InicioVideojuegosCríticas de videojuegosDetroit Become Human: la mejor obra de Quantic Dream

Detroit Become Human: la mejor obra de Quantic Dream

Elige tu propia aventura con 'Detroit: Become Human' | El Diario VascoLo prometido es deuda, y dije que iba a hacer una segunda parte comentando este maravilloso título. Detroit Become Human no solo destaca por ser una historia interactiva fascinante sino que además todo lo que realiza, y lo que cuenta, lo hace de un modo magistral. Y eso es muy difícil. Gracias Quantic Dream.

Aquí está la primera parte, comentando otros videojuegos de la compañía y dando un barniz general al título.

Detroit Become Human es sin duda un videojuego muy divertido de jugar. Es emotivo, emocionante y muy cuidadoso en los detalles. Controla perfectamente la estructura y el ritmo narrativo, y sorprende al jugador de un modo coherente y lógico (sí Star Wars, cosa que tú no has hecho en tu última entrega), a lo que si se adiciona unos personajes profundos y complejos y una banda sonora que es espectacular, ofrece probablemente, una de las mejores aventuras gráficas creadas hasta la fecha. Las claves de que sea un videojuego tan bien hecho, sin olvidar el apartado técnico y el increíble trabajo realizado por la compañía en este sentido, serían como se cuenta la historia que se cuenta, la sensación de empatía que generan los personajes en el jugador y el delicioso apartado sonoro del título.

Una historia bien contada.

No hay nada nuevo bajo el sol, y los temas que afectan a la humanidad, sobre los que se crea arte, son siempre los mismos; el amor, la muerte, la belleza, etc.

La historia de las máquinas que se rebelan contra la humanidad no pilla de nuevas, siendo uno de los temas recurrentes en la ciencia ficción. Por poner un ejemplo, se puede citar Yo, Robot de Isaac Asimov, y para los más frikis de los superhéroes (que encantado de estar en esta categoría), es el mismo punto de partida que se emplea en Los Vengadores: La Era de Ultrón (2015)por lo que el mérito de la obra reside en su propia forma de contar esta historia. Al respecto, ya comenté brevemente el argumento en la primera parte ya citada, pero baste decir que en esta obra el jugador se pone en los tejidos sintéticos de tres de estas máquinas, Connor (un androide detective, diseñado para realizar trabajos policiacos), Kara (una máquina diseñada para efectuar tareas de hogar) y Marcus (otro asistente doméstico), cuyas vidas van a dar un vuelco a partir de ciertas injusticias que acontecen en la trama, en el caso de que decidan actuar en contra de su propia programación. Así, las tramas de estos personajes se cruzan, viéndose forzada Kara a sobrevivir en un mundo hostil sin recursos prácticamente, Marcus encabezando una rebelión de androides y Connor, siendo el encargado de dar caza a los que se denomina en el juego divergentes , a esta extraña disociación en la mente de ciertos androides que les hace actuar de forma contraria a su programación, ya que la humanidad en su conjunto se empieza a preocupar por este nueva conciencia humana que se está creando en estos seres de forma totalmente incontrolada. Sin entrar en spoilers, una maravillosa epopeya que merece ser vivida.

El sentimiento de empatía en relación a los personajes

Dicen que cuánto mejor sea una obra de arte, más transmite. Al fin y al cabo, el arte es eso, la transmisión de la realidad humana por medio de un soporte material. Pues eso en Quantic Dream lo saben muy bien. Los personajes en la obra sienten alegría, tristeza, miedo, rencor, se emocionan. Pueden ser lógicos o irracionales, dejarse llevar por los sentimientos de odio o por los de amor. Y todo eso y más, querido lector, todas esas posibilidades están en tus manos, y eres tú el que va a sopesar las opciones y decidir como quieres que se comporten los personajesDetroit Become Human es un título dónde es excesivamente fácil que se te caiga una lagrimilla, un juego con momentos en los que vas a desear soltar el mando y reflexionar sobre la existencia humana, sobre el Bien y el mal, sobre lo increíblemente asombrosos que podemos llegar a ser, si la situación lo requiere.

Es muy sencillo en este título sumergirse en el devenir de los personajes, en sus aventuras y desventuras, sus circunstancias personales, la forma en que afectan al entorno que les rodea con sus propias decisiones, sin olvidar en ningún momento las raíces de los propios personajes, su esencia y actuar en consecuencia.

