando leches por el asfalto. También debéis tener sumo cuidado si os atrapan en mitad de un tiroteo con él, porque es un tirador experto y fiable en la mayoría de ocasiones, peeeero, podría dispararos en el culo para acabar con algún malo. Si no me creéis, preguntadle a Marcus, que durante un tiempo no pudo tener “momentos de calidad” con su mujer porque la herida del trasero le afectaba. Aunque la parte buena es que si os veis en una mala situación y él está al lado, también os puede salvar, porque hace lo que haga falta por sus amigos o compañeros. En otro orden de cosas, suele tener ideas fantásticas pero que funcionan “solo a veces”, ante situaciones de violencia que requieren de un poco de improvisación marca de la casa. También evita bien las heridas de bala, en algunos casos porque lleva chaleco, pero nadie es invulnerable, y tarde o temprano Mike lo comprueba. Pero ser policía y tener una lista de enemigos más larga que las playas de Miami tiene su parte mala a fin de cuentas.

Nada como estar en un tiroteo y cubrirse tras un tanque explosivo.

Creo que va quedando clarito que es mejor no enfadarle. Y no hace falta ser un criminal para ello. También sirve ir de pasajero en alguno de sus cochazos y ponerse a comer dentro. Si encima se os cae una patata frita bajo el salpicadero… qué os voy a contar, tendréis que meter la mano en cualquier recoveco. Si estáis de invitad@s en su casa cuidado con vuestras mascotas si van dejando regalitos en las caras alfombras de Mike, y pensadlo dos veces antes de poneros alguna de sus camisas por finas y suaves que sean una vez puestas.

Y esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado saber más de otro de estos personajes ficticios que, por su carácter, merecía acabar en esta sección. ¡Hasta la próxima!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

4 comentarios

    • José Carlos García el

      Hola Sergio. Sí, hay muchas situaciones. también me hizo mucha gracia como “dejaba” a Marcusito en el spa donde estaba la mujer de Marcus, casi como quien entrega un paquete explosivo jaja. Por eso agradezco los comentarios comentando más situaciones. ¡Un saludo!

  1. Me encanta Will Smith.
    Este personaje le viene como anillo al dedo.
    Su química con Martin Lawrence me parece lo mejor de la saga.
    Pero, yo no vi las películas en su momento y, vistas hoy, me parece que han envejecido bastante mal.
    Saludos.

    • José Carlos García el

      Hola Manuel. Es un personaje que sin duda le va la mar de bien. Este tipo de cine, como Arma Letal, Hora punta, y otras más se sustenta en la química de sus protagonistas, en ese aspecto se explota bien. Creo que la clave es verlas sin más pretensión que disfrutar dando igual la época 🙂 ¡Un saludo!

Deja tu comentario