Análisis del Reloj del Juicio Final #1. Geoff Johns se atreve a continuar Watchmen y unirlo al Universo DC

0

Por fin podemos leer en España El Reloj del Juicio Final, tercera parte de la trilogía iniciada con el especial Universo DC: Renacimiento y continuada con La Chapa. Pero esta maxiserie de doce números de Geoff Johns y Gary Frank es mucho más que la culminación de una etapa, ya que a la vez es la continuación de Watchmen, una de las obras más importantes de la de historia del cómic realizada por Alan Moore y Dave Gibbons.

La polémica ha rodeado a este proyecto desde que se anunció. Muchos aficionados creen que es innecesario y un error continuar una obra culmen del noveno arte que además ofrecía una historia totalmente cerrada. Recordemos que ya pasó lo mismo con las precuelas de Watchmen, pero en este caso, al ser algo totalmente nuevo, la controversia ha sido todavía mayor.

Pero es que además, esta aventura unirá los destinos de los personajes de Watchmen con los de los héroes DC, en una reunión que nos han prometido que tendrá muchas consecuencias para el mundo de Superman, Batman y compañía.

Portada del primer número del Reloj del Juicio Final

El desafío es mayúsculo para Geoff Johns, pero es un escritor que sabe bien lo que hace y que se nota que ama su trabajo. El guionista respeta a los personajes y a los lectores y en este primer número se dedica a continuar la historia de Watchmen donde Moore la dejó, sentando las bases de su historia.

El Reloj del Juicio Final arranca en el mundo de Watchmen, donde vemos las consecuencias que ha tenido el descubrimiento del plan de Adrian Veidt/Ozymandias. El mundo está sumido en el caos y la violencia, a punto de desencadenarse el holocausto nuclear que Veidt quería evitar. Así que el aventurero reúne un grupo de peculiares personajes para intentar salvar la civilización humana encontrando al único que puede poner arreglo a la situación: el Dr. Manhattan.

En este extraño grupo es donde Johns empieza a dejar su sello. Además de Ozymandias tenemos a un nuevo Rorschach (recordemos que el original muere al final de Watchmen) y a un curioso matrimonio de villanos payasos que no conocíamos. Ya tenemos las primeras incógnitas ¿quién es este nuevo Rorschach?¿y estos payasos?¿para qué los necesita Ozymandias?

El Rorschach de esta serie no es el que vimos en Watchmen

Y mientras todo esto pasa en el Universo Watchmen, el cómic acaba en el Universo DC con Clark Kent teniendo una pesadilla en la que recuerda el accidente en el que murieron sus padres. Algo muy inquietante ya que Superman nunca había tenido pesadillas.

Geoff Johns se va a tomar las cosas con calmas, poniendo poco a poco los cimientos de su obra y uniendo despacio los destinos de los héroes de dos universos distintos. Ya en Renacimiento se insinuó que la mano del Dr. Manhattan era la que podía estar detrás de los cambios que se habían producido dentro del Universo DC (y del tiempo que parece que se ha perdido). No hay que ser un lince entonces para intuir que el poderoso ser azul está en dicho universo y allí es donde Veidt y su tropa van a tener que ir a buscarle. Se deja entrever que el Universo Watchmen forma parte del Multiverso diseñado por Grant Morrison.

Superman ha tenido una pesadilla y eso no es una buena noticia

El guionista emula a Alan Moore presentado un cómic repleto de diálogos, denso como pocos tebeos de hoy. Hay mucha información y muchos detalles ocultos en las conversaciones de los personajes que se antojan relevantes de cara al futuro. Es un cómic que seguramente obligue a una relectura conforme se vayan publicando más números para ir encajando las piezas de un puzle que promete ser apasionante.

Y si la prosa de Johns es soberbia su compañero en los lápices no se queda atrás. Gary Frank ofrece el mejor trabajo de su carrera, dejando atrás defectos del pasado como el estatismo de sus figuras para ganar en realismo y fluidez y llegando su atención al detalle a su máxima expresión. Su arte es elegante y detallado, sin dejar de ser espectacular aunque gran parte del cómic sólo veamos a gente hablando. Mención aparte merece la composición de página, con la cuadricula de nueve viñetas que recuerda y homenajea a Watchmen.

Por último hay que señalar que esta serie tiene lugar en el futuro próximo de la continuidad actual del Universo DC, de tal manera que cuando acabe El Reloj del Juicio Final los dos periodos temporales tendrían que haber llegado a converger y habríamos visto en las distintas series como se había llegado a la situación del punto de partida de esta serie. Por eso cuando veamos a la situación de los personajes DC en esta trama será distinta de la que estamos leyendo en sus colecciones. Es un objetivo que se antoja muy complicado debido a dos factores importantes.

Adrian Veidt es uno de los grandes protagonistas de la historia

El primero son los continuos retrasos que están teniendo la serie en su publicación en EE UU, llegando a salir cada dos meses. A estas alturas, ya debería haber acabado pero aún quedan dos números por salir. El otro problema es de índole editorial. Cuando se anunció el proyecto, Geoff Johns era Presidente en jefe y director creativo de DC Entertainment, con un enorme poder de decisión de cara al futuro de la editorial. Pero Johns dejó su cargo hace un añopara poder centrarse en escribir y producir nuevos proyectos audiovisuales de la compañía. Ahora quien parece dirigir el destino de la historia rio de este universo de ficción es Scott Snyder, puesto al que se ha aupado gracias al éxito de su etapa en la colección de Batman y en el evento Metal Oscuro, punto de inicio de una trama que parece ser la central dentro del Universo DC y que continua en la actualidad en la cabecera de la Liga de la Justica a cargo del propio Snyder.

No sabemos cómo afectará todo esto al final del Reloj del Juicio Final, pero de todas maneras la serie es atractiva por sí sola. Estamos ante un trabajo muy sólido de Geoff Johns y Gary Frank, que respeta tanto el legado de Watchmen como el presente del Universo DC. Hay muchas ideas interesantes y preguntas sin respuesta y el camino para descubrir el misterio se presenta apasionante (aunque no hay que esconder que también hay un punto de incertidumbre sobre si Johns sabrá terminar de manera adecuada esta historia). Sin duda estamos ante una de las series más interesante que se pueden leer ahora mismo.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. Demasiada gente le tenía perdida la fe a la saga Resident Evil…