IniciocineRetro-Análisis | Máximo Riesgo (1993): Adrenalina, acrobacias imposibles y Stallone

Retro-Análisis | Máximo Riesgo (1993): Adrenalina, acrobacias imposibles y Stallone

[email protected] amantes del VHS y de la era analógica a otro Retro-Análisis más de esta sección semanal que os trae joyas (o no) del siglo XX que me gusta rescatar para que los más jóvenes las conozcan y los más veteranos las recuerden.

El 28 de mayo de 1993 se estrenó en EE.UU Máximo Riesgo (Cliffhanger) protagonizada por Sylvester Stallone y dirigida por Reny Harlin (La Jungla de Cristal 2, Deep Blue Sea). Con un presupuesto de 65 millones de dólares alcanzó la nada desdeñable cantidad de 250 millones. A esto se le debe sumar que estuvo nominada a tres premios Óscar: Mejores efectos especiales, Mejor sonido y Mejores efectos de sonido. Perdió los dos primeros ante Parque Jurásico y el tercero ante Speed. Dos rivales muy duros, sobre todo el primero de ellos.

“A un experimentado alpinista de un equipo de salvamento (Stallone) la muerte de una persona durante un rescate le produce una depresión tan profunda que decide retirarse. Pero el accidente de un avión, secuestrado por una banda criminal, en plena montaña le obligará a realizar la misión más difícil y peligrosa de su vida. (FILMAFFINITY)”

Máximo Riesgo

Máximo Riesgo, como muchas cintas de la época cuenta con un protagonista marcado por una tragedia. No hace falta irse muy lejos: Muerte Súbita de Jean Claude van Damme, El Último Gran Héroe de Arnold Schwarzenegger y un largo etcétera. La desgracia que sucede al tratar de rescatar a la novia de su amigo va a obligarlo a abandonar su vida y su trabajo para poner tierra de por medio y tomarse el tiempo necesario para sobreponerse. Ese es el Gabe Walker de Sylvester Stallone en el momento en el que comienza la trama principal de la cinta.

Un villano muy villano y de esos que son malos porque sí y porque el mundo los ha hecho así, llamado Eric Qualen (John Lithgow) ha planeado un golpe para robar una gran cantidad dinero y todo se tuerce. Todo el guion gira en torno a la recuperación de los tres maletines que han quedado desperdigados por las montañas. Acompañado de su caterva de secuaces obligará a Hal Tucker (Michael Rooker) a ayudarlo a encontrarlos. Pero ellos no cuentan con que Walker se va a convertir en ese contratiempo que hará fracasar su plan.

Este película no es un estudio de personajes y no se esconde en mostrarnos muchos clichés del cine de los 80 y 90: El villano que no ama a nadie, el afroamericano malhablado, la mujer del villano tan dura como él, el héroe con sentimientos de culpabilidad y el amigo que finalmente perdona.  A día de hoy estos estereotipos están algo desfasados, pero se le puede perdonar ya que estamos ante un producto de mero entretenimiento.

Y como buena hija de su tiempo, en ‘Máximo Riesgo’ las muertes deben ser brutales para que los villanos, no solo mueran, sino que sufran por la osadía de enfrentarse al héroe. El señor Zack Snyder recupera eso en su ‘Ejército de los Muertos’, ya que ninguna muerte es indolora o floja.

Las escenas de escalada están rodadas de una forma magistral y a día de hoy esos efectos especiales no han envejecido nada mal. Pese a que se notan algunas inserciones de escenario para situar a nuestros escaladores a cientos de metros de altura, ‘Máximo Riesgo’ es una delicia visual que merecía esas nominaciones a los Óscars. Tengamos en cuenta que el director de este largometraje es Reny Harlin, quien convirtió el aeropuerto de Dulles en un infierno en navidad, así que la nieve se le da bien.

A nivel de actuación, pues debo destacar a John Lithgow, un actor que a simple vista no podría ser el arquetipo del villano maligno clásico, que resulta muy convincente y defiende muy bien su papel como némesis del gran Sylvester Stallone. Más allá de esto, el resto del elenco está ligeramente por debajo, aunque tampoco nos encontramos con una cinta que necesite actrices o actores que sepan recitar a Shakespeare mientras lloran sangre.

Como anécdota, mencionar que ‘Máximo Riesgo’ se encuentra en el libro Guinness de los récords por la acrobacia aérea más costosa de realizar. El doble de riesgo Simon Crane se embolsó un millón de dólares por realizar la escena en la que cruzó entre dos aviones, a una altitud de 4.572 metros.

Conclusión

‘Máximo Riesgo’ es una gran cinta de acción de los 90 con escenas que se han hecho míticas: Recordemos que Jim Carrey en Ace Ventura 2 parodió la escena de la muerte de la novia de Tucker.

Es un producto muy redondo dentro de su género y que ha envejecido bastante bien, tanto su historia como sus efectos especiales y que se encuentra algo olvidado por el gran público cuando se menciona la carrera de Stallone. Personalmente me arriesgo a decir que nos encontramos ante una de las mejores cintas de este intérprete, sacando de la lista a Rocky y Rambo.

Los amantes del cine de entretenimiento disfrutarán con esta propuesta tan nevada y rocosa dirigida por Reny Harlin. Quienes no hayan visto ‘Máximo Riesgo’ he de instarles a hacerlo ya que no se van a arrepentir.

Aquí os dejo el Tráiler de Máximo Riesgo:

Un saludo desde el sótano de la Batcueva.

Juanma Martín
Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad