Reseña de Black Jack 4. La razón del extraño rostro del desfigurado médico de Osamu Tezuka

0

Introducción

Vamos con la cuarta reseña del cuarto tomo de Black Jack. El famoso Manga de Osamu Tezuka que Planeta Cómic continúa editando en España para engrandecer ese ambicioso proyecto llamado Biblioteca Tezuka, con el que la editorial busca ofrecer a los lectores las obras más relevantes del dios del Manga. Este cuarto tomo, de los ocho en los que se recopila este seinen, mantiene el mismo formato y estilo que los anteriores. A saber, más de veinte historias cortas, autoconclusivas, en el sentido de lectura oriental, en donde poder volver a disfrutar de las aventuras de ese enigmático y talentoso cirujano que es el Doctor Black Jack, cuyas hazañas médicas producen asombro a la par que desconcierto entre el resto de colegas de profesión, en tanto que hacen aflorar la hipocresía y la corrupción de algunos profesionales de la medicina.

Valoración personal de este tomo

Como he indicado en la presentación, Tezuka prosigue con su forma de narrar en tomos anteriores. Cada una de las historias son autoconclusivas e independientes, con una moraleja y/o crítica social, acompañado de unos sólidos conocimientos médicos. Recordemos que Tezuka había estudiado medicina, con lo que, cada vez que dibuja una operación de Black Jack es como si tuviéramos una cámara encima del personaje filmándolas, de forma que el lector la vea como si estuviera presente en la misma o viendo un documental en la televisión.

Se puede decir que el hilo conductor de todos estos episodios cortos es el personaje de Pinoko, la ayudante de Black Jack, así como el Doctor Kiriko, que encarna una forma de entender la medicina contraria a la que defiende Black Jack. Sin olvidarnos del oscuro pasado de nuestro doctor, del que Tezuka va introduciendo pinceladas en episodios concretos. Así por ejemplo, en este tomo se nos cuenta la razón de que parte de su desfigurada cara tenga otro color. Parece ser que, tras el grave accidente que sufrió de niño, su salvador, el Doctor Honma, precisaba tejido de otra niño para curar parte del destrozado rostro de Kuroo, el verdadero nombre de Black Jack. Al ser huérfano, Honma pide ayuda a sus compañeros de clase pero sus madres se negaron. Sólo un amiguito mulato de Kuroo, Takashi, medio negro medio asático, accede de buen grado a las demandas del doctor. Con piel de la nalga derecha de Takashi el Doctor Honma hizo el trasplante de piel. De ahí la diferencia de color en el rostro de Black Jack.

Fue la acción del Doctor Honma la que inspiró a Black Jack a estudiar medicina y luego buscó a su amigo para darle las gracias. Viajó por todo el mundo para hacerlo, sólo para descubrir que se había convertido en un activista en defensa de la naturaleza, un médico de La Tierra, como se describía él, en una carta que había escrito a Black Jack. “El Planta está vivo … se necesitan médicos para curarlo … “, llegará a decir. En este sentido es brillante la analogía que hace Tezuka de La Tierra con un cuerpo enfermo, infectado por virus, que seríamos los seres humanos. Tezuka ya llamaba la atención sobre la conciencia ecológica de algunas personas, que les llevaba a oponerse a los que abusaban de los recursos de La Tierra, antes de que eso se empezara a escuchar de forma continua en los medios de comunicación. Y, como suele ocurrir con quienes luchan por causas nobles, el final de su amigo fue trágico, fruto de la barbarie y la incomprensión de la que hacemos gala los seres humanos en muchas ocasiones. El grupo de activistas ecológicos al que pertenecía Takashi murió  abatido a tiros en Argel cuando estaban protestando por la instalación de unas centrales nucleares en suelo africano.

En fin, este capítulo, titulado ¿Dónde estás, amigo mío?, ha sido uno de mis favoritos de este tomo. ¿Cuál ha sido el tuyo?

Cierre

Lo dicho, Tezuka mantiene en este tomo el buen hacer que lo ha consagrado como el maestro del tebeo japonés. Así que si has disfrutado con los anteriores decirte que este sigue teniendo el mismo nivel.

Espero que te haya gustado este post, si es así ¡comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!

 



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Administrador y Bloguero de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
La editorial Ediciones Minotauro (perteneciente al grupo Planeta) nos trae un obra que hará las delicias de muchos aficionados. Nos referimos a La llamada de Cthulhu…