Es ligeramente complicado hablar de este sentimiento emocional que genera el juego sin dar paso a Spoilers, así que lo mejor, estimado lector, es que seas tú mismo quien pruebe la experiencia; desde aquí te animo a ello.

Apartado sonoro

La música es un elemento clave en este tipo de producciones, que pretenden llegar al espectador, más allá de que se trate de un producto de entretenimiento. Un buen tema (o mejor dicho, leitmotivpuede llegar a identificar un personaje, una buena banda sonora puede suponer la diferencia entre una buena obra y una mediocre, y por encima de todo, la música, en una producción debe acompañarla, reflejar qué es lo que se está contando y porqué. Y una vez más, Quantic Dream entiende y aplica estos principios maravillosamente bien, desde los temas de los propios personajes hasta los acompañamientos en las distintas secuencias del videojuego.

Sin duda alguna, el tema que más me gusta, me llena y me llama la atención es el de Kara:

Como ya he comentado, Kara es uno de los protagonistas del juego, un androide empleado del hogar que se ve obligado a huir de unas circunstancias adversas y sobrevivir por sus propios medios. Bien. La música empieza en su primer minuto con un tono monótono, un instrumento de cuerda amenazante (probablemente, un violonchelo o un bajo). En este ambiente claramente hostil, surge un instrumento con un timbre muy dulce que se cuela entre las notas del primer instrumento grave, hasta el punto de que lo empieza a desplazar, dando paso a un violín acompañado con un piano. Ese instrumento representa el propio alma del personaje, que se encuentra en el interior de su estructura androide. Esa secuencia se va haciendo cada vez más y más importante en la pieza, hasta que se confunde con la misma melodía tocada por los instrumentos a la vez (piano, xilófono, violín), lo que da a entender que esa consciencia del androide es cada vez más fuerte, hasta el punto de que el violonchelo empieza a acompañar la propia melodía, acompasándose a ella, hasta que en el minuto 3:50, la melodía estalla en su punto más álgido, en un extracto de la composición preciosa, empleando tonos muy agudos a partir de ese momento, parte de la composición que no puedo desvelar qué representa sin dar spoilers de la propia obra. Este in crescendo llega hasta el minuto 4:30 aproximadamente, momento en que entra una voz en la composición, siendo ya Kara una humana totalmente, hasta el 5:00 dónde llega mi parte favorita de la composición, una nueva sección no escuchada hasta ese momento con unos tintes claramente trágicos y que rezuman peligro por los poros, hasta el 5:16, dónde ya hay claramente dos instrumentos diferenciados que hacen exactamente la misma melodía acompasados. Insisto, sin entrar en spoilers, vuelve esa sensación de peligro que ya será la final de la composición, para acabar cerrándola de un modo suave, con la melodía con que se iniciaba la pieza.

Ni que decir tiene que no soy un experto en composición ni mucho menos, y todo este análisis son meras conjeturas, pero que toda esta mezcla de sentimientos la consiga provocar un compositor (que además tiene coherencia con lo que ocurre en la obra), dice mucho y muy bueno del compositor. Pero es que no es la única composición que está muy bien pensada, este es el tema principal del videojuego.

Calidad señores, calidad.

Este es el tema que suena en la escena en que hay que negociar una toma de rehenes.

No hace falta ser un entendido en música para saber que los instrumentos que suenan no tienen nada de convencionales, mezclando mucha música creada por computador con timbres que son raros. La sensación que genera esta música es inseguridad, presión, incertidumbre, sensación de que algo va a salir terriblemente mal. Una música perfecta para acompañar una negociación con rehenes. Y así todos y cada uno de los temas, hasta el punto de que en la sección “Extras” del juego, los compositores de la obra empiezan a contar que sentimiento quería generar en cada momento, sección que sin duda recomiendo, ya que además aparecen artes conceptuales y diseños de personajes que son espectaculares.

Concept Art - Detroit: Become Human on BehanceGalería | La escencia ilustrada de Detroit: Become Human

Un saludo, y nos vemos pronto en otro blog en Las Cosas que nos hace Felices.

 

 

 

 

 

 

Ex colaborador de la web
Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS