¿Es Netflix realmente la mejor plataforma?

2

Estamos presenciando un cambio de paradigma en la ficción. Las ya conocidas plataformas de streaming, están alejando cada vez más el cine y las series de las grandes salas y de los canales convencionales. Y es que son muchas las comodidades que estas proponen, el tener disponible centenares de productos audiovisuales concentrados en una sola aplicación a una más que aceptable tasa mensual, está socavando por completo los pilares en los que el consumo de ficción tradicional se llevaba sustentando durante tantos años.

Una de las principales o mayores culpables de este fenómeno, es la ya más que distinguida Netflix, plataforma que gracias a su reciente alianza con Movistar +, goza del reinado indiscutible en los hogares de España, aumentando año tras año la cifra de suscriptores. Pero, a pesar de ser considerada por la mayoría como la mejor opción disponible en el mercado, no siempre se hablan de los motivos que escudan dichas afirmaciones y, por la vorágine de habladurías grandilocuentes que tienden a surgir con el auge en la popularidad de cualquier producto, se tiende a sobredimensionar la realidad y se pierde la perspectiva. En este artículo, intentaré analizar los principales elementos de Netflix y ver si realmente es la mejor plataforma.

Ficciones originales y compras selectivas

Quizás sea el apartado más importante de todos, puesto que es el que se termina consumiendo, pero, contra todo pronóstico, no el indispensable. Por supuesto es relevante tener un amplio catálogo de calidad, pero este no es siempre garantía del éxito y Netflix es el mayor ejemplo, puesto que destaca menos de lo que esperado y es uno de sus apartados más tramposos. Sí que es cierto de que la plataforma goza de algunos productos de renombre y ampliamente reconocidos como Narcos, Stranger Things House of Cards, pero si nos ponemos a mirar con mayor detenimiento y establecemos una comparativa con el resto de creadores de contenido original, rápidamente nos damos cuenta de que las ficciones originales que produce Netflix no destacan tanto como debieren.

Gran culpa de esto se debe a titanes como HBO, la gran abanderada de la revolución televisiva que se encargó a finales de los 90 de reivindicar su potencial y elevar las series al nivel que hoy tenemos, dándonos joyas como Oz, Los Soprano, The Wire o Carnivàle. Pero quizás la comparativa con cadenas tradicionales como HBO, Fox, NBC, CBS o AMC no sea del todo justa, puesto que el peso que estas han tenido a nivel histórico es mucho mayor y sus particulares reyertas han terminado dado forma al clima idóneo para el nacimiento de Netflix. Así que quizás, una manera más objetiva de apreciar la calidad de producciones originales esté en las más recientes, en la ficción más contemporánea, pero es precisamente aquí donde Netflix hace su mayor trampa y consigue alterar la percepción que el público tiene de sus producciones: la etiqueta de original.

No siempre es todo como parece…

Netflix es una plataforma con un más que considerable poder adquisitivo y está en constante movimiento, quizás una de las más frenéticas del mercado actual y eso se termina reflejando en su catálogo, que cambia a velocidades vertiginosas. Pero, a veces, al adquirir un producto la plataforma le adhiere ipso facto la etiqueta de original de Netflix, atribuyéndose así el mérito de toda una serie sobre la cuál no ha tenido un papel relevante. Algunos ejemplos de producciones bajo la falsa etiqueta de originales pueden ser: The Sinner (USA Network), The end of the f***ing world (Channel 4), The Alienist (TNT), Happy! (SyFy), Orphan Black (Space), Dirk Gently (BBC America), Unsolved (USA Network), Good Girls (NBC) o Designated Survivor (ABC) entre otras. Y también se le tiende a atribuir el éxito íntegro de algunas series sobre las cuales solo ha tenido una influencia más tardía como es el caso de Black Mirror (Channel 4) o Arrested Development (Fox), que las compraron una vez ya estaban empezadas y habían demostrado su potencial.

El problema aquí no es que Netflix esté mintiendo, es una trampa legal que se puede permitir al ser uno de los distribuidores principales, lo relevante es la impresión que el espectador medio se lleva. El contrastar la información muchas veces se hace pesado y, viniendo el mensaje de un titán como Netflix, es lógico que esa idea termine calando en el imaginario popular, creando así una vorágine de falsa información con el boca a boca, robustecida a su vez por las redes sociales. Tampoco es que Netflix tenga malas series, sigue sacando grandes series como Godless o Mindhunter, pero la verdad es que la plataforma no se distingue necesariamente por su calidad de productos, porque cuando nos ceñimos a la estricta realidad y se comprueban las fuentes originarias, vemos como el talento (menos en el caso de HBO) está mucho más separado y la diferencia entre estas no siempre es tanta como se piensa.

Variedad de catálogo y la filosofía del binge-watching

Pero si Netflix no tiene el mejor catálogo del mercado, ¿qué la hace tan popular? Como ya hemos comentado previamente, la plataforma está en un movimiento constante y consigue albergar una buena variedad en el catálogo. Si bien no destaca siempre por su calidad, sí lo hace por su cambiante escaparate. Esto lo que termina provocando es una sensación de diversidad y frescura en el usuario, incentivando de este modo el consumo y prolongándolo a su vez. Y en esta faceta es en la que Netflix se reivindica como la mejor del mercado. Gracias a tener una de las mejores interfaces y sistemas de navegación, la experiencia siempre es muy agradable. Ya sea por las recomendaciones personalizadas, por su rapidez o lo intuitivo de su disposición; Netflix tiene una de las mejores user experiences y es así cómo consigue mantener a la gente con ganas de seguir descubriendo e indagando en busca de productos que consumir.

Aunque ya no es solo la variedad en el catálogo, parte de esas grandes tasas de consumo de las que presume, son debidas al tipo de contenidos que traen. En Netflix se respira la filosofía del binge-watching, que traducido equivaldría a la filosofía de las grandes maratones. Los productos que se traen suelen ser ligeros y, en el caso de las series, que se puedan ver de una tirada sin tener que esperar a que salga el próximo capítulo, hecho que se ve reforzado por la reproducción automática que salta nada más terminar el episodio, instándote a ver el siguiente. Y es precisamente con este selectivo catálogo cambiante y su atractiva interfaz, que consigue crear el clima idóneo de consumo, manteniéndose fresca y adictiva.

¿Es Netflix la mejor plataforma?

Si la valoramos teniendo en cuenta única y exclusivamente sus productos, tanto originales como alquileres, Netflix no es la mejor plataforma del mercado. En ese aspecto están surgiendo alternativas mucho más interesantes como Filmin, HBO o incluso Amazon Prime que gozan de un catálogo bastante más rico y de calidad, pero ninguna de estas aporta la experiencia de plataforma que Netflix tiene y, en última instancia, eso es lo que prevalece. Vivimos en un mundo en el que cada vez son menos importantes los contenidos y en el que la presentación de un producto representa la mayor parte de su éxito. La realidad es que Netflix fue una de las primeras en apostar por este formato y la experiencia en la manera de hacer se nota, sobretodo cuando se la compara con su principal competidora HBO, posiblemente la plataforma con mejor catálogo de ficciones seriales originales, pero que está perdiendo la guerra por culpa de una interfaz más tosca y con menos facilidades al usuario.

Netflix no es una gran creadora, es una gran plataforma en el más estricto sentido de la palabra. Hoy en día tenemos la suerte de poder gozar de una gran diversidad de ofertas con propuestas muy distintas, así que valoremos mejor esta variedad y no demos las cosas por sentadas. En el arte, el monopolio nunca es bueno y el mantener una mirada crítica en los productos más exitosos siempre es un ejercicio sano que todos, en mayor o menor medida, deberíamos aplicar si queremos mantener una industria del entretenimiento sana e innovadora.



el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Estudio guión cinematográfico y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello. También doy la chapa en Twitter @PablodesdeMarte.

2 comentarios

  1. Hola Pablo¡
    Bueno, no estoy de acuerdo del todo en que amazon, filmin y HBO tienen mejor catálogo y que son más interesantes que Netflix, sobre todo las dos primeras.

    Obviamente si eres un flipado del cine europeo píllate filmin. HBO puede que tenga mejor catálogo en general, pero las mejores series estrenadas están normalmente en Netflix, aunque cada vez más en HBO. Amazon está aún lejos, y Movistar (yomvi) está funcionando muy bien, esta deja al resto a años luz en cuanto a cine.

    Bueno, un saludo y gracias por el artículo 😀

    • Hola Toni! Gracias por pasarte a comentar.
      Filmin solo la puse por el catálogo a nivel cinematográfico, ya que es de las mejores plataformas en este aspecto y le da mil vueltas a Netflix. En series por supuesto que no, aunque Filmin está trayendo propuestas muy interesantes recientemente como la británica Inside N.9.
      Pero las otras dos las puse por el tema de ficciones originales, que ha sido en el que he hecho especial hincapié en el artículo. De hecho en un apartado y en gran parte del artículo, ya digo que Netflix es de las plataformas con más variedad de catálogo del mercado. Para que veas mejor a lo que me refiero con esta comparativa:
      Amazon es una plataforma que, a pesar de ser más reciente, las ficciones originales que hace ya están siendo reconocidas como de bastante prestigio y se la considera como una de las aspirantes a llegar a triunfar si continúa su proyección. Pero tienes razón en que no está al nivel de Netflix… todavía.
      Y HBO es la reina indiscutible en lo que a series se refiere. Tanto en ficciones originales recientes como en series históricas. En cuanto a cine es relativamente similar a Netflix, pero en lo que a ficciones originales se refiere, HBO le da mil vueltas a Netflix ya que, como comento en el artículo, las creaciones puras de calidad de la plataforma no son tantas.
      Lo innegable es que Netflix compra muy bien y consigue traer diversidad y alguna pieza emblemática como Breaking Bad o Mad Men, pero en lo que a ficciones originales se refiere (que es a lo que me refería) no creo que Netflix sea ni mucho menos referente.
      Gracias de nuevo por comentar y espero haber contestado tus dudas.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
El prota muere. Jeje, siempre quise empezar una reseña así. Bromas a parte, va en serio. El cómic se marca un García Márquez y en…